Día Mundial de la Salud Digestiva: cómo tener un buen microbioma

29 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
El Día Mundial de la Salud Digestiva fue una iniciativa de la Organización Mundial de Gastroenterología, que instauró el 29 de mayo como jornada reflexiva sobre los padecimientos gastrointestinales. Descúbrelo aquí, en este artículo.

Todos los 29 de mayo de cada año se celebra el Día Mundial de la Salud Digestiva, como propuesta de la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO por sus siglas en inglés). Esto sucede desde el 2005 y lo apoyan otras organizaciones vinculadas a la temática en 110 países.

La elección de la fecha responde a que un 29 de mayo de 1958 finalizó el primer congreso mundial de gastroenterología en Washington, y allí se definió la creación de la entidad mundial que agrupa la especialidad. Mucho tiempo después, en 2004, se elaboró el proyecto de un Día Mundial de la Salud Digestiva, que se puso en marcha un año después.

Para cada jornada se elige un tema de salud gastroenterológica que se desarrolla durante doce meses, para luego volver a comenzar. De esta manera, patologías como el cáncer de estómago o el cáncer de colon han tenido sus momentos de fuertes campañas de prevención.

En la actualidad, el microbioma intestinal cobra cada vez más relevancia. Su cuidado y la influencia que puede tener en el desarrollo de trastornos es motivo de investigaciones alrededor del planeta. Por eso, su abordaje es tema principal en la salud digestiva.

¿Qué es el microbioma intestinal?

Hablar de microbioma o de microbiota es similar, aunque no lo mismo. Mientras que la microbiota es el conjunto de microorganismos que habitan una zona del cuerpo de manera permanente, el microbioma son esos microorganismos más el material genético que poseen.

En el intestino viven, con regularidad, bacterias, las cuales sufren modificaciones mínimas en condiciones de normalidad, y por su estabilidad constituyen la flora del aparato digestivo. Cuando su regularidad se pierde, aparecen trastornos que llegan a ser sistémicos.

Se ha vinculado al microbioma intestinal con enfermedades autoinmunes, trastornos psiquiátricos y patologías degenerativas. Las alergias también constituyen una parte importante del equilibrio humano que se ve modificado por estos microorganismos.

En el Día Mundial de la Salud Digestiva conviene recordar que el microbioma es casi como una huella personal. Para cada individuo la composición bacteriana del intestino es única, y representa un sello de su equilibrio con el medio interno y con el medio externo.

Las modificaciones en los hábitos de vida la afectan, así como lo hace la dieta. Hay un proceso evolutivo de estas bacterias que acompañan el crecimiento y el desarrollo del cuerpo.

microbiota intestinal normal
El tubo digestivo contiene bacterias que habitan regularmente su interior y forman parte del funcionamiento cotidiano

Sigue leyendo: ¿Qué es la microbiota normal?

Tres alimentos para tener un buen microbioma

En el Día Mundial de la Salud Digestiva se hace hincapié en el bienestar del aparato digestivo. Y una parte clave del mismo es la flora intestinal que habita con perseverancia esta zona.

Lo que ingerimos afecta al microbioma. Hay alimentos que estimulan el crecimiento controlado de las bacterias benéficas, mientras que otros destruyen las colonias bacterianas favoreciendo el ingreso de gérmenes nocivos.

Tres opciones alimenticias que resultan protectoras y hasta estimulantes de la flora normal del intestino son las que te compartiremos. La incorporación en la dieta de estos productos nos protegerá de agentes externos.

Frutas y verduras

Las verduras y las frutas tienen mucha fibra dietaria. La fibra es un componente de los alimentos que no digerimos, pero que regulariza el peristaltismo, es decir, el movimiento del tubo digestivo.

Además, estos productos contienen sustancias consideradas prebióticas. Los prebióticos son un microalimento que las bacterias del intestino pueden tomar para fortalecerse y desarrollarse acorde a las necesidades del organismo.

Son interesantes los hallazgos científicos con las alcachofas, por ejemplo, que se han demostrado capaces de aumentar el número de bacterias bífidus en el intestino. Este grupo de microorganismos resultan protectores de la salud intestinal. También hay cantidad abundante de prebióticos en las lentejas, los garbanzos y los cereales integrales.

Productos fermentados

Un alimento fermentado es aquel que ya pasó por una digestión bacteriana en parte. En la fermentación, los microorganismos toman el azúcar presente en el producto y lo convierten en otra cosa, como moléculas de alcohol.

El yogurt es el ejemplo clásico de los fermentados. Al ingerirlos, el intestino recibe una dosis de bacterias que se encuentran presentes en la sustancia, y varias de ellas se instalan en el intestino para seguir viviendo allí.

Sin embargo, no sólo el yogurt es la opción fermentada para alimentar el microbioma. El chucrut y el kéfir, alimentos típicos y habituales en determinadas zonas geográficas, responden al mismo criterio.

microbiota en el intestino delgado
El interior del intestino delgado está colonizado por bacterias que forman el microbioma

Descubre más: La microbiota del recién nacido

Polifenoles

Los polifenoles son componentes que han aumentado el volumen de estudios científicos al respecto de sus propiedades. Se encuentran en el chocolate, el vino, la cerveza, las almendras y los arándanos.

Una dosis adecuada de polifenoles aumenta la proporción de bacterias bífidus en el intestino, además de añadir efectos protectores cardiovasculares. De todos modos, esto no es genérico, y cada alcohol con polifenoles actúa diferente en el cuerpo humano.

Día Mundial de la Salud Digestiva con un foco en lo microscópico

El microbioma intestinal es microscópico, invisible para el ojo humano. Pero estas bacterias se consideran en la actualidad parte del ser humano. Gracias a ellas adquirimos una estabilidad digestiva que nos permite sobrevivir.

Para cuidar de ellas debemos seguir una dieta equilibrada y saludable que las alimente y estimule. Todavía hay mucho por investigar sobre este mundo microscópico, pero ya sabemos que su influencia en la salud es decisiva.

  • Castañeda Guillot, Carlos. "Update in prebiotics." Revista Cubana de Pediatría 90.4 (2018).
  • García, Breixo Ventoso. Microbiota y metabolismo: la importancia de la microbiota en el correcto funcionamiento fisiológico. Vol. 4. 3Ciencias, 2017.
  • Moreno-Indias, Isabel. "Beneficios de los polifenoles contenidos en la cerveza sobre la microbiota intestinal." Nutrición Hospitalaria 34 (2017): 41-44.
  • Moreira, Ana Paula Boroni, et al. "Influence of a high-fat diet on gut microbiota, intestinal permeability and metabolic endotoxaemia." British Journal of Nutrition 108.5 (2012): 801-809.
  • Passos, Maria do Carmo Friche, and Joaquim Prado Moraes-Filho. "Intestinal microbiota in digestive diseases." Arquivos de gastroenterologia 54.3 (2017): 255-262.