Dieta alcalina ¿por qué están tan de moda?

Ivan Aranaga Amengual · 23 enero, 2019
Si decidimos adoptar una dieta alcalina, es importante que lo hagamos poco a poco y no eliminemos todos los alimentos ácidos de una vez si no estamos acostumbrados. Si caemos en esta precipitación, nuestro cuerpo podría resentirse.

“Que el alimento sea tu medicina y tu medicina, tu alimento”, dijo Hipócrates. De esto se trata la tan afamada dieta alcalina, de convertir la alimentación en un proceso que sane tu cuerpo y que puedas disfrutar.

Este plan de alimentación tiene el objetivo de que las personas bajen el consumo de los alimentos ácidos y privilegien aquellos considerados como alcalinos. De esta manera, el pH del organismo se regula y la función de cada órgano se potencia a su máxima expresión.

En esta contienda disputada por los alimentos alcalinos contra los ácidos, los que deben prevalecer en tu menú son los frutos secos y todo lo que sea verde. Por su parte, el azúcar y las grasas deben quedar en el olvido.

Dieta alcalina para regular el pH

La dieta alcalina tiene una filosofía fundamental que dice que, cuando el entorno celular es ácido, el cuerpo puede padecer de muchas enfermedades y su salud empeora. En un entorno alcalino, en cambio, el organismo se encontraría en su mejor estado.

  • En la escala del pH, 15 son los niveles que distinguen el estado del organismo.
  • Esta medición va de 0 a 14, y el 7 es el estado neutro.
  • Del 0 al 6, los valores de acidez son altos; del 8 al 14, el nivel alcalino alcanza su expresión máxima.

En este sentido, mantener un pH regulado es vital en el desarrollo de nuestras capacidades. Este factor influye directamente en la presión arterial, en los procesos metabólicos y respiratorios y en el comportamiento de los vasos sanguíneos.

Por otra parte, la dieta alcalina regenera los tejidos y desinflama el organismo. Además, devuelve los minerales y los nutrientes que por mucho tiempo tu cuerpo dejó de recibir.

Lee también: Síndrome metabólico

El organismo en un desequilibrio

desequilibrio-electrolitos

Cuando prevalecen los alimentos ácidos en la dieta, son muchas las consecuencias que se podrían lamentar con los años:

  • Pérdida de la capacidad de absorber minerales y nutrientes.
  • Las células dejarán de producir energía.
  • Pérdida de la capacidad de reparación de las células dañadas.
  • El sistema inmunitario disminuirá su respuesta ante enfermedades.
  • Padecimiento de fatiga, cansancio.

¿La sociedad nos impulsó a la acidosis?

Con el constante bombardeo informativo que los medios publicitarios ejecutan, muchas son las estrategias que han privilegiado los alimentos que causan daño.

Los productos de origen animal con presencia publicitaria en los medios son cada vez más. La carne, el pollo, los huevos, los lácteos, las harinas y el azúcar contienen altos niveles de ácidos. Por el contrario, las verduras frescas no tienen tanto impacto mediático. ¡Tú eliges!

Productos que causan la acidez del pH

Carnes procesadas

Son diversos los productos y alimentos que desencadenan diferentes enfermedades que nos dañan lentamente. Por ejemplo, los medicamentos son generadores de ácido. Asimismo, los edulcorantes que algunos eligen para desechar el azúcar también causan daño, forman partículas con niveles extremos de acidez.

En general, como ya hemos explicado, los alimentos ácidos son: las carnes, los cereales, las legumbres, el pollo, el pescado y huevos. Por esto, una de las mejores decisiones que puedes tomar en tu vida es corregir inmediatamente el desequilibrio del pH.

El lado alcalino del pH

En la dieta alcalina, debes consumir un 80 % de alimentos con esta característica. Luego de recuperar tus condiciones y de sentirte a gusto con los resultados, puedes mantener el equilibrio del pH con una distribución de 60 % – 40 %.

Lo alimentos alcalinos más comunes son:

  • Frutas
  • Verduras
  • Semillas
  • Frutos secos
  • Especias y condimentos

Cuatro beneficios de la dieta alcalina

1. Antienjevecimiento

8 sencillos tips para retrasar el envejecimiento de manera natural

Con este plan de alimentación, lo que se busca es conseguir un pH de 7,36, lo que vitaliza las células. En cambio, con una dieta ácida, estas se deterioran y aceleran el envejecimiento.

2. Mayor energía

Con los nutrientes y minerales que le proporcionarás al organismo, el funcionamiento celular mejorará considerablemente. De esta manera, minerales como el potasio, calcio, sodio y magnesio serán una inyección de energía pura para el cuerpo.

Te puede interesar: ¿Qué nutrientes nos aportan las legumbres?

3. Sistema inmunitario más fortalecido

En un medio ácido, tu sangre será el lugar ideal para alojar virus, bacterias y, por lo tanto, enfermedades. Por el contrario, en un ambiente alcalino, estarás más fortalecido.

4. Peso ideal

Bajar de peso

Si bien la pérdida de peso no es el fin principal de esta dieta, su práctica trae estos resultados. Tras adoptar este tipo de alimentación, quemarás grasa rápidamente y puede que consigas tu talla ideal.

Consejos para una buena dieta alcalina

Es importante tener presentes algunas sugerencias antes de incorporar este plan alimenticio a tu rutina:

  • Comienza de a poco: Eliminar todos los alimentos ácidos de una vez causará un impacto negativo. Esta debe ser una transición lenta; recuerda que es el comienzo de un nuevo estilo de vida.
  • Distribución 80-20: No quieras ver los resultados rápidamente y ni se te ocurra comer puros alimentos alcalinos. Date un gusto cuando puedas, nada pasará. Divide tu plato con 80% de alimentos alcalinos y 20% con alimentos ácidos.
  • Reemplaza alimentos: Cambia el arroz por arroz integral o quinoa. Todas las recetas tradicionales pueden tener su versión alcalina.

Finalmente, recuerda consultar en todo momento la opinión de un especialista, dado que no todos los organismos presentan las mismas condiciones y sus necesidades pueden diferir. Además, no olvides el ejercicio y, por supuesto, disfruta del proceso.

  • Dapcich V, Salvador Castell G, Ribas Barba L, Pérez Rodrigo C, Aranceta Bartrina J, M. S. L. (2004). Guía de la alimentación saludable. Senc, 105. https://doi.org/10.1016/S1138-0322(09)71742-0
  • OMS. (2015). Alimentación sana. https://doi.org/Nota descriptiva No. 394
  • Reardon, J. (2012). PH y los Alimentos. North Carolina Department of Agriculture and Consumer Services. Retrieved from http://www.ncagr.gov/fooddrug/espanol/PHylosAlimentos.pdf.pdf
  • Blázquez Abellán, G., López-Torres Hidalgo, J. D., Rabanales Sotos, J., López-Torres López, J., & Val Jiménez, C. L. (2016). Alimentación saludable y autopercepción de salud. Atencion Primaria48(8), 535–542. https://doi.org/10.1016/j.aprim.2015.12.001
  • Olivares, S., & Zacarías, I. (2002). Guía de alimentación saludable y necesidades nutricionales del adulto. Instituto de Nutrición y Tecnología de Los Alimentos (INTA), Universidad de Chile, 17–38. Retrieved from http://scholar.google.com/scholar?hl=en&;btnG=Search&q=intitle:Gu?a+de+alimentaci?n+saludable+y+necesidades+nutricionales+del+adulto#0