Cómo detectar si tu tiroides está funcionando mal

Las complicaciones de la glándula tiroides pueden pasar desapercibidas, ya que se confunden con otras dolencias comunes que suelen afectar a nuestra salud general. Ante cualquier sospecha, deberemos acudir al especialista

¿Crees que tu tiroides no está funcionando correctamente? Te damos una serie de claves para que tú mismo puedas comprobar si se está presentando algún tipo de problema.

Como sabemos, la tiroides es una glándula con forma de mariposa que se encuentra en el cuello, por delante de la tráquea.

Esta representa una función clave en el cuerpo, ya que es la encargada de producir las hormonas tiroxina y triyodotironina, así como de regular el metabolismo corporal y la función de diferentes órganos.

El motivo de su gran importancia es que cada célula del cuerpo depende de las hormonas tiroideas para su crecimiento y desarrollo.

Por eso, ayuda en otras funciones que nuestro cuerpo realiza de forma constante, como:

  • La frecuencia cardíaca.
  • Los niveles de colesterol.
  • El peso corporal.
  • El nivel de energía.
  • La fuerza muscular.
  • Las condiciones de la piel.
  • La regularidad menstrual.
  • La memoria.

La tiroides hace uso del yodo para producir sus hormonas. Este elemento es indispensable para su correcto funcionamiento, y el cuerpo lo obtiene a partir de los alimentos.

Un aporte deficiente de yodo puede alterar el funcionamiento de la tiroides o agravarlo. Podemos obtener yodo a través de alimentos como:

  • Lácteos (yogur, queso, leche).
  • Frutas (naranja, manzana, piña).
  • Vegetales (remolacha, acelga, cebolla).
  • Ajo.
  • Frijoles.
  • Algas marinas.

No olvides leer: El yodo, un mineral esencial

Síntomas más frecuentes de la mala función de la tiroides

hipotiroidismo

Lamentablemente, no hay un síntoma específico que permita detectar si la tiroides no está funcionando bien desde las primeras etapas o si la glándula falla.

No obstante, lo cierto es que los exámenes de laboratorio clínico son la comprobación más certera.

Es importante saber que las anomalías tiroideas tienen síntomas comunes que pueden confundirse con otros trastornos como:

Las tiroides pueden aumentar su tamaño y modificar su estructura. En tales casos recibe el nombre de “bocio” y se presenta a través de un pequeño bulto en el cuello.

  • Por desgracia, las complicaciones de la glándula tiroides suelen ser asintomáticas, pero pueden generar dificultades para tragar, respirar o producir cambios en la voz.
  • Por otro lado, las alteraciones de funcionamiento más conocidas son el hiper e hipotiroidismo, que pueden venir acompañadas o no del aumento del tamaño de la glándula.

Cabe destacar, que se han realizado diferentes estudios ya que esta patología es un motivo de consulta muy frecuente, tanto en adolescentes como en personas adultas.

Síntomas del hipotiroidismo

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es hasta cuatro veces más frecuente que el hipertiroidismo e implica la disminución de la producción de hormonas tiroideas.

El desequilibrio generado puede derivar en el funcionamiento irregular del cuerpo. Algunos de los síntomas que presenta este problema son:

  • Fatiga.
  • Intolerancia al frío.
  • Perdida de apetito.
  • Aumento de peso (entre 2 y 4 kilos, producto de la retención de líquidos).
  • Presión sanguínea elevada.
  • Piel fría, seca, áspera y rugosa.
  • Cabello más fino o más grueso y seco.
  • Dificultad para concentrarse y problemas de memoria.
  • Habla y movimientos más lentos.
  • Irregularidades en el ciclo menstrual.
  • Dolores musculares y de articulaciones.
  • Decaimiento y somnolencia.

En el caso de que tengas hipotiroidismo debes mantener una alimentación equilibrada y variada que contenga alimentos de todos los grupos, especialmente aquellos ricos en fibra y pobres en grasas.

Asimismo, también se recomienda aumentar la actividad física diaria.

Lee también: 16 señales de que padeces hipotiroidismo

Síntomas del hipertiroidismo

Hipotiroidismo e hipertiroidismo

El hipertiroidismo es otro de los problemas que pueden presentar las tiroides. A diferencia del hipotiroidismo, en este trastorno el cuerpo produce mayor cantidad de hormonas tiroideas de las necesarias, lo cual genera un incremento de la tasa metabólica corporal.

Dentro de los síntomas más frecuentes encontramos:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca (palpitaciones) y de la presión sanguínea.
  • Nerviosismo y ansiedad.
  • Insomnio.
  • Aumento del apetito y pérdida de peso.
  • Sensibilidad al calor.
  • Cabello fino y quebradizo.
  • Debilidad muscular.
  • Problemas de visión.
  • Irregularidad menstrual.
  • Frecuentes evacuaciones intestinales.
  • Temblores.
  • Aumento de la sudoración.

En el caso de que tengas hipertiroidismo debes mantener una dieta equilibrada y a la vez muy energética.

Si sospechas que puedes presentar alguna irregularidad con esta glándula, acude a tu médico para que te realice las pruebas pertinentes y te derive al especialista para obtener un tratamiento adecuado. La automedicación puede resultar muy perjudicial.

  • N. Brandan; I. Llanos; A. Rodríguez. (2010). Hormonas Tiroideas. Universidad Nacional Del Nordeste. https://doi.org/10.1089/thy.2007.0257
  • Toribio, R. E., & Duckett, W. Μ. (2004). Glándula tiroides. Medicina Interna Equina, Vol. 2.
  • Hernández, F. (2015). Fisiología De Las Glándulas Tiroides Y Paratiroides. Libro Virtual de Formación En ORL.