Cómo detectar si a tu hijo le hacen bullying en la escuela

Virginia Bruno · 19 julio, 2017
Es fundamental saber identificar las señales que muestren que nuestro hijo está siendo víctima de bullying. Ya sea por miedo o por vergüenza, lo más probable es que no quiera hablar sobre ello.

El bullying, matoneo o acoso escolar es uno de los problemas más comunes hoy día en las escuelas. Debido a eso, hay que estar muy atentos a las señales que podrían indicar que los niños están sufriendo este problema. El bullying es un comportamiento de hostigamiento, maltrato físico o psicológico que se produce entre los escolares de manera reiterada.

Desgraciadamente, este tipo de comportamiento es cada vez más frecuente. Incluso, se empieza a ver ya desde los grupos clase donde los niños tienen entre 3 y 6 años de edad.

¿Cómo saber si mi hijo es víctima de bullying?

stop-bullying

Es fundamental educar a nuestros hijos desde edades tempranas en los valores del respeto, la amistad, la confianza. Y, enseñarles a no responder con agresión si alguien los agrede.

Deben saber que pueden contar todos sus problemas y expresar sus sentimientos, dudas o miedos a sus padres, hermanos o familiares. Deben sentir que en su familia pueden encontrar todo el apoo que necesiten. Si no tenemos una buena comunicación con los niños, nunca nos vamos a poder dar cuenta si están siendo víctimas de acoso escolar.

Los niños pueden tener miedo y no atreverse a contarlo en la casa. Podrían sentir vergüenza. De ahí que sea tan importante que los mayores observemos ciertas conductas o comportamientos que pueden ser señales de que algo no marcha bien en el colegio o con sus amigos.

Conductas del niño que podrían indicar que está siendo víctima de bullying

1. No quieren asistir a clase

Suelen inventar malestares para no asistir a la escuela. Sin embargo, al llevarlos al médico, su salud está en perfecto estado. Así las cosas, es necesario animarlo a que diga la razón por la que no quiere ir al colegio. Se trata de generar confianza para que exprese de manera verbal qué es lo que le incomoda o por qué se siente mal.

2. Cambios en su comportamiento

buscar-aprobacion-de otros

  • Son cambios que se dan lentamente y van afectando poco a poco su personalidad. Empiezan a no querer hablar con los amigos de siempre ni con la familia cuando antes eran niños extrovertidos.
  • Se pone nervioso cuando tiene que ir al colegio, empieza a presentar cambios de humor y está triste.

3. En ocasiones, puede sufrir ataques de ira, violencia o verse muy irritable

En los chicos adolescentes es muy difícil a veces distinguir estos comportamientos y notarlos como señales de alarma, ya que en la adolescencia son habituales. No obstante, debemos estar atentos por si el detonante de estos cambios fuera el acoso.

4. Pierden el material escolar o prendas de ropa

Comienzan a perder objetos personales o material escolar. Los acosadores utilizan muchas veces este sistema como medio de intimidación.

5. Piden dinero en casa

El chantaje es uno de las prácticas más habituales entre los acosadores. Iñaki Piñuel, experto en violencia psicológica y acoso y profesor de la Universidad de Alcalá, explica que la mayor parte de las veces el acoso que sufren los escolares es psicológico. Por este motivo, el síntoma más común es el psicosomático.

6. Síntomas psicosomáticos

El niño puede presentar diferentes síntomas a nivel físico aunque el acoso sea psicológico. Entre los más frecuentes, encontramos:

 7. Cambios en el rendimiento escolar

encerrar

Podría comenzar a desinteresarse por los estudios, como consecuencia de la falta de concentración y atención.

¿Qué actitud deben tomar los padres frente al bullying que pueden estar sufriendo sus hijos?

Si hemos detectado que nuestro hijo es víctima de bullying, en primer término, no hay que culpabilizarle a él. Tampoco, a nosotros mismos.

  • Que haya ocurrido ese problema no significa que seamos peores padres. El niño debe sentir confianza y seguridad en su casa y debe haber un buen clima.
  • El niño debe saber que no está solo y que siempre puede pedir ayuda, y que va a ser escuchado.
  • Si comprobaste que lo están acosando, debes mantener la calma. No le demuestres preocupación. El niño tiene que ver en tu rostro determinación, optimismo y entereza.
  • Es importante acudir al colegio hablar con la persona responsable. Ella nos podrá ayudar a buscar un profesional para poder solucionar el conflicto.
  • Hay que mantener una relación de comunicación con la escuela para poder contar con su apoyo. Solo en colaboración mutua, podemos ayudar a nuestros hijos a superar esta situación. Para ello, es sumamente importante educarlos en la no agresión.
  • Se debe dar mayor énfasis a la tolerancia, a la amistad y al respeto mutuo para que sean adultos responsables y libres.
  • El hogar es la principal soporte de amor y de la educación de los hijos. Es allí donde aprenden valores y conductas.

Debemos ser conscientes de ello y evitar las confrontaciones, así como la agresión física y verbal, para que ellos no la imiten.

  • Dirección General de Familia y Menor. (2007). Atención al maltrato infantil desde el ámbito educativo (Manual para el profesional). Murcia: Consejería de Política Social, Mujer e Inmigración.
  • Piñuel, I., y Oñate, A. (2007). Mobbing escolar: Violencia y acoso psicológico contra los niños. Madrid: CEAC.
  • Sanmartín, J. (2007). “Violencia y acoso escolar”, Mente y Cerebro, 26: 12-19.