Cómo detectar y expresar lo que sentimos - Mejor con Salud

Cómo detectar y expresar lo que sentimos

No expresar lo que sentimos puede ser peligroso a nivel anímico, ya que puede derivar en problemas de ansiedad e incluso en depresión en caso de no saber canalizarlo
expresar lo que sentimos

Cada día experimentamos diferentes emociones… Muchas de ellas son simples de demostrar (como, por ejemplo, la alegría o la tristeza) y otras no tanto.

Es fundamental aprender cómo detectar y expresar lo que sentimos para tener una vida más plena. Entérate de más en el siguiente artículo.

Los sentimientos y su importancia

Sin dudas, aquello que sentimos nos moldea y define como personas. Sin embargo, por cuestiones de enseñanza, de la sociedad o de ideales creemos que no es bueno sacar a la luz las emociones.

Por eso las ignoramos y las guardamos en un cofre bajo 7 llaves.

Desde la infancia nos hacen sentir culpables si lloramos, si tenemos vergüenza, si tememos… y ese hábito queda grabado a fuego a medida que crecemos.

Por eso en la adultez nos cuesta tanto expresar lo que sentimos e incluso, a veces, detectar aquello que nos pasa.

Suprimir las señales que nos dan la mente y el corazón tiene muchas consecuencias. En algunos casos conlleva a la depresión, la ansiedad, las fobias o las actitudes negativas sobre la vida.

Los sentimientos son algo complejo, una tela de araña difícil de identificar y de desenredar. A veces podemos detectarlos, pero luego no podemos explicarlos y eso trae frustración, ira, enojo…

Es muy importante trabajar para primero conocer lo que sentimos y después expresarlo correctamente para que, tanto nosotros como los demás, puedan comprenderlo.

Visita este artículo: Cómo detectar la depresión en un ser querido

El primer paso es identificar lo que sentimos

Evita la depresión

Antes de expresar cualquier sentimiento es fundamental que sepamos de qué se trata. Si no estás seguro de lo que te pasa es un poco difícil explicarlo.

Poner una etiqueta a las emociones no es tarea sencilla ya que nunca nos hemos tomado el tiempo de darles un título a cada una y, además, porque quizás con una sola palabra no logremos definirlas.

Algunas personas no saben expresar un sentimiento de ira o rabia y lloran. Otros ríen ante los nervios o la ansiedad.

Una buena manera de decir lo que sentimos es, justamente, usando las palabras. Anímate y di verbalmente frases como “tengo miedo”, “estoy enfadado”, “me gustas”, “no quiero”, etc.

Puede ayudar también escribir en un cuaderno (mucho mejor de puño y letra antes que con el ordenador) lo que te está sucediendo.

La escritura terapéutica nos sirve porque como nadie nos está mirando u oyendo podemos canalizar mejor las emociones a través de las palabras.

Otra técnica eficaz es llevar a cabo ciertas acciones o conductas: puedes gritar, romper un papel, apretar la almohada… aunque parezca extraño puede ser liberador y actuar como un puente entre la emoción y la comprensión.

Conoce los sentimientos y podrás identificarlos

Nadie puede querer aquello que no conoce. Por lo tanto, si intentas primero comprender algunos hechos sobre las emociones, entonces te será más sencillo hablar de ellos.

Por lo tanto, recuerda que los sentimientos:

1. Implican una reacción en todo el cuerpo

Depresion-en-mujer

El organismo es el primero que detecta lo que sentimos y nos da ciertas señales. Quizás nos enrojecemos, aumenta la frecuencia cardíaca, nos cuesta respirar o transpiramos “a mares”.

2. Están influidos por los pensamientos y las percepciones

No todas las personas percibimos las cosas de la misma manera. Una situación puede dar lugar a diferentes sentimientos según nuestro estado de ánimo, nuestras experiencias previas, el estrés, etc.

3. Son simples y complejos

Depresión

Cuando un sentimiento es simple es fácil de detectar y de expresar: alegría, amor, miedo, tristeza, dolor…

Sin embargo, cuando combinan varias emociones básicas y se mantienen en el tiempo, nos cuesta un poco más hablar de ellas. Es el caso de la ansiedad, la fobia, la depresión…

4. Nos dan energía

Si puedes detectar y expresar tus sentimientos te sentirás más enérgico. Por el contrario, no poder sacarlos a la luz se traduce en estar cansados, deprimidos o aletargados.

No olvides que las emociones reprimidas pueden conducir a la ansiedad.

5. Son contagiosos

maltrato psicológico

Si estás al lado de una persona pesimista te sentirás triste y decaído en poco tiempo. Lo mismo sucede con el entusiasmo, el positivismo y la alegría.

También recuerda que como tu forma de sentirte harás que el resto experimente lo mismo. Por lo tanto, trabajar en tus sentimientos es fundamental incluso para quienes te rodean.

6. No son correctos ni incorrectos

Desde que somos pequeños nos indican que hay sentimientos “malos” (como la envidia, los celos, el miedo) y “buenos” (como la alegría, el amor).

Sin embargo, no podemos separarlos de esa manera. Las emociones son algo que muchas veces no podemos dominar y, por lo tanto, considerarlas correctas o incorrectas, no está bien.

7. Suelen ser reprimidos

vitaminas para superar la depresión

Nuevamente tenemos que hablar de las enseñanzas que nos han inculcado desde pequeños. La supresión de ciertos sentimientos puede ser muy sutil e inconsciente.

El hábito de reprimir lo que sentimos no es saludable. Guardarlos y esconderlos nos hace más complicada la tarea de hablar de ellos o mejorarlos en caso de ser necesario.

No olvides que no decir lo que sientes puede tener consecuencias a nivel emocional, pero también físico. Muchas enfermedades y dolencias son el resultado de guardarnos los sentimientos.

Así, las contracturas, el insomnio, las úlceras o la presión arterial elevada pueden ser la consecuencia de no expresar tus emociones.