Dieta de 7 días contra el estreñimiento

Elena Martínez Blasco · 9 junio, 2016
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 30 noviembre, 2018
Además de incluir alimentos ricos en fibra en nuestra dieta para combatir el estreñimiento, debemos aumentar el consumo de agua para, de este modo, facilitar también la evacuación

El estreñimiento es un trastorno intestinal muy común. Sin embargo, combatirlo puede ser tan fácil como cambiar algunos hábitos en tu rutina. En este artículo, te proponemos una dieta específica contra el estreñimiento para evitar el uso de laxantes irritantes y prevenir otros problemas de salud.

Clasificación

En función de su duración, el estreñimiento se clasifica en:

  • Agudo u ocasional: suele durar unas semanas y es consecuencia de situaciones temporales, como un viaje, estrés, cambios en la dieta, etc.
  • Crónico: cuando el estreñimiento se prolonga más de 6 semanas, o cuando en un periodo se presenta por un mínimo de 12 semanas, aunque no sean consecutivas.

Según su origen se diferencian:

  • Estreñimiento crónico secundario: debido a enfermedades que alteran la función motora del colon, a enfermedades sistémicas o a la administración de algunos medicamentos.
  • Estreñimiento crónico funcional o primario: se desconocen las causas, ya que el paciente no se encuentra en ninguna de las situaciones del apartado anterior. Puede deberse a cambios en la rutina o a una dieta baja en fibra.

¿A qué se debe el estreñimiento?

A qué se debe el estreñimiento

Conocer los motivos que hay detrás del estreñimiento es el primer paso para saber cómo tratarlo. Algunas de las causas son:

  • Dieta poco adecuada, rica en alimentos refinados y pobre en fibra.
  • Beber poca agua durante el día.
  • Falta de ejercicio físico.
  • Cuestiones nerviosas.
  • Desajustes en los horarios. Cuando se inhiben las ganas de ir al baño porque estamos fuera de casa.
  • Uso abusivo de laxantes irritantes, de calmantes musculares, antibióticos u otros medicamentos que afectan a la función intestinal o a la flora bacteriana.
  • Función debilitada del hígado y la vesícula.
  • Lesiones en el tracto digestivo.
  • Parásitos intestinales.

Ver también: ¿Sabías que la ira reprimida daña el hígado?

Dieta de 7 días contra el estreñimiento

¿En 7 días podemos resolver el estreñimiento? Sí, o incluso antes, siempre y cuando la causa no sea alguna de las que hemos citado como, por ejemplo, una posible lesión o el uso de determinados fármacos.

Por este motivo, recomendamos acudir al médico para realizarnos las pruebas pertinentes, en especial, si llevamos más de seis días padeciéndolo o bien nos ha aparecido de forma súbita sin que lo hayamos sufrido antes.

En esta dieta destacamos algunos remedios antiguos para combatir el estreñimiento y elegimos alimentos ricos en fibra y agua, a la vez que evitamos cualquier tipo de cereal o harina refinada.

Si nos funciona la dieta contra el estreñimiento, podemos mantener algunos de estos hábitos para evitar volver a padecer estreñimiento. 

En ayunas

En ayunas

Para resolver el estreñimiento es fundamental la manera de romper el ayuno de la noche, ya que nos permitirá activar el funcionamiento de todo el tracto digestivo.

Lo ideal es levantarnos temprano, antes de las 7, y empezar el día del siguiente modo:

  • Tomaremos dos vasos de agua caliente o tibia.
  • Esperaremos 5 minutos.
  • Tomaremos una cucharada de aceite de oliva virgen extra, junto con el jugo de medio limón recién exprimido. Podemos mezclarlos o bien tomarlos seguidos.

Estos pasos activarán de inmediato la función del estómago, el hígado y el intestino.

Desayuno

Al menos veinte minutos después ya podremos desayunar.

Durante estos días desayunaremos un batido con los siguientes ingredientes:

  • 1 manzana ecológica con su peladura
  • 3 ciruelas pasas (que habremos puesto en remojo durante la noche)
  • Una cucharada sopera de semillas de chía (que habremos puesto en remojo durante la noche)
  • ½ plátano maduro
  • 1 kiwi maduro
  • Un puñado de almendras o de avellanas tostadas
  • Un vaso del agua de las ciruelas y la chía (unos 200 o 300 ml).

Batiremos todo bien durante un minuto. Nos lo podemos tomar a lo largo de la mañana, si es demasiada cantidad.

Media mañana

A lo largo de la mañana es muy importante beber agua, ya que al aumentar el consumo de fibra también nuestro organismo necesitará más líquido. En caso contrario, podríamos empeorar el estreñimiento.

Puede ser agua o infusiones frías o calientes.

Si tenemos hambre podemos comer alguna pieza de fruta madura o un puñado de frutos secos.

Almuerzo

Para comer

Para comer tendremos tres raciones cada día:

  • Un primer plato vegetal: verdura, ensalada, crema o gazpacho.
  • Un segundo plato de proteína: carne, pescado, huevo o legumbre.
  • Pequeña porción de cereal integral: pan o arroz integral.

Merienda

Por la tarde haremos lo mismo que por la mañana. Iremos bebiendo agua o infusiones a sorbos y de manera continuada. Nos ayudará tener la botella o el vaso al lado.

Podemos merendar algo para evitar tener tanta hambre por la noche. Si queremos un bocadillo, deberá ser de pan integral. También podemos tomarnos un batido de frutas o un yogur con frutos secos.

Te recomendamos leer: Cenas para dormir y descansar mejor

Cena

Para cenar lo haremos de manera similar a la comida, pero sin cereal integral:

  • Un primer plato vegetal: verdura, ensalada, crema, gazpacho o manzana asada.
  • Un segundo plato de proteína: pescado, huevo, legumbre, aguacate o frutos secos.

Aunque pruebes esta dieta contra el estreñimiento, es importante que acudas a tu médico para que te realice los exámenes oportunos y te ofrezca tratamiento. En ningún caso se debe recurrir a la automedicación.

  • Pastor, M. A., & Berenguer, J. (2001). Tratamiento del estreñimiento crónico. Revista Clinica Espanola. https://doi.org/10.1016/S0014-2565(01)70856-9

  • Liu, L. W. C. (2011). Chronic constipation: Current treatment options. Canadian Journal of Gastroenterology. https://doi.org/10.1155/2011/360463

  • Rao, S. S. C., Rattanakovit, K., & Patcharatrakul, T. (2016). Diagnosis and management of chronic constipation in adults. Nature Reviews Gastroenterology and Hepatology. https://doi.org/10.1038/nrgastro.2016.53

  • Escudero, E., & González, P. (2006). La fibra dietética. Nutrición Hospitalaria. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004