Diente de león: ¿Para qué sirve? ¿Qué parte se consume de la planta?

Yamila Papa Pintor · 30 agosto, 2015
El sabor amargo de las hojas del diente de león nos indica que es rico en fitonutrientes que son muy beneficiosos para nuestro hígado, ya que nos ayudan a eliminar toxinas.

El nombre científico del diente de león es Taraxacum Officinale Weber. Un nombre bastante sofisticado para una planta salvaje. Está distribuida mayormente en el hemisferio Norte y, sobre todo, en Europa y América.

Desde hace algunas décadas se cultiva como verdura y se consume en ensaladas. Su sabor es algo amargo (más que la rúcula o la radicheta), pero sus usos son múltiples tal y como señala este estudio.

El diente de león llama la atención por sus hojas dentadas, duras y ásperas pero sobre todo por su flor. Es de color amarillo y de forma circular.

El fruto está provisto de un penacho plumoso. Existe la leyenda de que si pedimos un deseo y lo soplamos, este se cumplirá.

En la naturaleza el viento es el encargado de desperdigar las semillas por los alrededores y, por ello, es tan habitual ver el diente de león en grandes extensiones de terreno.

¿Quieres conocer más? Lee: Diente de león, un remedio para desintoxicar tu cuerpo naturalmente

Mujer soplando diente de león

El diente de león contiene los siguientes nutrientes que lo hacen esencial:

¿Qué partes se consumen del diente de león?

La primavera es la mejor época para recolectar los brotes tiernos de las hojas si las queremos comer frescas en ensaladas. También, se pueden guardar en un saco de tela para que se sequen.

Las raíces se recogen a finales del verano o en invierno y se conservan en un recipiente de vidrio con tapa hermética. Las partes que se utilizan son las siguientes:

Hojas

Son como una especie de espinacas y se comen crudas en ensaladas o, bien, cocidas para rellenar tartas, por ejemplo.

Tienen un sabor más bien amargo cuando tienen cierto tiempo en la planta. Por ello, se aconseja comer brotes tiernos o pequeños.

Algunas personas beben una infusión hecha con las hojas secas para fines medicinales.

Flores

Diente de león

Antes de que abran se pueden encurtir en sal y vinagre como ocurre con las alcaparras.

Se pueden freír o añadir frescas a las ensaladas. Es una excelente opción que, además de ser decorativa, tiene muchas propiedades beneficiosas.

Raíz

Cuando la planta tiene 2 años o más (es adulta) se puede cortar una parte de su raíz, tostar y utilizar como un sustituto de la cafeína para hacer infusiones. De la misma forma, diferentes estudios afirman que podría tratarse de un gran aliado para prevenir cierto tipo de tumores malignos.

Es una opción mucho más saludable que, además, nos aporta diferentes beneficios medicinales como los que veremos a continuación.

¿Para qué sirve el diente de león? Propiedades medicinales

Hasta este momento has conocido mucho más sobre esta planta que, seguro, ya conocías. Ahora es el momento de que conozcas sus beneficios para la salud y empieces a consumirla.

Remedio para la diabetes

En Europa es muy frecuente que se use el diente de león para las personas diabéticas, un problema que afecta a muchas personas.

La raíz del diente de león tiene azúcares fáciles de digerir que lo hacen ideal para las personas que sufren esta enfermedad.

Trata problemas renales y urinarios

En Francia se le suele denominar a esta planta “pissenlit” (cuya traducción directa sería «orina en la cama»). Esto es así porque durante mucho tiempo el diente de león se ha usado para estimular el trabajo de los riñones. Sin embargo, debemos contar con la aprobación del médico para evitar problemas derivados que pudieran ocasionarse.

También ayuda a purificar estos órganos, a remediar infecciones urinarias y a eliminar las piedras o cálculos. Tiene un excelente poder diurético, también.

Mejora el aparato digestivo

Diente de león

El diente de león es un suave laxante que puede ayudar a todas aquellas personas que sufran de estreñimiento crónico.

Además, funciona como un tónico amargo que estimula el apetito en personas convalecientes, aumenta la producción de bilis y alivia los trastornos gástricos.

Causa bienestar hepático

El diente de león es muy recomendable para eliminar las toxinas que se acumulan en el cuerpo y, como consecuencia, está relacionado con la buena salud del hígado.

Esta hierba se emplea para tratar diferentes problemas hepáticos, como la hepatitis.

Es un tónico de belleza

Esta planta se ha usado durante muchos años para aliviar muchos picores asociados a las dermatitis.

No obstante, también existen casos de reacciones alérgicas por su uso, así que debemos tener mucho cuidado.

Trata la anemia

El diente de león tiene una gran cantidad de hierro en sus hojas y puede utilizarse para prevenir o reducir la anemia.

También permite que el cuerpo se recupere después de que este nutriente haya permanecido en déficit durante mucho tiempo.

Ayuda a la salud ocular

Las personas que tengan ceguera nocturna o probabilidades de padecer alguna deformación macular pueden consumir diente de león para incorporar vitamina A, betacarotenos y helenina.

Estos 3 nutrientes estimulan la captación de luz y protege la vista. Como podemos ver, no solo la zanahoria es buena para la vista.

Trata varices y hemorroides

Se cree que ofrece propiedades relajantes y calmantes para aliviar problemas circulatorios externos o periféricos como es el caso de las varices y las hemorroides o almorranas.

En estos casos es conveniente realizar baños de asiento con el líquido resultante de la decocción de un puñado de hojas de diente de león, o bien pasar una bola de algodón embebida en el té.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no existen estudios científicos que avalen estas afirmaciones.

No olvides leer: Cómo tratar las hemorroides de forma natural

Efectos secundarios y contraindicaciones del diente de león

Niño oliendo diente de león

No suele haber demasiadas contraindicaciones por el consumo de esta planta, más allá de alergias en la piel o eczemas. Si se ingiere en mucha cantidad puede provocar diarrea, acidez o malestar estomacal.

Los tallos frescos pueden causar intoxicación en los niños. No se recomienda la tintura de diente de león en el embarazo o lactancia por sus altos niveles de alcohol.

En ese caso es mejor consumir una pequeña ración de la planta fresca o seca. Quizás, sea mejor preguntar al médico antes de consumir diente de león.