Día del síndrome de Down: niños valientes que merecen las mismas oportunidades

La atención temprana en niños con síndrome de Down se centra en desarrollar al máximo sus capacidades y su autonomía para que, en un futuro, pueda incluso a llegar a ser independiente

La asamblea General de las Naciones Unidas estableció que el 21 de marzo de cada año celebráramos el día mundial de las personas con síndrome de Down.

Estamos seguros de que, si en tu entorno más cercano tienes a alguien con esta discapacidad, sabrás sin duda que, en realidad, son muy “aptos para la vida”.

Su sonrisa y su cercanía son siempre su carta de presentación pero, además, con el apoyo adecuado pueden llegar muy lejos en sus carreras, como es el caso de Pablo Pineda, el primer titulado con Síndrome de Down que nos ha demostrado que nunca deberíamos poner límites a las capacidades de una persona.

Un aspecto curioso es que ese pequeño defecto genético asociado a las tres copias del cromosoma 21, empieza siendo una dura noticia para muchos padres y madres pero, poco a poco, se convierte en el mayor reto personal capaz de aportarles grandes felicidades.

El duro camino de nacer con síndrome de Down

Algo que saben muy bien todas las familias con hijos afectados por el síndrome de Down es que es un duro camino para el que nadie está preparado.

De algún modo, todos esperamos tener el niño más hermoso e inteligente del mundo. Proyectamos una serie de ideales, en ocasiones, ingenuos, de los que no somos conscientes.

Poco a poco, y una vez se asume la noticia de que nuestro bebé tiene síndrome de Down, queda el aspecto más duro. Ese que hace de estos niños y de sus familias un ejemplo de valentía.

Lee también “los niños con necesidades especiales no necesitan compasión

estimular a un bebé con síndrome de Down

Afrontar los problemas de salud

Algunos niños con síndrome de Down nacen con defectos cardíacos importantes que van a requerir intervenciones muy duras. Lo más común es que sufran insuficiencia cardíaca, un problema que suele aparecer durante los primeros meses de vida.

  • Los padres deben hacer frente a esos momentos vitales en que sus bebés, siendo muy pequeños aún, han de someterse a operaciones a corazón abierto.
  • A medida que crecen van a tener que superar, además, distintas afecciones que suelen tener mayor prevalencia en este tipo de niños, como son infecciones de oído, neumonías, problemas digestivos, retraso madurativo…

Lee también “niños altamente sensibles, niños de luz, niños del corazón

La importancia de la atención temprana

Para crecer y alcanzar las habilidades básicas con las que poder interaccionar con el mundo, un niño con síndrome de Down requiere, ante todo, de una adecuada atención temprana.

  • Muchas familias no conocen las particularidades de sus hijo o, más aún, no tienen medios para ofrecer esta ayuda indispensable a los niños. En consecuencia, se corre el riesgo de no darles la oportunidad de disfrutar de una vida más plena e incluso independiente.
  • La atención temprana se centra en desarrollar al máximo las capacidades del niño y su autonomía, para disminuir así, los efectos negativos de la trisomía 21, y prevenir muchos problemas secundarios.
  • Los niños estimulados mediante atención temprana tienen un nivel más alto de desarrollo o cociente intelectual. Es importante tenerlo en cuenta.

Más allá de la integración: la inclusión de los niños con síndrome de Down

A pesar de que las instituciones sociales de todo el mundo defienden la necesidad de integrar a los niños con síndrome de Down para favorecer la igualdad de oportunidades, es necesario reflexionar un momento en las siguientes dimensiones:

  • No basta con que los colegios integren a los niños en las aulas. Se ha de favorecer que todos los alumnos tengan las mismas oportunidades de aprendizaje sean cuales sean sus particularidades.
  • SI hablamos de integración no basta con conseguir que los niños con síndrome de Down aprendan a leer, escribir y que dominen unos conceptos básicos de cultura.

Hemos de favorecer su desarrollo emocional, su sociabilidad y su INCLUSIÓN en la propia sociedad.

Lee también “mi hijo es mi debilidad y la razón por la que soy fuerte

Esta necesidad ya está articulada por documentos como la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad; la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948. art.26), o el Informe de la UNESCO sobre la Educación para el siglo XXI.

down-sindrome (Copy)

Los niños con síndrome de Down nos ayudan a ser más humanos

Como hemos podido ver, los niños con síndrome de Down son personas valientes que han tenido que afrontar las dificultades físicas y sociales asociadas a esa pequeña alteración genética que cambia sus vidas sin que ellos o los propios padres lo hayan elegido.

Porque nadie elige venir al mundo con una particularidad o una deficiencia pero, en ocasiones, esa diferencia es la que nos abre camino para iniciar una lucha personal de la que no sabíamos que podíamos salir tan fortalecidos.

  • Las familias con niños con síndrome de Down se sienten orgullosos de ellos, les enseñan a ser más humanos, más empáticos y más receptivos, además de fuertes.
  • Un niño con unos padres y madres que apoyan y favorecen su crecimiento, aportándole estímulos y oportunidades, crecenen seguridad y felicidad, dos claves indispensables para convertirse en un adulto capaz de valerse por sí mismo.
sindrome-down

A día de hoy, solo falta que la propia sociedad sea más sensible hacia este colectivo.

Que sea capaz de ofrecerle mayores oportunidades de inclusión, de acceder a un puesto de trabajo acorde a sus capacidades y de darles también un apoyo para que, el día de mañana, cuando sean ancianos, siempre haya alguien que les pueda atender.

Es una lucha de todos en la que merece la pena invertir.