Dieta para el acné: ¿qué alimentos debo evitar?

Hay algunos alimentos ricos en grasas saturadas que pueden incidir de forma negativa en las complicaciones del acné. Por lo tanto, es importante seguir una dieta baja en calorías y grasas para facilitar su control.

La adopción de una dieta equilibrada para el acné se ha convertido en una de las medidas más populares para disminuir la aparición de las imperfecciones en la piel.

Hasta la fecha, a pesar de que ningún dermatólogo ha confirmado que existe una relación directa entre la alimentación y el acné, muchas personas han decido mejorar su hábitos alimenticios con la finalidad de prevenir brotes.

Dentro de las mejoras más comunes que se introducen en la ”dieta antiacné” se cuentan la disminución o eliminación del consumo de grasas trans y saturadas, azúcares, golosinas y productos lácteos; se hace especial hincapié en la exclusión de alimentos con carga glucémica alta.

Para ayudarte a mejorar tu dieta y así cuidar tu piel, te comentamos a continuación cuáles son alimentos que más te conviene ingerir con mayor frecuencia de ahora en adelante.

Alimentos que debes evitar en una dieta para el acné

Dieta para combatir el acné.

El acné es una enfermedad cutánea cuya principal característica es la formación de unos pequeños comedones que se componen de grasa y células muertas. Se considera uno de los problemas estéticos más comunes, sobre todo durante la adolescencia.

A menudo, se origina por una alteración de la actividad de las glándulas sebáceas, la cual suele relacionarse con cambios hormonales.

Sin embargo, se considera que también puede ser el resultado de la falta de cuidados externos y, en menor medida, el consumo de algunos alimentos irritantes y ácidos. ¿Sabes si los consumes?

Productos lácteos

El consumo habitual de productos lácteos enteros puede incidir en la aparición recurrente de granos de acné. Esto debido a que contiene precursores de la testosterona, una sustancia que puede que participe en la producción de sebo y que se desequilibra por esta variedad de alimentos.

Pan y bollería industrial

En una dieta para combatir el acné es primordial reducir al máximo el consumo de carbohidratos simples. Es decir, lo mejor es evitar la bollería industrial, el pan, la pasta y cualquier alimento que provenga de las harinas refinadas.

Por desgracia, estos alimentos desnivelan los niveles de glucosa y aumentan la tendencia a acumular grasa.

Embutidos y prefabricados

Las carnes embutidas y las comidas procesadas están llenas de grasas saturadas, añadidos químicos y harinas refinadas que afectan la salud de la piel. Incluir esta variedad de alimentos en la dieta puede empeorar los casos de acné crónico.

Te interesa leer: ¿Qué son las grasas saturadas y en qué alimentos se encuentran?

Productos con cafeína

Es cierto que el consumo moderado de café no representa un riesgo pare el cuerpo. Sin embargo, si el objetivo es evitar el acné, lo más conveniente es limitar su consumo y el de otros productos que contienen cafeína.

¿La razón? Este estimulante produce alteraciones hormonales que se vinculan a este problema cutáneo.

Huevo

Desayuno con huevos.

Decir que el huevo es un alimento dañino es un completo error. En la actualidad, se recomienda para cualquier tipo de dieta, ya que contiene aminoácidos y vitaminas esenciales que mejoran la salud.

El problema ocurre cuando se come con sus yemas de manera excesiva.

Esta parte del huevo tiene un alto contenido de grasa que puede influir en la liberación excesiva de sebo en la piel. Por eso, para que su consumo sea más seguro, lo ideal es prepararlo solo con las claras.

Carnes rojas

Las proteínas de origen animal, en especial las que provienen de las carnes rojas, ralentizan el proceso digestivo y liberan compuestos ácidos que pueden provocar acné.

Dado que alteran el pH del cuerpo, inciden en las alteraciones de las glándulas sebáceas y la oxigenación cutánea.

Por lo tanto, para que la dieta para el acné sea más efectiva, lo aconsejable es remplazar este tipo de carnes por aquellas que son más digeribles y bajas en grasa: pollo, pavo, conejo, etc.

¿Cuáles son los alimentos recomendados en una dieta para el acné?

Una dieta para el acné debe incluir alimentos con propiedades que ayuden a disminuir la presencia de granos y sebo. Por suerte, hay una amplia variedad de alternativas saludables que cuentan con este efecto positivo. A continuación repasamos algunas:

  • Sandía.
  • Pomelo.
  • Tomates.
  • Espinacas.
  • Aguacate.
  • Zanahorias.
  • Pescado azul.
  • Aceite de oliva.
  • Cereales integrales.
  • Lácteos desnatados.
  • Frutos secos (porciones moderadas).

Ejemplo de menú para una dieta para el acné

Ensalada de frutas.

La recomendación general, en una dieta para el acné, es respetar las reglas de una alimentación balanceada. Por lo tanto, aunque es conveniente reducir el consumo de grasas e hidratos de carbono, no se deben suprimir en su totalidad. Más bien, se trata de basar los platos en las alternativas saludables.

Veamos un ejemplo sencillo de menú para tener una referencia acerca de cómo diseñar más platos. Por supuesto, cada comida se puede variar considerando los alimentos que conviene ingerir y los que no.

  • Desayuno: licuado de melocotón y pan integral con rodajas de tomate o aguacate.
  • Media mañana: batido verde, infusión de hierbas o tazón con melón picado.
  • Almuerzo: tazón de caldo de verduras, porción de pescado a la parrilla con limón y fruta de temporada.
  • Merienda: ensalada de frutas con queso light en cubos pequeños.
  • Cena: ensalada mixta con vegetales verdes, porción de pechuga asada y kiwi.

Te interesa: 7 menús diarios para una dieta saludable

Conclusión

¿Te aqueja el acné y aún no corriges la dieta? Anímate a hacerlo pronto para que puedas combatir este problema desde el interior y mejorar el estado de salud de tu piel. Y recuerda, nunca dejes de lado las recomendaciones de tu dermatólogo.