El diafragma: un anticonceptivo femenino poco conocido

Katherine Flórez·
06 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu al
20 Abril, 2020
Aunque no protege contra las enfermedades de transmisión sexual, en cuestión anticonceptiva el diafragma tiene una eficacia del 95 % y se puede considerar uno de los métodos de barrera más fiables

El anticonceptivo femenino fue durante muchos años un tema muy complicado de abordar, en especial porque el machismo y las creencias religiosas impidieron que muchas los conociesen tan pronto como se empezaron a comercializar.

Por fortuna, en la actualidad los pensamientos han cambiado y muchas mujeres tienen la libertad de elegir la forma de planificación que más se adapte a sus necesidades. La píldora es quizá uno de los métodos más populares porque ya lleva más de cinco décadas previniendo los embarazos no deseados.

Sin embargo, existen otras formas de protección interesantes que pueden ser muy útiles para quienes no están del todo satisfechas con las pastillas. Hablamos del diafragma femenino, inventado en 1880 en Alemania y no tan conocido por las nuevas generaciones.

¿Qué es exactamente el diafragma y cómo se utiliza?

Colocación del diafragma. | Fuente: Pinterest

El diafragma es un círculo de silicona con un aro de refuerzo, considerado como un método anticonceptivo de barrera. Este se pliega y se pone en el fondo de la vagina, donde se abre para tapar el cuello uterino. Antes de introducirlo se le debe poner un poco de crema espermicida. Debe colocarse entre 2 y 6 horas antes de mantener las relaciones sexuales.

Si algún espermatozoide logra sobrevivir a la crema, se topará con una barrera que le impedirá seguir su rumbo. Utilizado de forma correcta, tiene una efectividad del 95 %. Una de sus ventajas es que no se nota ni tampoco causa incomodidad durante el coito. De hecho, se pueden tener varios coitos algunas horas después de usarlo.

Es una buena alternativa a los anticonceptivos hormonales, pero es importante aclarar que no protege contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS)Tras usarlo, tan solo se debe lavar con jabón, secarlo bien y almacenarlo en una pequeña caja con polvos de talco. Antes de volverlo a usar, se tiene que volver a lavar para eliminar los restos de talco.

Si se siguen estas sugerencias puede durar 2 años, aunque es conveniente revisar que no tenga poros, mirándolo al trasluz o llenándolo de agua para comprobar ausencia de fugas.

Te interesa: ¿Cuáles son los métodos anticonceptivos que más se utilizan?

¿Por qué el diafragma no es tan conocido?

Médico ginecólogo explicando el método diafragma

Pese a que el diafragma es legal y se distribuye en farmacias, la información sobre su existencia y uso se ha limitado desde hace varias décadas. En primer lugar, debido a la aparición de las enfermedades de transmisión sexual, que potenciaron el uso del preservativo.

También por la variedad de anticonceptivos hormonales, que predominaron en el mercado desde que fueron legalizados. Para muchos expertos en ginecología, el diafragma es un sistema de planificación anticuado e impropio de la mujer moderna.

De hecho, muchos no saben qué es, cómo funciona y cuáles son las ventajas que ofrece sobre los sistemas más comunes. Para Rosa Almirall, famosa ginecóloga catalana que luchó por popularizarlo.

Ella es partidaria de que las mujeres prueben diversas alternativas y se queden con la que se sientan mejor. En defensa del diafragma, como lo ha hecho casi toda su vida, la doctora destaca que es un método seguro, que propicia la libertad femenina. Sin embargo, lo más probable es que siga siendo estigmatizado por los profesionales y la sociedad, pues a estas alturas es muy difícil cambiar ese pensamiento.

Te interesa: Anticonceptivos orales; cómo actúan y cómo deben tomarse

Beneficios de este método anticonceptivo

La principal ventaja del diafragma es que es un método anticonceptivo sin hormonas, por lo que se evitan problemas de salud derivados de estos. Puede considerarse un método anticonceptivo relativamente fiable, aunque lo mejor es que sea el médico quien lo recomiende según el caso, pues no evita enfermedades de transmisión sexual.

Este método se puede usar como alternativa si, por ejemplo, los inhibidores de la ovulación están contraindicados. En estos casos, los diafragmas son tan aceptables como los preservativos. La aceptación final del preservativo o del diafragma dependerá en gran medida de que el hombre o la mujer asuman la responsabilidad de la planificación familiar.

El médico puede explicar el principio anticonceptivo del diafragma y mostrar al paciente cómo usarlo para reducir al mínimo la tasa de fallo. Incluso hoy en día, el asesoramiento objetivo sobre una planificación familiar fiable es una de las tareas más importantes del médico en la esfera de la medicina preventiva.