Día contra el maltrato infantil: proteger a los niños es responsabilidad de todos

Valeria Sabater·
02 Julio, 2020
El maltrato infantil es una realidad contra la que todos deben luchar y dar apoyo, debido a que puede traer consecuencias nefastas para la salud mental del niño.

El 25 de abril se celebra el día contra el maltrato infantil. Es una fecha que debería ayudar a reflexionar y a concienciar a las personas para que ofrezcan protección a los niños que la necesitan. Se considera maltrato tanto al abuso físico y emocional hacia un menor, como al propio abandono.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una cuarta parte de los adultos de todo el mundo declara haber sufrido abusos en la infancia. La magnitud del problema es inmensa, porque también se debe hacer frente a esa violencia implícita defendida por muchos países.

Como ejemplo de esto anterior, existen naciones donde se obligan a las niñas a casarse y las convierten en un tipo de  mercancía, a la vez que se les arruina por completo la infancia. Además, como otros tipos de maltratos se tiene la práctica de la ablación, el abandono e incluso el bullying que viven muchos niños y adolescentes en las escuelas.

Día del maltrato infantil: la gravedad de un problema aún sin solución

Niña que sufre maltrato infantil

El abuso infantil incluye todas las formas de daño o negligencia cometidas de un adulto hacia un niño y esto puede resultar en consecuencias perjudiciales hacia el menor.

Según un estudio realizado en McMaster University se reveló que existen 5 clasificaciones principales de maltrato infantil: física, sexual, emocional, la que se conoce como negligencia y la exposición de niños a los conflictos de pareja.

El maltrato infantil es un tema sensible que puede terminar en molestias pero que, en ocasiones, no se sabe cómo afrontar. Día a día se observan en la televisión o en las redes sociales noticias de hechos sobre el abuso hacia los menores.

Como ejemplo de lo anterior, se conocen casos de niños que son armados para participar en guerras que no entienden ni deben presenciar, o la de menores que fallecieron en conflictos bélicos, como en Siria.

Pero, uno de los sucesos más impactantes es el de las niñas que son sometidas a las terribles ablaciones, porque así lo dicta la cultura y religión del país donde residen.

Se sabe que, este tipo de cosas se escapan de las manos y que, en ocasiones, no basta con la colaboración de organizaciones humanitarias. Todos desearían poder hacer más y una forma de conseguirlo es empezar por las realidades más cercanas.

Descubre: La increíble transformación de Hope, el niño brujo

Maltrato es todo lo que vulnera el crecimiento e integridad física y emocional de un niño

Niño maltratado por un padre alcohólico

Muchas formas de maltrato hacia un menor es decirle cosas como: no vales nada. También, el hecho de dejarlo solo durante todo el día. Además, lo son las humillaciones y golpes. Todo aquello que no se ve en la piel, pero se intuye en la mirada.

De acuerdo a investigaciones se ha señalado que cada año mueren por homicidio 41.000 menores de 15 años. No obstante, según las propias instituciones humanitarias, los datos podrían ser mucho mayores porque, en muchas ocasiones, las muertes se atribuyen a accidentes, a caídas o incluso a suicidios.

Un hecho actual es que los índices de suicidio infantil aumentan. Se puede recordar, por ejemplo, el caso de Diego, un niño que con solo 12 años decidió quitarse la vida por no soportar más el acoso que vivía en el colegio.

Una investigación llevada a cabo en el año 2010 manifestó que el problema de suicidio en niños y adolescentes involucra múltiples factores que deben ser abordados a tiempo desde diferentes niveles, por ejemplo: la familia y la escuela, para que así se conozcan los factores de riesgo que pueden llevar a los menores a tomar esta decisión.

El maltrato infantil se lleva a cabo en todos los espacios y en todos los países. Por ello, a pesar de caer en el desespero e impotencia por no saber qué hacer ante las injusticias hacia los niños, es importante ser receptivos con todo lo que se ve alrededor.

Hay que atender a los niños cuando quieren contar alguna historia de que un compañero de clase les ataca o les hace burla. También, escuchar y estar atentos de cuando los vecinos gritan a los hijos, ya que tal vez no sea una simple reprimenda y que esa criatura sufra también una agresión ante la cual se pueda accionar.

Lee también: ¡Excelente noticia! Nigeria prohíbe la ablación del clítoris a las niñas

Los traumas a causa del maltrato infantil

Niño diciendo stop bullying

El maltrato, la agresión, la humillación y el abandono crean huellas en el cerebro de un niño que es complicado para ellos de olvidar. Los traumas en la infancia determinan el crecimiento emocional de un niño.

El estrés postraumático ocasionado en el cerebro de los pequeños hará que la personalidad derive en la indefensión, en el miedo e incluso en esos comportamientos agresivos como reacción a un recuerdo que no saben enfrentar.

Nadie sale indemne de una agresión en la infancia y por ello, hay que ofrecer recursos y apoyo a todos estos niños que han sufrido algún problema.

Es necesario darles, en primer lugar, un entorno seguro, y más tarde es vital reforzar el autoestima de ellos, para que se sientan queridos, apoyados y valorados.

Una vez que el entorno sean un espacio afectuoso, será momento ideal de ayudarles a reconstruir las heridas, el vacío y los traumas, para que vuelvan a abrirse al mundo.

También te puede interesar: Lo mejor para educar niños buenos es hacerlos felices

Para concluir, todos pueden aportar un granito de arena contra el maltrato infantil. Basta con estar atentos y ser sensibles a las necesidades, a la integridad física y emocional que todo niño merece.

  • A. González; C.Wekerle (2015). Child Maltreatment (Canadá). https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B9780123970459002329?via%3Dihub
  • Cabra O.l; Infante D.C; Sossa F.N (2010). El suicidio y los factores de riesgo asociados en niños y adolescentes (Colombia). https://www.unisanitas.edu.co/Revista/18/suicidio.pdf