Día Mundial del Donante de Sangre: donar salva vidas

19 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
El Día Mundial del Donante de Sangre se celebra todos los 14 de junio de cada año, por disposición de la Organización Mundial de la Salud. El lema de este año es “Sangre segura para todos”.
 

Cada 14 de junio, el mundo entero celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció la fecha en honor al científico Landsteiner, para reforzar el mensaje de la donación.

Landsteiner fue un biólogo austríaco que nació el 14 de junio del año 1868. Alcanzó renombre en el ámbito científico cuando descubrió cómo tipificar los grupos sanguíneos en base al sistema ABO. En base a ello recibió el premio Nobel en el año 1930.

Siempre se elige un lema para el Día Mundial del Donante de Sangre, y en esta jornada del 2020 es “Sangre segura para todos”. El objetivo es concientizar sobre las medidas de bioseguridad que se deben tomar para extraer, almacenar y transfundir la sangre humana.

Debemos recordar que la sangre es un elemento que no podemos fabricar de forma artificial. La única forma de administrar esta sustancia con sus componentes a alguien que lo necesita es a través de la donación.

¿Qué significa obtener una sangre segura?

El Día Mundial del Donante de Sangre recalca no solo la solidaridad de quienes donan, sino también el trabajo de los bancos de sangre que administran el tejido y conservan las muestras. La seguridad de la sangre, para que los pacientes receptores no se contagien de nada, es clave en el proceso.

Una sangre segura es aquella que no incuba microorganismos patógenos y que no tiene en su contenido sustancias tóxicas. Esto incluye virus, bacterias, hongos y parásitos.

 

Hace varias décadas, la transmisión de patógenos en la sangre donada era una gran problemática. Hubo casos de contagios de hepatitis C y Chagas por la falta de bioseguridad en las transfusiones.

Afortunadamente, con el paso del tiempo se mejoraron los sistemas de control y detección de patologías en la sangre donada. Hoy se testean múltiples enfermedades una vez que se recibe la donación del tejido. Se realizan pruebas para hepatitis, virus de la inmunodeficiencia humana, sífilis, Chagas y brucelosis.

Si la sangre de un donante es detectada como positiva para una enfermedad, se descarta. Al mismo tiempo, el protocolo indica dar aviso al donante para que reciba el asesoramiento y el tratamiento correspondiente.

bacterias circulando por el torrente sanguíneo
La presencia de bacterias en la sangre donada determina su descarte inmediato como posible tejido a trasfundir

Sigue leyendo: ¿Qué es una bacteriemia?

La sangre segura también es la que no se comercializa

El Día Mundial del Donante de Sangre nos recuerda la voluntariedad de la donación. Nadie puede obligarnos a donar ni deberíamos recibir un incentivo económico para hacerlo. Está prohibido comercializar las donaciones de sangre en todos los países.

Por eso la seguridad depende también de las políticas públicas que se implementen para proteger la privacidad de los donantes y su integridad. El acto debe mantenerse voluntario y altruista, sin estar sujeto a condiciones de pago.

 

Esto es difícil en el contexto global económico. La mayoría de las donaciones de sangre se focalizan en países de altos ingresos, dejando al resto de las poblaciones con menos disponibilidad del tejido, y favoreciendo la comercialización.

¿Quiénes pueden donar?

Si bien la donación se estimula en toda la población, hay ciertas restricciones que se aplican para cuidar la salud de los que donan, también. Además, en vistas a asegurar la calidad del tejido que se almacena, hay grupos de personas de las que no se reciben donaciones, como por ejemplo el personal de salud, ya que podrían estar incubando una enfermedad por culpa de su profesión.

En cuanto al peso, se solicita que el donante pese más de 50 kilogramos. Y en cuanto a la edad, se restringe a las personas entre 18 y 65 años, por cuestiones legales y por los posibles efectos adversos, que aunque mínimos, tienden a aparecer en los extremos etarios.

En el transcurso de un año, se sugiere que la misma persona no done más de 3 o 4 veces. Esto se fundamenta en el tiempo de recambio de los glóbulos rojos, que oscila los 90 días o 3 meses. Espaciando de esta manera las donaciones se da tiempo suficiente a la médula ósea para recuperarse.

Generalmente, es alguien del equipo profesional de salud quien realiza la entrevista inicial para determinar la viabilidad de la donación. Si se cumplen los requisitos, el donante es admitido.

Paciente donando sangre
En las transfusiones se debe asegurar la seguridad del donante y del que recibirá luego el tejido
 

Descubre más: ¿Qué es la transfusión de plasma?

El Día Mundial del Donante de Sangre y la conciencia de salvar vidas

Aunque parezca un acto pequeño, la donación de sangre salva vidas. Gracias a los bancos del tejido sanguíneo es posible mejorar la sobrevida de cirugías complicadas y tratar enfermedades congénitas hematológicas.

El Día Mundial del Donante de Sangre trata de solidaridad y de reconocimiento a los que, sin interés de por medio, se preocupan de la salud de los demás. Podemos ser donantes y ayudar en nuestra zona geográfica. Si nos acercamos a un banco de sangre sabrán asesorarnos al respecto.

 
  • Cuadros-Aguilera, Pol. "Salus Populi, principio de no lucro y deber cívico de donar sangre." Revista de bioética y derecho 40 (2017): 115-124.
  • Cabana, Araceli Faraldo, María Pérez Galán, and Sara Asensio Arredondo. "Motivaciones para donar sangre entre el personal sanitario." RECIEN: Revista Electrónica Científica de Enfermería 14 (2017): 2.
  • Hernández, MA Puig. "La donación de sangre. Historia y crítica de su regulación." Revista de Derecho UNED 23 (2018): 801-805.
  • Aguirre, Sofía, Agustín Bazzani, and Mauro Casciati. "La problemática de la donación de sangre voluntaria no remunerada." Evidência: Actualización en la Práctica Ambulatoria 16.1 (2013): 2-4.