Cómo detectar y prevenir la trombosis venosa profunda

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 24 abril, 2019
La trombosis venosa profunda se puede producir como consecuencia de cualquier fenómeno que impida que la sangre circule correctamente o que se coagule.

La trombosis venosa profunda (TVP) o flebotrombosis profunda se produce cuando se forma un coágulo de sangre, llamado trombo, es una o más venas profundas del cuerpo. Normalmente se suelen formar en las piernas, pero no significa que puedan aparecer en otras partes del organismo.

Esta afección puede presentarse si tienes ciertas enfermedades que afectan la forma en que coagula la sangre. También se puede desarrollar si no te mueves durante mucho tiempo. Un ejemplo de estas situaciones puede ser después de una cirugía o un accidente.

La trombosis venosa profunda es un trastorno grave. Los coágulos sanguíneos que se forman en las venas se pueden soltar desplazándose a través del torrente sanguíneo hasta llegar a los pulmones. Una vez allí, pueden interrumpir el flujo de sangre desencadenando una embolia pulmonar.

Del mismo modo, los coágulos pueden migrar hasta el corazón. En estas situaciones se puede producir un infarto de miocardio.

¿Cómo se desencadena la trombosis venosa profunda?

Representación de trombosis venosa profunda
En la TVP, las venas más alejadas del corazón (las de las piernas) presentan dificultad para retornar la sangre, acumulándose y produciendo edema e hinchazón.

La sangre que va desde el corazón hacia los pies circula por las arterias. Una vez en el pie, a través de los capilares, la sangre vuelve hacia el corazón. Es allí desde donde va a los pulmones para oxigenarse.

Cuando la sangre se coagula en el interior de una vena, impide su retorno hacia el corazón. De esta manera, la sangre se acumula en la pierna y por eso se hincha y duele. La sangre se solidifica y dificulta o impide su circulación habitual.

Los coágulos de sangre de la trombosis venosa profunda se pueden producir como consecuencia de cualquier fenómeno que impida que la sangre circule correctamente o que favorezca la coagulación.

Por ejemplo, después de una cirugía, por el uso de ciertos medicamentos y la limitación de movimiento. No obstante, existen una serie de factores de riesgo que favorecen la patología. Entre ellos podemos mencionar:

  • Genética: algunas personas heredan un trastorno en el que tienen problemas de circulación.
  • Reposo prolongado: por hospitalización, por ejemplo.
  • Lesiones o cirugía, como hemos comentado.
  • Embarazo.
  • Fumar.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Otros.

¿Cómo se puede detectar la trombosis venosa profunda?

Botes para hacer análisis de sangre
Existe una diversidad de pruebas para detectar la TVP que van desde técnicas de imágen hasta diagnóstico por análisis de sangre.

Existen otras afecciones que se presentan con signos y síntomas similares a los de la trombosis venosa profunda. Por ejemplo, la embolia pulmonar, las lesiones musculares, la celulitis o la inflamación de las venas que están justo debajo de la piel.

Para diferenciar esta enfermedad de las otras, es importante hacer pruebas especiales para poder localizar los coágulos en las venas. A continuación, explicamos algunas de estas pruebas.

Lee también: Descubre las técnicas de diagnóstico prenatal más modernas

Ecografía dúplex

Es una prueba que utiliza ondas de sonido para generar imágenes con el objetivo de observar el flujo de la sangre por las venas. Puede detectar bloqueos o coágulos de sangre en las venas profundas. Se trata de la prueba por imágenes estándar para el diagnóstico de la trombosis venosa profunda.

Prueba del dímero D

Esta prueba consiste en un análisis de sangre que mide una sustancia que se libera a la sangre cuando se desintegra un coágulo. En el caso en el que el resultado sea negativo, se traduce en que es probable que el paciente no padezca esta enfermedad y viceversa.

Flebografía

Es la prueba más precisa para diagnosticar los coágulos de sangre. Sin embargo, se trata de un procedimiento invasivo, lo que significa que requiere que los médicos utilicen instrumentos para manipular el cuerpo.

Es un tipo especial de radiografía en la que el material de contraste o tintura se inyecta en una vena grande del pie o del tobillo para que el médico pueda ver las venas profundas de esta extremidad.

Resonancia magnética y tomografía computarizada

Son dos pruebas que ofrecen imágenes que ayudan a los médicos a diagnosticar y tratar varias afecciones. En las imágenes que ofrecen se pueden observar las venas y los coágulos. Sin embargo, no se utilizan mucho para el diagnóstico de esta enfermedad, pero sí es un recurso accesible en caso de necesidad.

Quizás te interese: 9 alimentos que debes incluir en tu dieta para prevenir trombosis y embolias

Prevención de la trombosis venosa profunda

Cigarrillo
Eliminar los factores de riesgo es la mejor forma de prevención, lo que incluye evitar el tabaco, el alcohol o la hipertensión arterial.

La prevención de la TVP se basa en mejorar el flujo sanguíneo que regresa al corazón. Para ello, es importante que consultes con tu médico para que te recomiende una serie de ejercicios.

Es recomendable poner las piernas en alto para facilitar la circulación. En este sentido, pueden elevar la parte del colchón donde reposan las piernas para dormir con ellas en una posición ligeramente elevada.

Si eres fumador, intenta dejar de fumar. El tabaco es un factor de riesgo para numerosas enfermedades. También se recomienda hacer ejercicio físico al menos 30 minutos 3 días a la semana.

En los casos necesarios, el médico puede recetar el uso de fármacos anticoagulantes para prevenir problemas de este calibre.

  • Piccinato, C. E., Cherri, J., & Moriya, T. (1995). Trombose venosa profunda. In Medicina.
  • Weinmann, E. E., & Salzman, E. W. (1996). Trombosis venosa profunda. Revista Cubana de Medicina. https://doi.org/10.1016/S1636-5410(17)87867-3
  • Rodriguez Moral, N. E. (1972). TROMBOSIS VENOSA. Revista Cubana de Cirugia.