Diabetes en los niños: cómo tratarla

La diabetes es una de las enfermedades crónicas que más afectan a los niños. Adoptar un estilo de vida saludable y mejorar la alimentación son algunas de las claves para controlarlo.

La diabetes en los niños es una enfermedad crónica que se caracteriza por el aumento de los niveles de azúcar en la sangre. La más común en esta población es la diabetes tipo 1, que se origina cuando el páncreas deja de producir la insulina necesaria para usar la glucosa.

Sin embargo, en menor medida, también pueden desarrollar diabetes tipo 2, que es cuando sí hay producción de insulina, pero no es suficiente o el organismo no consigue utilizarla de forma óptima. ¿Cuáles son sus detonantes? ¿Cómo se puede combatir?

Resolver estos interrogantes es muy importante para todos los padres. De hecho, es conveniente saber cómo se manifiesta, pues muchas de sus señales se pasan por alto. A continuación compartimos los aspectos más relevantes y varios consejos para su tratamiento.

Causas de la diabetes en los niños

Hasta el momento no hay una causa exacta para explicar la diabetes en los niños. Sin embargo, tal y como ocurre con otras afecciones crónicas, es el resultado de factores genéticos, ambientales o biológicos. Un niño tiene más riesgo de diabetes si:

  • Tiene antecedentes familiares de diabetes.
  • Lleva una alimentación poco saludable, rica en azúcares y harinas.
  • Padece sobrepeso u obesidad.
  • Lleva un estilo de vida sedentario.
  • Tiene bajos niveles de vitamina D.

Síntomas de la diabetes en los niños

Las manifestaciones clínicas de la diabetes en los niños suelen ser notorias entre los cinco y siete años y durante la pubertad. Es primordial identificarlos y solicitar exámenes médicos, ya que a veces se confunden con otras enfermedades comunes. Los síntomas son:

  • Sensación de sed constante
  • Cambios en los hábitos de micción (necesidad de orinar con frecuencia)
  • Pérdidas de orina durante el descanso (mojar la cama)
  • Hambre constante
  • Debilidad física y cansancio
  • Irritabilidad (en niños pequeños)
  • Visión borrosa
  • Infecciones por hongos constantes
  • Calambres musculares
  • Pérdida de peso inexplicable

Descubre: 5 preocupantes motivos por los que estás perdiendo peso sin desearlo

Cómo tratar la diabetes en los niños

Cuando el médico tiene razones para sospechar de diabetes en los niños, procede a confirmar el diagnóstico mediante un análisis de sangre y pruebas de tolerancia oral a la glucosa. Una vez se confirma esta enfermedad, el menor debe asistir a chequeos regulares.

El tratamiento para la diabetes tipo 1 está basado en la aplicación de inyecciones de insulina con dosis adaptadas a cada paciente. También debe haber un plan de control para el nivel de glucosa en la sangre. Si es diabetes tipo 2, la dieta y el ejercicio pueden ayudar a regularlo.

Es muy importante prevenir y tratar el sobrepeso, ya que es un factor de riesgo de diabetes y complicaciones. Por lo tanto, independientemente del caso, es primordial mejorar el estilo de vida. A continuación te damos algunos consejos de ayuda.

Amamantar

Postura de rugby para amamantar.

La primera recomendación para prevenir la diabetes en los niños es alimentarlos con leche materna en sus primeros seis meses de vida. Aunque la leche de fórmula puede ayudar en ciertos casos, algunas contienen azúcares innecesarios en esta etapa.

Proporcionarles agua

Para controlar y evitar la diabetes es esencial fomentar el buen hábito de consumo agua. Esta bebida hidratante ayuda a desintoxicar el organismo y previene alteraciones en el metabolismo.

  • El agua natural es la mejor opción para remplazar las bebidas azucaradas.

Lee este artículo: 5 bebidas que debemos evitar y sus alternativas saludables

Aumentar las frutas y vegetales

La alimentación para combatir la diabetes en los niños puede variar en cada caso. Sin embargo, en general se recomienda aumentar la ingesta de frutas y vegetales, los cuales representan una significativa fuente de nutrientes esenciales.

Su aporte de fibra dietética, antioxidantes y vitaminas y minerales ayuda a optimizar la utilización de la glucosa. También fortalece las funciones del sistema inmunitario y disminuye el riesgo de infecciones y enfermedades más graves.

Darles cereales integrales

Aunque se deben moderar los carbohidratos de la dieta, el consumo de cereales integrales es muy beneficioso. Debido a sus aportes de fibra dietética, mejoran la digestión y prolongan la saciedad. A su vez, elevan la energía y ayudan a que el metabolismo trabaje más rápido.

Entre las opciones más saludables encontramos:

  • Avena
  • Cebada
  • Centeno
  • Arroz integral
  • Alforfón o trigo sarraceno
  • Maíz

Incentivar al deporte

Uno de los mejores apoyos para el tratamiento de la diabetes infantil es el ejercicio físico. Por eso, cuando el diagnostico es positivo, el profesional en salud sugiere fomentar cualquier tipo de actividad deportiva en el menor.  Algunas actividades pueden ser:

  • Jugar fútbol
  • Practicar natación
  • Caminar o correr
  • Saltar la cuerda
  • Hacer juegos al aire libre
  • Ir a clases de baile

Resumiendo

La diabetes en los niños es un problema actual que va en aumento, sobre todo cuando no se enseñan hábitos saludables desde los primeros años. Su control es muy importante, ya que la enfermedad puede incidir en otros problemas de salud que deterioran la calidad de vida.