La dieta carnívora: ¿qué es?

30 julio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Te contamos en qué consiste la dieta carnívora y cuáles son sus riesgos y marcos de aplicación para que valores si merece la pena adherirse a ella. En lo que respecto a planes nutricionales restrictivos, siempre hay que tener reservas.

Vamos a explicarte en este artículo en qué consiste la dieta carnívora. Este método de alimentación se está poniendo de moda en la actualidad.

Muchos usuarios afirman que experimentan una serie de beneficios relacionados con un mejor estado de salud a partir de su implementación. Sin embargo, como iremos desarrollando, esta dieta no cuenta con todo el respaldo de la evidencia científica.

Dieta carnívora, altamente restrictiva

El principal problema de las dietas de tipo restrictivo es que causan un gran impacto en la población debido al importante trabajo de propaganda que hay detrás. Alguna de ellas, como la dieta vegana, poseen un componente ético que motiva a mucha gente a ponerla en práctica; además de las promesas respecto a la pérdida de peso.

La dieta carnívora no se queda atrás, y en su caso particular, es un método de alimentación opuesto al veganismo. Consiste en consumir solo alimentos procedentes de los animales terrestres.

De hecho, las versiones más estrictas contemplan la opción de comer carne roja e ingerir agua, nada más. Se trata de un protocolo de muy restrictivo que suprime los alimentos del reino vegetal y el pescado, lo que puede favorecer la aparición de deficiencias nutricionales.

Las necesidades de macronutrientes, excepto de carbohidratos, pueden satisfacerse mediante el consumo de carne. Sin embargo, los micronutrientes son susceptibles a presentar carencias cuando no hay variedad.

De este modo, nos encontramos que consumir solo carne carece de fitonutrientes para nuestro aporte. Estas son sustancias esenciales con carácter antioxidante y antiinflamatorio que desempeñan un papel protagonista en la promoción de la salud.

La literatura científica defiende la necesidad de incorporar estos nutrientes en la dieta de manera regular para luchar contra la aparición de enfermedades crónicas. Se ha demostrado que disminuyen el riesgo de patologías degenerativas vinculadas al envejecimiento.

La supresión en la ingesta de antioxidantes es capaz de incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades. Dichos nutrientes son importantes también en el marco del ejercicio físico, pues reducen el daño muscular y favorecen la recuperación.

Carnes a la parrilla

Las carnes como dieta única son una opción restrictiva, que pocas veces puede recomendarse

Lee también: Por qué son importantes los antioxidantes

Argumentos para defender la dieta carnívora

Los defensores de la dieta carnívora esgrimen el argumento de que la carne roja y las vísceras son alimentos de alta densidad nutricional que aportan todas las sustancias que el cuerpo necesita. El consumo de carbohidratos, según su postura, resultaría perjudicial y generaría trastornos.

Si bien es cierto que los azúcares simples incrementan la incidencia de las enfermedades metabólicas, según un estudio publicado en la revista Critical Reviews in Clinical Laboratoty Sciences, la ingesta de carbohidratos complejos puede ser necesaria en muchos casos. Por ejemplo, cuando hay que desempeñar actividades que requieren de un esfuerzo anaeróbico de alta intensidad.

Otro de los argumentos que apoyan la implementación de la dieta carnívora es que quienes la han probado sostienen que experimentan menos problemas gastrointestinales y reducen su sensación de hinchazón. Esto se debe a que se trata de un plan de alimentación carente de fibra.

De todas maneras, la fibra es indispensable para la salud y el peristaltismo intestinal. Es real que aquellas personas que experimentan un sobrecrecimiento bacteriano intestinal deberían reducir el aporte, pero es un caso puntual.

Se sabe que grandes dosis de fibra podrían aumentar el crecimiento de las bacterias patógenas, produciendo malas sensaciones, en un trastorno llamado SIBO por los expertos. Para ese cuadro clínico, reducir el consumo de fibra de manera temporal podría revertir el proceso, más no se indica suspenderla por siempre.

Para saber más: Tratamiento para el sobrecrecimiento bacteriano

¿Es la dieta carnívora sostenible?

Carne asada
Quienes prueban la dieta carnívora aseguran una mejora gastrointestinal, pero los expertos en nutrición la desaconsejan

Si bien una aplicación de corta duración de la dieta carnívora podría beneficiar a los pacientes con el síndrome de sobrecrecimiento bacteriano, se trata de un tipo de alimentación que no se puede sostener durante mucho tiempo. Los efectos a corto y mediano plazo se hacen evidentes.

Las dietas cetogénicas, que también son restrictivas, han sido estudiadas y calificadas como seguras, de acuerdo con una investigación publicada en la revista World Journal of PediatricsSin embargo la dieta carnívora va más allá.

La restricción que ofrece sobre los fitonutrientes puede ocasionar trastornos de salud graves. Esto, dejando a un lado la poca adherencia que puede presentar un plan de alimentación de este estilo, que solo permite consumir un pequeño espectro de alimentos.

Por este motivo, la opinión internacional es desaconsejar la aplicación de esta dieta tan restrictiva, en cualquiera de sus variantes. Reducir la ingesta de carbohidratos puede ser recomendable en muchas personas, aunque de forma momentánea y en el marco de un plan variado rico en pescados y en alimentos del reino vegetal.

La recomendación es siempre huir de las dietas restrictivas

Las dietas restrictivas prometen resultados rápidos en cuanto a pérdida de peso y mejora del estado de salud. A veces, llevan añadidos ciertos componentes éticos.

Sin embargo, la restricción conlleva una limitación en la ingesta de nutrientes, lo que puede originar carencias a mediano y a largo plazo. Por este motivo han de evitarse este tipo de planes extremos y ha de optarse por una dieta variada y equilibrada desde el punto de vista calórico. Si tienes más dudas al respecto, consulta con un profesional de la nutrición.

  • Zhang YJ., Gan RY., Li S., Zhou Y., et al., Antioxidant phytochemicals for the prevention and treatment of chronic diseases. Molecules, 2015. 20 (12): 21138-56.
  • Stanhope KL., Sugar consumption, metabolic disease and obesity: the state of the controversy. Crit Rev Clin Lab Sci, 2016. 53 (1): 52-67.
  • Ruscio M., Is SIBO a real condition? Altern Ther Health Med, 2019 25 (5): 30-38.
  • Cai QY., Zhou ZJ., Luo R., Gan J., et al., Safety and tolerability of the ketogenic diet used for the treatment of refractory childhool epilepsy: a systematic review of published prospective studies. World J Pediatr, 2017. 13 (6): 528-536.
  • Ayala Vargas, Celso. "Importancia nutricional de la carne." Revista de Investigación e Innovación Agropecuaria y de Recursos Naturales 5.ESPECIAL (2018): 54-61.
  • Serna, Alexandra Idalia Mondragón, and María Andrea Baena Santa. "Boletín Salud & Nutrición." Boletín Salud & Nutrición 29 (2020): 1-16.
  • Pérez-Jiménez, Jara. "Fibra dietaria: actualizando conceptos, fuentes y aplicaciones." (2019).
  • Zmora, Niv, Jotham Suez, and Eran Elinav. "You are what you eat: diet, health and the gut microbiota." Nature reviews Gastroenterology & hepatology 16.1 (2019): 35-56.