Diente de león: aportes a la actividad hepática

Sergio Bernal · 21 marzo, 2018
El diente de león destaca por sus propiedades depurativas. No obstante, si estamos siguiendo algún tratamiento médico deberemos consultar con el especialista antes de tomarlo por si hubiera alguna contraindicación

Aunque el diente de león es considerado como maleza, cuenta con propiedades diuréticas importantes.

Cabe aclarar que ha sido destacado en la medicina y también en la actividad culinaria en el uso de ensaladas.

Asimismo, se pueden aprovechar sus beneficios medicinales tratar una gran variedad de afecciones digestivas y renales.

Propiedades medicinales del diente de león

diente-leon

  • Gracias a sus componentes, la planta aporta buenos nutrientes al organismo. De igual forma tiene excelentes propiedades depurativas, por lo que ayuda a eliminar líquidos retenidos.
  • El diente de león ayuda a estimular la secreción en la bilis, por lo que mejora los trastornos digestivos. Sus propiedades laxantes son muy efectivas en casos de digestión lenta y estreñimiento.
  • Por otra parte, el diente león es un excelente estimulante, lo cual ayuda a mejorar la actividad en el sistema renal. Los componentes de esta planta ayudan a tratar los problemas causados por el exceso de ácido úrico y gota.

El consumo de la planta ha sido utilizado para la eliminación de cálculos renales.

  • El diente de león también es rico en hierro, por lo que su aporte al organismo es considerablemente bueno. Además, ayuda a limpiar la sangre y libera toxinas del organismo mejorando su desempeño.

Lee también: 6 consejos para eliminar los cálculos en los riñones

Diente de león para el hígado

Esta planta presenta un sabor amargo, lo cual hace que se estimule el hígado y ayuda a la desintoxicación hepática. Es muy útil para los pacientes con hepatitis o cirrosis.

Como ya lo habíamos indicado por tener propiedades depurativas sirve para limpiar la sangre y de este modo, proteger al hígado de una posible degeneración causada por intoxicación alimentaria o química.

Su uso medicinal también se ha aprovechado en pacientes con cirrosis. La mayoría de casos presentados son de personas que abusan del consumo de alcohol, provocando una degeneración en el hígado.

Se establecieron seguimientos y se vieron resultados de mejora al usar infusiones de dicha planta. Se recomienda beber el té de diente de león de dos a tres veces por día.

¿Cómo purificar el hígado con diente de león?

higado

Es uno de los recomendados principales recomendados al momento de aliviar problemas hepáticos. Su uso normalmente es complementario a otros tratamientos hepáticos. No obstante, no serán efectivos si no se evita el consumo de alcohol o tabaco.

Por lo general, se recomienda usarlo como tratamiento complementaria después de haber tratado con medicamentos antiinflamatorios en los casos de problemas hormonales o caso de sobrepeso.

Prepara un té caliente con diente de león, el agua hirviendo ayudará a extraer sus propiedades más importantes.

Efectos secundarios

No se recomienda el uso del diente del león por un periodo superiora cuatro meses, ya que puede traer repercusiones para la piel.

  • En casos comunes por el abuso, se han presentado casos por alergia o sensibilidad al momento de exponerse al sol.
  • Otros casos no muy comunes son la presencia de diarrea o malestar estomacal.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo detener la diarrea rápidamente

Últimas consideraciones

Diente de León

Puedes darle usos al diente de león como complemento a tus ensaladas y te ayudará a mejorar lo problemas hepáticos que puedas presentar.

Asimismo, puedes buscar preparar infusiones de agua caliente con tallos de la planta para limpiar el organismo.

Como ya lo planteamos, es un buen estimulante para mejorar la digestión y también ayuda a los riñones a combatir distintas molestias. Es fundamental el consumo responsable y no exagerar las dosis.

Ya pudimos ver que, a pesar de ser una molestia para aquellos que desean un jardín libre de maleza, puede traer un funcionalidad bastante grata.

En caso de que se lleguen a presentar alteraciones por su uso, acude a tu médico. No lo consumas como medicamento principal, sino como suplemento a algún tratamiento suministrado por un especialista.

Puedes ayudarte mediante la adopción de hábitos saludables, como el ejercicio o caminar más seguido. Al sudar nuestro cuerpo libera toxinas que no necesita, además de ayudar a la quema de grasas.

Así podrás disfrutar del aire libre mientras recolectas unos cuantos para hervirlos y emplearlos en la cura.