Día Mundial del Agua: cambio climático y salud

22 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
Todos los 22 de marzo de cada año se celebra el Día Mundial del Agua. Es una fecha instaurada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y que busca concienciar sobre este bien tan preciado.

El Día Mundial del Agua es una jornada internacional que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) instauró para generar conciencia sobre la importancia del agua en la vida del planeta. Se celebra todos los 22 de marzo.

Esta jornada se celebra desde el año 1992, cuando en Río de Janeiro se llevó adelante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Allí se delinearon políticas públicas mundiales sobre medio ambiente que hasta el día de hoy tienen impacto.

Dos hitos importantes que continuaron la temática del Día Mundial del Agua fueron el año 2013, que fue declarado Año Internacional de Cooperación en la Esfera del Agua, y el decenio que propuso al agua como indispensable para el desarrollo sostenible, entre 2018 y 2028.

Este año en el Día Mundial del Agua se vincula al elemento líquido con el cambio climático. Las transformaciones que el ser humano genera sobre el globo terráqueo están afectando la disponibilidad de agua, y eso es catastrófico para la salud.

El cambio climático como problema de salud

La población mundial ha crecido exponencialmente. Este crecimiento se apareja con manejos indebidos e irresponsables de los recursos, lo que lleva a modificaciones gigantescas del clima.

El Día Mundial del Agua se relaciona al cambio climático porque las sequías y las inundaciones son parte del cambio climático. Así también, la contaminación de los cursos de agua afecta la salud de las poblaciones que viven cerca de los mismos y las que se valen de estos espejos de agua para su subsistencia.

Un tema importante en el cambio climático es, justamente, la modificación de la temperatura media del mundo. El planeta se ha calentado en los últimos cien años. Según las mediciones de los científicos, hay casi 1 ºC más de temperatura media que hace 130 años, y la última década ha sido la más calurosa desde 1850.

El aumento de la temperatura global se explica por la actividad humana que utiliza combustibles que contaminan la atmósfera. Estos combustibles generan tóxicos que producen efecto invernadero.

A mayor calor, menor es la disponibilidad general de agua, favoreciendo las sequías. La respuesta de la naturaleza a ello son las inundaciones, con lluvias torrenciales en episodios cíclicos que desbordan las estructuras humanas.

El cambio climático como problema de salud
El cambio climático afecta la disponibilidad del agua y, a su vez, expone la salud de las poblaciones.

Sigue leyendo: 6 formas de proteger tu casa de la contaminación del aire

Las olas de calor en el contexto del cambio climático

En el Día Mundial del Agua no deberíamos hablar de sequías, pero el cambio climático nos obliga a que sea así. Y las sequías se relacionan a las olas de calor que enferman a tantas personas cada año.

Europa padece anualmente casi 70 000 muertes por olas de calor. Suele tratarse de personas ancianas o enfermos crónicos que tienen desregulaciones en sus sistemas renales. El mecanismo que explica la defunción es la deshidratación extrema.

También se deshidratan aquellas personas sin acceso correcto al agua potable. En países con escasos recursos, sobre todo en las franjas tropicales, el aumento de la temperatura sin disponibilidad de agua apta para el consumo es letal.

No es menos importante el efecto del calor elevado en los gases de la atmósfera. Algunas sustancias del aire aumentan su proporción cuando la temperatura es alta, y pueden resultar perjudiciales. Los enfermos cardiovasculares, por ejemplo, empeoran con la polución del aire por ozono.

día mundial del agua y su cuidado
Las olas de calor conducen a deshidratación extrema y suponen un riesgo para la población, sobre todo en cuanto a grupos de riesgo como adultos mayores y pacientes cardiovasculares.

Descubre más: Cómo ahorrar agua y energía en la cocina

El agua y las infecciones

La contaminación del agua y las lluvias torrenciales que inundan favorecen las infecciones y la transmisión de agentes patógenos. Esto también se relaciona con el cambio estacional que hace distintas las estaciones.

En el Día Mundial del Agua conviene recordar que las infecciones siguen existiendo, aunque las enfermedades crónicas no transmisibles hayan acaparado la atención del último tiempo. Enfermedades transmitidas por mosquitos, como el dengue o el zika, y parasitosis como la esquistosomiasis, se aprovechan de la problemática del agua.

La falta de agua, por otro lado, es un factor clave en la transmisión y la contagiosidad. Sin ir más lejos, en el brote actual de coronavirus se promulga como medida indispensable el lavado de manos con jabón para detener la pandemia. Muchos lugares del planeta no cuentan con agua corriente para cumplir esa prevención básica.

Nuestra salud en el Día Mundial del Agua

El Día Mundial del Agua es una oportunidad para pensar nuestra salud global. Vivimos en comunidades y son nuestras relaciones sociales las que nos definen como población. Es responsabilidad de todos el cuidado del agua para que no falte a nadie y para que no se contamine.

  • Ki-moon, Ban. "Día Mundial del Agua." Mensaje del Secretario General con ocasión del Día Mundial del Agua,(pág. 2). Estados Unidos (2013).
  • Donovan, Deanna G. "El agua, los bosques y el Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos." Unasylva: revista internacional de silvicultura e industrias forestales 229 (2007): 62-63.
  • Sernicharo, Gabriela Ponce, and Irma del Rosario Kánter Coronel. "Día mundial del agua." (2015).