Cómo detectar la depresión en un ser querido

Yamila Papa Pintor · 8 abril, 2017
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 3 marzo, 2019
Hay muchos signos que nos indican que una persona podría estar deprimidas. Por eso es importante aprender a detectarlos para proceder de la mejor forma posible

La depresión en un ser querido es algo que puede llegar a preocuparnos mucho, y con toda la razón. Y es que no nos gusta ver sufrir a quienes más queremos. No obstante, podemos ayudarle a salir de este estado tan negativo. Por encima de todo, debemos darnos cuenta de lo que le está sucediendo. En este artículo te ofrecemos algunos consejos para detectar precozmente la depresión en un ser querido.

Señales típicas de depresión

depresión en un ser querido

Si bien algunas personas deprimidas son fáciles de identificar porque suelen estar tristes, apáticas o ser “sombrías” también existen otros individuos que pueden esconder esta emoción a través de una máscara o papel que se han inventado. Incluso pueden ser simpáticos y extrovertidos pero, en el fondo, su depresión no les permite disfrutar de la vida. Presta atención a los siguientes signos que pueden alertarnos sobre esta situación:

Visita este artículo: La tristeza sin alivio y la herida eterna: distimia

1. Puede estar alegre “de mentira”

Si analizamos una fotografía de una persona riendo podemos saber si la sonrisa es genuina o no. ¿Cómo? Mirando sus ojos. Si estos se encuentran semicerrados es probable que el sentimiento sea verdadero. En cambio si la mueca solo incluye la boca quizás esté mintiendo. Presta atención a estos detalles la próxima vez que hables con esa persona de la cual intuyes está deprimida.

2. Pierde las ganas de hacer cosas

depresión en un ser querido

Por ejemplo, si hasta hace un tiempo le gustaba hacer ejercicio, ir a una clase de música, asistir a museos, viajar o, simplemente, salir con amigos y ahora busca excusas para quedarse en casa, quizás pueda ser una señal de depresión “encubierta”. Una persona sociable que rechaza invitaciones a fiestas, cenas o eventos quizás no esté pasando por un buen momento. Si esta situación se mantiene quizás podrías ayudarle y conseguirle asesoramiento profesional.

3. Sus hábitos alimentarios son anormales

Existe un gran vínculo entre la comida y las emociones. Cuando estamos deprimidos o tristes, podemos comer más de la cuenta. También tener ataques de ansiedad en la madrugada y consumir todo lo que encontramos en la nevera.

Si, por ejemplo, ves que esta persona come a cada rato, que no se da cuenta de las cantidades de alimentos que coloca en su plato o que puede estar subiendo de peso demasiado rápido, tal vez se deba a que intenta escapar de la depresión a través de la comida.

4. Hace comentarios pesimistas

Más allá de una broma o una frase al pasar, debemos prestar atención a los comentarios habituales de nuestro ser querido. La depresión nos hace ver las cosas de otra manera y basarnos en el “vaso medio vacío de cada situación.

Tener un mal día también nos puede convertir en pesimistas, pero eso es eventual en las personas deprimidas. Ahora bien si todo el tiempo se lo pasa diciendo que sucederá algo malo, que nada le saldrá como espera o que una mala noticia está a la vuelta de la esquina, entonces es porque no se encuentra bien psicológicamente.

5. Espera siempre lo peor

Además de ser pesimista una persona con depresión puede ser “fatalista”. Esto significa que siempre estará pensando en accidentes, problemas o emergencias. Por ejemplo, si se va de viaje puede decir “esperemos que no se caiga el avión” o bien si conoce a alguien expresar “seguro me engañe con otro”. Esto se debe a que no puede comprometerse con la felicidad. Siente que si se alegra demasiado por algo, saldrá mal.

6. Cambia de humor continuamente

depresión en un ser querido

Puede pasar del llanto a la risa, de la ira al júbilo o de la euforia a la tranquilidad en cuestión de minutos. Esto no se debe a su capacidad de “camaleón” para adaptarse a la situación, sino a que existe un desajuste interno que no puede controlar.

Las emociones volátiles son habituales en las personas deprimidas y pueden estar de mal humor continuamente, así como también cambiar su ánimo en un abrir y cerrar de ojos. También se la puede ver más hostil o irritable y echarle la culpa al entorno y a las personas que le rodean ya que nunca se hará cargo de aquello que le sucede.

7. No duerme lo suficiente

El insomnio, las pesadillas y demás alteraciones del sueño son muy frecuentes en las personas deprimidas. Quizás pueda pasarse todo el fin de semana durmiendo y los días siguientes “no pegar un ojo en toda la noche”. Tal vez se despierte en medio de la madrugada y no pueda conciliar el sueño o necesite una siesta a mitad del día.

Lee también: Cómo hacer ungüento casero para mejorar la calidad de sueño

8. No puede concentrarse

La depresión se caracteriza (entre otras cosas) por pensamientos negativos que no dejan lugar a ningún otro. Cuando la mente está repleta de ideas de cualquier tipo no puede concentrarse, prestar atención ni retener información.

Todo esto ocasiona una merma en la productividad o rendimiento de la persona ya sea en su trabajo, sus estudios o la vida cotidiana. Puede que le estés hablando y te des cuenta de que no te escucha, que pierda el hilo de una conversación y te pregunte algo que ya has dicho o que necesite más tiempo del habitual para hacer una tarea.

9. Otros signos que alertan depresión en una persona son

  • Se siente culpable por todo lo que sucede
  • Aumenta el consumo de alcohol, drogas y otras sustancias similares
  • Habla mucho sobre la muerte
  • Deja de lado su aseo personal o la limpieza del hogar

Depresión en un ser querido: conclusiones

En conclusión, muchas veces la depresión en un ser querido puede pasar desapercibida. Tal vez, lo haga para no preocuparnos en exceso. Sin embargo, estamos en la obligación moral de ayudarle. Por lo tanto, puedes estar atento/a a estos signos para saber si tu amigo o familiar realmente necesita ayuda. Las depresiones, cuando se abordan a tiempo, son más fáciles de tratar.

  • Young, I. T., Iglewicz, A., Glorioso, D., Lanouette, N., Seay, K., Ilapakurti, M., & Zisook, S. (2012). Suicide bereavement and complicated grief. Dialogues in Clinical Neuroscience. https://doi.org/10.1007/s11920-013-0406-z
  • Inagaki, T. K., & Eisenberger, N. I. (2012). Neural correlates of giving support to a loved one. Psychosomatic Medicine. https://doi.org/10.1097/PSY.0b013e3182359335
  • Boelen, P. A., Reijntjes, A., & Smid, G. E. (2015). Concurrent and prospective associations of intolerance of uncertainty with symptoms of prolonged grief, posttraumatic stress, and depression after bereavement. Journal of Anxiety Disorders. https://doi.org/10.1016/j.janxdis.2016.03.004