Diabetes en el embarazo: causas y tratamientos

25 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La diabetes en el embarazo, conocida también como diabetes gestacional, es un problema grave para las mujeres embarazadas. Entérate en este artículo por qué aparece y cómo se puede tratar.

La diabetes en el embarazo recibe el nombre, también, de diabetes gestacional. Si bien en sus bases el trastorno es muy parecido a los otros tipos de diabetes, guarda sus particularidades por el momento vital en el que hace su aparición.

En definitiva, la fisiopatología de la enfermedad es la misma. Las células de los tejidos no pueden tomar la glucosa que circula en la sangre y esta se eleva por encima de valores normales durante gran parte del día.

La estadística indica que, de cada cien mujeres cursando una gestación, hay casi siete que sufren diabetes en el embarazo. Esto representa un número bastante elevado y, por ello, la medición de la glucemia se incluye dentro de los rastreos habituales de control de las embarazadas.

La evidencia científica afirma que, si se trató de una diabetes gestacional pura, una vez terminado el embarazo los valores de azúcar regresan a la normalidad. Esto puede tardar unas doce semanas en regularizarse por completo. El problema es que la mujer que padeció el trastorno tiene muchas más posibilidades de desarrollar a futuro diabetes tipo 2.

Causas de la diabetes en el embarazo

La causa precisa del origen de la diabetes en el embarazo no está totalmente clara. Se sabe que el resultado final es la deficiencia de las células para utilizar la glucosa sanguínea, pero cuesta dilucidar por qué no lo hacen.

En un proceso digestivo y nutricional normal, la glucosa que ingresa al organismo estimula al páncreas a producir insulina. La insulina es una hormona que lleva la orden a los tejidos de que absorban el azúcar circulante y no la dejen en la sangre. Siempre, en condiciones normales, la glucosa ingresa a las células y se convierte en energía para el funcionamiento del metabolismo.

En la diabetes, este mecanismo se encuentra bloqueado. Se sabe que en el embarazo la placenta es un órgano productor de hormonas. Estas hormonas variadas tienen una característica en común: son inhibidoras de la acción de la insulina. Cuando la regulación esperable se sale de control, entonces aparece la diabetes en el embarazo.

Causas de la diabetes en el embarazo

Sigue leyendo: ¿Cómo prevenir defectos congénitos antes del embarazo?

Factores de riesgo para diabetes gestacional

No todas las mujeres embarazadas atraviesan la situación de diabetes. Además de los mecanismos internos que la desatan, se han identificado factores de riesgo que hacen más propensa a la mujer a sufrirla. Entre estos factores tenemos:

  • Antecedentes diabéticos: tanto si la mujer ha tenido valores elevados de glucemia en el pasado, como si alguno de sus familiares directos es diabético, el riesgo será mayor.
  • Diabetes en un embarazo previo: si la mujer ya padeció diabetes gestacional, entonces el riesgo de volver a padecerla es más alto.
  • Bebés grandes: del mismo modo que el anterior, cuando un embarazo previo culminó en un bebé de gran tamaño –más de cuatro kilos al nacer-, la posibilidad de diabetes en el embarazo actual es grande.
  • Obesidad y sobrepeso: las mujeres que están excedidas en su peso antes de quedar embarazadas, o que suben de peso desmedidamente durante el curso de la gestación, suelen desarrollar resistencia a la insulina.
Mujer embarazada con diabetes

Descubre más: Síntomas poco conocidos de la diabetes gestacional

Tratamiento de la diabetes en la embarazada

La diabetes en el embarazo plantea un desafío terapéutico para los médicos. Muchos medicamentos que habitualmente se utilizan entre diabéticos del tipo 2 no son aptos para embarazadas. Varios de estos fármacos pueden alterar el desarrollo del feto.

Por eso, el tratamiento requiere de un control estricto que busque el control de la glucemia con cambios de hábitos. Para ello, primero será primordial establecer una rutina de medición del azúcar en sangre. Hasta estabilizarse, se le puede solicitar a la embarazada que controle su glucemia varias veces durante el día con un aparato destinado a tal fin.

La dieta durante la gestación se plantea de forma estricta. No sólo hay que regular el aumento de peso para no excederse, sino también elaborar un plan dietario que no sobrecargue de glucosa al organismo. El desafío está, para el nutricionista, en plantear comidas que no aumenten demasiado la glucemia, a la vez que aporten las calorías necesarias para el crecimiento del feto.

El otro pilar del tratamiento es el ejercicio físico. Por supuesto que será con las limitaciones propias que genera el embarazo. El ejercicio es capaz de estimular a las células para que consuman el azúcar circulante en la sangre.

Finalmente, el médico tratante decidirá si es necesaria medicación. Como los antidiabéticos orales no están recomendados, se utiliza insulina inyectable. Además, como la salud del bebé también es parte de este control, el médico indicará una mayor cantidad de ecografías y laboratorios durante los nueve meses.

En conclusión

La diabetes en el embarazo es un trastorno que complica mucho las gestaciones. Sin embargo, existen mecanismos para detectar la alteración a tiempo y abordarla correctamente. De este modo, tanto la madre como el bebé pueden atravesar el proceso con el menor riesgo posible.

Por eso, es importante cumplir con los controles del embarazo y acatar las indicaciones médicas. Si padeces diabetes gestacional, la dieta y el ejercicio supervisados por profesionales serán los pilares del tratamiento.

  • García, Carlos García. "Diabetes mellitus gestacional." Medicina interna de México 24.2 (2008): 148-156.
  • Duarte-Gardea, María, et al. "Prevalencia, detección y tratamiento de la diabetes gestacional." Revista Salud Pública y Nutrición 5.1 (2004).
  • Salzberg, Susana, Silvia Gorbán de Lapertosa, and Edith Falcón. "Guías de diagnóstico y tratamiento de diabetes gestacional. ALAD 2016." Revista de la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD) 50.3 (2018):117-128.