Dieta de 7 días contra la retención de líquidos

Elena Martínez Blasco · 3 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 3 diciembre, 2018
Si sufres de alguna condición que te haga retener líquidos con frecuencia, lo más adecuado es que, ante todo, sigas las indicaciones de tu médico.

Los pacientes que sufren de edema deben procurar sus hábitos alimenticios, ya que la dieta influye en la aparición de este problema. Para ayudarlos con ello, a continuación proponemos una dieta de 7 días contra la retención de líquidos.

Una alimentación equilibrada, baja en sodio, puede contribuir significativamente con el alivio de diversas molestias, no solo la retención de líquidos. Por ello, es importante adoptarla y mantenerla adecuadamente. Eso sí, siempre en función de las recomendaciones del médico.

La dieta de 7 días contra la retención de líquidos es una guía para comenzar los hábitos y comenzar a aliviar la hinchazón y la pesadez, mientras se gana en salud. 

¿Qué es la retención de líquidos?

Retención-de-líquidos

La retención de líquidos o edema es un síntoma que puede aparecer por diversas causas. Una de ellas viene a ser la alimentación.

En caso de ser patológica, puede estar relacionada por problemas cardiovasculares, hepáticos o renales. Por otra parte, también puede estar relacionada con la obesidad y el sobrepeso.

Se puede evidenciar a simple vista, cuando la persona sube de peso, sin motivo aparente, y presenta hinchazón en las extremidades o en determinadas partes del cuerpo, como la cintura, las piernas y los tobillos.

Descubre: 5 infusiones diuréticas para eliminar líquidos del cuerpo

Dieta de 7 días, una propuesta para ir mejorando hábitos

La dieta de 7 días contra la retención de líquidos puede ayudar a aliviar ciertas molestias, empezando por la hinchazón. Incluye varios alimentos ricos en agua y fibra, que ayudarán a estimular la micción y a contribuir con el bienestar.

Hay que destacar que esta dieta no debe adoptarse de forma permanente y que debe estar apoyada por otros buenos hábitos de vida, como la práctica de ejercicio físico a diario, por ejemplo.

En caso de querer adoptar alguna dieta personalizada y que brinde varios beneficios, lo más recomendable es consultar con un nutricionista.

Recomendaciones generales

A continuación compartimos algunas pautas generales que ayudarán a ir mejorando, poco a poco, los hábitos alimenticios de forma saludable.

  • Procuraremos reducir el consumo de sal, sobre todo, a la hora de preparar comidas. Podemos sustituir este ingrediente por hierbas aromáticas (albahaca, orégano, tomillo, entre otras) y especias (cayena, curry, pimentón). También podemos recurrir al zumo de limón y al vinagre para aderezar sin utilizar la sal.
  • Evitaremos colocar el salero cerca de nosotros cuando estemos comiendo, para evitar añadirle a los alimentos más sal de la que ya puedan tener.
  • Evitaremos también el consumo de alimentos y comestibles que tengan sal añadida, como los frutos secos, las chips, entre otros snacks. 
  • También evitaremos consumir azúcar refinada o comestibles azucarados, ya que pueden causarnos más necesidad de comer dulce. Entonces, los bollos, las golosinas y afines, mejor en cantidades mínimas, de vez en cuando.

Te puede interesar: El plato de Harvard: descubre cómo puede mejorar tu alimentación

Por las mañanas

Por las mañanas

Durante estos 7 días es recomendable empezar el día tomando una bebida natural que sea bien hidratante. Un vaso de zumo natural sin azúcar, una infusión de menta, un vaso de agua con limón, o un batido mixto, por ejemplo.

Ingredientes

  • 1 pera.
  • ½ pepino.
  • 1 rama de apio.
  • 1 rodaja de piña fresca.
  • Una pizca de jengibre fresco.
  • 1 vaso de bebida de avena sin azúcar (250 ml).
  • Opcional: una cucharadita de aceite de coco (5 ml).

Preparación

  • Lavaremos y cortaremos la pera en rodajas o en cubos pequeños. No hace falta quitarle la piel.
  • Cortamos la rama de apio en trozos pequeños.
  • Colocaremos la pera, el apio y la bebida de avena en la licuadora y procesaremos hasta homogeneizar.
  • Paramos un momento, añadiremos el jengibre fresco y volveremos a procesar.
  • Beberemos al momento, antes del desayuno o como parte de este. También se podría consumir a media mañana, a modo de merienda.

El desayuno puede consistir en un par de tostadas de pan integral con aguacate y un huevo cocido. En lugar de añadirle sal al aguacate, añádele un toque de pimienta negra o simplemente un poco de aceite de oliva extra virgen.

Entre horas, si tomamos el batido y quedamos con hambre, podemos comer un puñado de frutos secos al natural, sin sal añadida o una pieza de fruta entera.

Descubre: Las grasas son esenciales en nuestra dieta

Al mediodía

Para comer podemos disfrutar, como primer plato, de un gazpacho, una crema de verduras (de calabacín, por ejemplo) o una ensalada. Y de segundo: carne, huevo o pescado con legumbres y una guarnición de  pasta o arroz integral.

Como postre, lo más recomendable es que consumamos frutas enteras que sean ricas en agua: sandía, melón, mandarinas, piña.

A media tarde

Cola-de-caballo

Si el médico aprueba el consumo de algunas infusiones caseras, como la de cola de caballo, entonces podremos beber una taza de esta a media tarde, después de habernos tomado una pieza de fruta (una manzana, por ejemplo) o un yogur con frutos secos (sin sal añadida).

Por la noche

A la hora de cenar, lo más recomendable es optar por las preparaciones ligeras. Podemos elegir como primero: una sopa, una crema de verduras o una sopa, y de segundo: un pollo a la plancha con verduras, una tortilla francesa con acelgas y ajo, o un sándwich de queso fresco bajo en sal con pavo y lechuga. Y como postre, podemos tomar un puñado de frutos secos.

Contra la retención de líquidos: buenos hábitos

Esta es una propuesta de dieta contra la retención de líquidos que puedes ampliar y mejorar, según las indicaciones de tu médico o nutricionista de confianza. Recuerda que no es necesario que pases hambre ni te prives de realizar alguna comida. Todo lo contrario, debes comer varias veces al día, pero alimentos saludables que contribuyan con tu salud y que te ayuden a evitar el edema.