¿Qué dice el color de la orina sobre la salud?

Lorena González·
30 Julio, 2020
Los cambios en el color de la orina pueden servir para orientarnos hacia ciertos problemas de salud. Cuando son notorios o persistentes, lo mejor es acudir al médico. ¿Qué más debes saber?

El color de la orina es una característica que puede ayudar a determinar si algo no está del todo bien en el organismo. En condiciones normales, la orina contiene un pigmento conocido como urobilina, que le da su tonalidad amarilla clara, casi transparente.

Sin embargo, ante problemas como la deshidratación, algunas enfermedades o el consumo de ciertos alimentos, dicho color puede cambiar, ya sea por una tonalidad más oscura o por colores rojizos, azulados o marrones. ¿Qué puede decir cada color?

El color de la orina y su significado

El médico Bilal Kaaki, experto en urología, explica a través de UnityPoint Health que, cuando el organismo está saludable, la orina es de un color amarillo pálido o ámbar. De acuerdo con el profesional, esta tonalidad puede ser más clara u oscura en función del nivel de hidratación de cada uno.

Sin embargo, cuando el color y las características de la orina presentan otras características, pueden existir otras causas. Mientras que algunas corresponden al consumo de ciertos alimentos, otras pueden ser la señal inicial de una enfermedad. Por eso, es un síntoma que no debe pasarse desapercibido, sobre todo cuando se vuelve recurrente.

El color de la orina y su significado
En condiciones normales, la orina tiene una tonalidad que va de amarilla a ámbar. Otras coloraciones pueden tener su origen en el consumo de algunos alimentos y medicamentos, o enfermedades.

Orina incolora o transparente

Cuando la orina es incolora, casi transparente, puede ser que la persona ha incrementado su consumo de agua. Hasta cierto punto, es algo normal. Sin embargo, en cantidades excesivas, demasiada agua puede ser perjudicial, tal y como lo expone un caso publicado en BMJ Case Reports.

Por lo tanto, lo ideal es ingerir la cantidad de agua adecuada, que suele ser en promedio de dos litros. Eso sí, estas necesidades pueden variar en cada persona, en función de su edad, estado de salud, hábitos, entre otros. En caso de dudas, es mejor consultar al médico.

Ver también:¿Qué detecta un análisis de orina?

Orina amarilla o ámbar

El color que va de amarillo a ámbar suele considerarse normal en la mayoría de los casos. Dicha tonalidad ocurre como producto del metabolismo de la bilirrubina que, a su vez, se produce por la degradación de la hemoglobina, es decir, la proteína que permite el transporte del oxígeno a los glóbulos rojos.

Coincidiendo con información de la Clínica Mayo, en la mayoría de los casos, que el color sea amarillo claro u oscuro dependerá de qué tan diluido esté el pigmento. Si es un amarillo ámbar que se mantiene con los días, puede ser señal de deshidratación severa. Además, algunos tipos de vitamina B presentes en el torrente sanguíneo hacen que la orina luzca amarillo neón.

Orina roja

El consumo de algunos alimentos como las remolachas o los arándanos pueden producir una orina de color rojizo. Sin embargo, cuando no se han ingerido estos alimentos, la causa puede corresponder a hematuria, es decir, la presencia de sangre en la orina. 

En este último caso es fundamental consultar al médico, ya que puede ser la manifestación clínica de problemas de salud graves, como el agrandamiento de la próstata, enfermedades de los riñones, tumores o infecciones.

Color de la orina
La presencia de sangre en la orina es un motivo de consulta médica. En general, es una señal de enfermedades o infecciones.

Orina color naranja

Hay algunos tipos de medicamentos que pueden causar una alteración en el color de la orina. En concreto, producen una tonalidad naranja, producto de sus componentes. Estos medicamentos suelen incluir los siguientes:

  • El antiinflamatorio sulfasalazina (Azulfidine).
  • La fenazopiridina (Pyridium).
  • El antibiótico rifampicina
  • Algunos laxantes.
  • Medicamentos de quimioterapia.

Ahora bien, existe la posibilidad de que la orina naranja aparezca por deshidratación o problemas en el hígado y las vías biliares. Asimismo, en ocasiones es el resultado del consumo excesivo de zanahoria, ruibarbo o remolacha.

Descubre: Tratamiento de la creatinina baja en orina

Orina color azul o verde

Según una publicación en Annals of Laboratory Medicine, la orina azul o verde puede estar causada por un tinte azul, como el azul de metileno, que tiene propiedades antisépticas débiles y es un componente de varios medicamentos. A menudo, no supone un problema y es inofensiva.

Sin embargo, si es persistente o no hay razones para que esté asociada con lo anterior, es mejor visitar al médico. El color verde o azulado de la orina puede tener su origen en una condición genética poco común (hipercalcemia).

Orina efervescente o con espuma

Si es ocasional, no hay ningún problema. Si persiste, puede significar exceso de proteínas en la dieta o proteinuria, como lo muestra un estudio publicado en Chonnam Medical Journal. Como en los casos anteriores, lo mejor será consultar con el especialista.

¿Cuándo consultar al médico?

Si el color de la orina coincide con los siguientes casos, lo mejor será consultar al médico con la mayor rapidez posible:

  • El color de la orina es anormal y persiste por varios días. 
  • La orina es roja o tiene pigmentos de sangre.
  • Si la orina es de color marrón oscuro, rosado, rojo o marrón humo y no se debe a un alimento ni medicamento.
  • La orina, además, tiene una textura muy espesa o burbujeante. Esto podría significar un problema en los riñones.

Observar los cambios en el color de la orina

Saber reconocer las anormalidades en la orina es determinante a la hora de sospechar de un problema de salud. Por eso, hay que estar atentos a cualquier cambio y, sobre todo, consultar al médico cuando se observen alteraciones relevantes. 

  • Aycock, R. D., & Kass, D. A. (2012). Abnormal urine color. Southern Medical Journal. https://doi.org/10.1097/SMJ.0b013e31823c413e
  • Kavouras, S. A., Johnson, E. C., Bougatsas, D., Arnaoutis, G., Panagiotakos, D. B., Perrier, E., & Klein, A. (2016). Validation of a urine color scale for assessment of urine osmolality in healthy children. European Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1007/s00394-015-0905-2
  • Armstrong, L. E., Maresh, C. M., Castellani, J. W., Bergeron, M. F., Kenefick, R. W., LaGasse, K. E., & Riebe, D. (1994). Urinary Indices of Hydration Status. International Journal of Sport Nutrition. https://doi.org/10.1123/ijsn.4.3.265
  • Raymond, J. R., & Yarger, W. E. (1988). Abnormal urine color; differential diagnosis. Southern Medical Journal. https://doi.org/10.1097/00007611-198807000-00008
  • Zhang, N., Du, S., Zheng, M., Tang, Z., Yan, R., Zhu, Y., & Ma, G. (2017). Urine color for assessment of dehydration among college men students in Hebei, China - A cross-sectional study. Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition26(5), 788–793. https://doi.org/10.6133/apjcn.052017.09
  • Meng QH, Handy B, Wagar EA. It's not easy being blue-green. Ann Lab Med. 2013;33(6):457–458. doi:10.3343/alm.2013.33.6.457
  • Kang KK, Choi JR, Song JY, et al. Clinical significance of subjective foamy urine. Chonnam Med J. 2012;48(3):164–168. doi:10.4068/cmj.2012.48.3.164