¿Cómo detectar los alimentos con gluten?

Probablemente no conozcas muchas cosas sobre el gluten, sobre el que pesa un estigma de intolerancia. Si quieres saber más sobre él, aquí te lo contamos.

Desde que se descubrió una enfermedad conocida como celiaquía, muchos productores de alimentos comenzaron a colocar en los paquetes de sus productos la etiqueta “libre de gluten” o “sin gluten”. Mucho se ha especulado al respecto, sobre todo porque las celebridades comenzaron a hacer dietas sin este elemento.

Se argumenta bastante sobre los pros y los contras de una alimentación sin ciertos cereales como, por ejemplo, el trigo. Sin embargo, todavía no se cuenta con toda la información necesaria.

Celiaquía, gluten y más

El gluten es una proteína compleja formada por dos grandes grupos de elementos. Los celíacos pueden ser intolerantes solo a uno o a ambos. Esta enfermedad está catalogada como una intolerancia al gluten que causa inflamaciones muy fuertes en el intestino.

Según las últimas investigaciones, todas las personas somos más o menos sensibles al gluten, pero vulnerables, al fin y al cabo. Como puede ocurrir con cualquier alergia, hay pacientes a los que les produce una molestia, a otros un dolor de vez en cuando y están los que deben dejar de consumir cualquier alimento que contenga esta proteína.

El cuerpo reacciona ante lo que considera un ataque, desde una bacteria a un alimento en mal estado. Con el gluten pasa lo mismo. El organismo acciona ciertos procesos de defensa para contrarrestar los efectos. La forma más frecuente es la inflamación, que se produce cuando los anticuerpos entran en contacto con el peligro, por llamarlo de algún modo.

Celiaquía-gluten-y-más

La reacción inflamatoria se produce en el intestino delgado y luego pasa al torrente sanguíneo. De este modo se expande por todo el cuerpo y crea una hinchazón generalizada, aunque sea leve, pero bastante constante. No lo solemos percibir por dos razones:

  1. Porque es muy pequeña
  2. Porque ya nos hemos acostumbrando

Nuestro cuerpo está sometido a la amenaza del gluten continuamente ya que, además de en el trigo, está presente en los azúcares y en muchos hidratos de carbono que consumimos a diario como si nada fuera a ocurrir. Es decir, que el proceso inflamatorio es constante y  va desgastando nuestras defensas.

Te interesa:  2 postres para celiacos que deberías probar

Hipótesis y certezas sobre el gluten

Como ya se ha dicho antes, muchos son los estudios que se llevan a cabo para analizar esta enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo. Por ejemplo, una publicación de la revista de neurología, neurocirugía y psiquiatría Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry indica:

“A la humanidad le ha costado 2 000 años darse cuenta de que hay una proteína alimentaria que podía producir enfermedades en el intestino, la piel y el sistema nervioso. Las manifestaciones de la intolerancia al gluten no afectan únicamente al aparato digestivo, sino que puede provocar problemas neurológicos”.

Así, podemos comprender que la celiaquía no es para nada moderna, sino que se presenta desde que el hombre ha añadido ciertos alimentos a su dieta. No obstante, debemos prestar atención, porque hace uno o dos siglos atrás el trigo no era el malo de la película como ahora.

Hipótesis-y-certezas-sobre-el-gluten

Las alteraciones genéticas y el uso de pesticidas químicos han acelerado el proceso. Se dice que estas modificaciones eran necesarias para darle de comer a los millones que somos. No obstante, todavía hay gente que  muere de hambre, aunque eso es otra cuestión. Las plantaciones de todo tipo han sido envenenadas con toxinas que producen reacciones en nuestro organismo. Hace 100 años el trigo contenía entre el 2 y el 6% de gluten y hoy, más del 80%.

¿La intolerancia al gluten tiene otros síntomas?

Lamentablemente sí, no solo inflamación de los intestinos, sino también:

  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Mala absorción de nutrientes
  • Asma
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Trastornos autoinmunes
  • Artritis reumatoide
  • Migrañas

Te interesa: Pan dulce para celiacos

En todas estas patologías está incluido el mismo factor: la inflamación. Es bueno decir que la culpa no es totalmente del gluten, porque inciden otros factores, pero sí es verdad que la ingesta de ciertos alimentos puede empeorar la situación.

¿La-intolerancia-al-gluten-tiene-otros-síntomas

¿Es posible llevar una dieta sin gluten?

¡Por supuesto que sí!  Aunque el médico no nos haya diagnosticado celiquía, siempre es bueno cuidarnos un poco más y comer de manera saludable. Por eso, es recomendable optar siempre por cereales y harinas integrales, aunque bien es cierto que una persona que tolere el gluten no notará beneficios al eliminarlo de su dieta. Es más, puede dejar de tolerarlo y en un futuro tener problemas, es decir, haber creado un inconveniente donde no lo había.

Siempre es bueno analizar las etiquetas de los alimentos que compramos, para estar bien seguros de si aportan o no gluten, sobre todo si eres intolerante a él. Y como recomendación final, seas o no intolerante al gluten, si de verdad quieres sentirte menos pesado e hinchado, practica deporte a diario, y que esté adaptado a tus necesidades.

 

  • Wieser, H. (2007). Chemistry of gluten proteins. Food Microbiology. https://doi.org/10.1016/j.fm.2006.07.004
  • Nehra, V., Marietta, E. V., & Murray, J. A. (2012). Celiac Disease. In Encyclopedia of Human Nutrition. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-375083-9.00046-5