La dieta cetogénica: lo que debes saber y sus riesgos

12 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
La dieta cetogénica está basada en la restricción de los carbohidratos al 10 % o menos para inducir un estado de cetosis. De esta forma, se activan las rutas metabólicas alternativas que queman grasas.

La dieta cetogénica, o dieta keto (de la palabra “ketogenic” en inglés), es una dieta muy baja en carbohidratos que se ha popularizado por su capacidad para ayudar al cuerpo en la quema de grasas.

De acuerdo con diversas investigaciones, como una publicada en The American Journal of Clinical Nutrition, tiene beneficios potenciales para la pérdida de peso, la salud y el rendimiento deportivo. Y hay millones de personas que ya los han experimentado.

Sin embargo, si no se realiza con cuidado, bajo ciertas pautas, este tipo de dietas puede poner en riesgo tu salud. ¿Por qué razón? A continuación te contamos más sobre este modelo de alimentación y los peligros que acarrea en la salud. ¡No te lo pierdas!

¿En qué consiste la dieta cetogénica?

Como lo explica una publicación en Indian Journal of Medical Research, la dieta cetogénica es aquella que reduce o elimina totalmente los hidratos de carbono para obligar al cuerpo a entrar en cetosis. Esto produce una pérdida de peso al utilizar la grasa como fuente de energía.

La cetosis es un estado metabólico en el que el organismo queda privado de los hidratos de carbono como fuente primaria de glucosa para la obtención de energía. Por lo tanto, se ve obligado a obtener energía a partir del metabolismo de la grasa.

Cuando privamos al organismo de los hidratos de carbono, este emplea el glucógeno que tiene almacenado en el hígado como primer recurso. Una vez se consume, el organismo empieza a consumir los ácidos grasos, transformándolos en cuerpos cetónicos. Sin embargo, su liberación masiva puede ser peligroso para algunos órganos.

Dieta cetogénica: descripción

Alimentos variados y mujer midiéndose el abdomen
La base de este tipo de dietas es restringir el consumo de carbohidratos para activar rutas metabólicas alternativas.

La proporción de hidratos en una dieta cetogénica suele ser muy por debajo de la recomendación de 50 a 60 % de las calorías totales. Generalmente, provee alrededor del 10 % o menos de la energía en forma de hidratos.

Hay dietas cetogénicas en las cuáles se permite la ingesta de frutas y vegetales, pero en cantidades muy controladas, mientras que otras eliminan por completo toda fuente de hidratos, prohibiendo la ingesta de cereales, harinas, panificados y también, frutas, verduras y legumbres.

También, hay dietas cetogénicas en las cuáles se recurre al ayuno para propiciar la formación inicial de cuerpos cetónicos, que posteriormente debe sostenerse para lograr la pérdida de peso a expensas de la gran oxidación de grasas.

Como podemos ver, son muchas las dietas cetogénicas y todas tienen la finalidad última de propiciar la quema de grasas en el organismo para dar origen después a cuerpos cetónicos en nuestro cuerpo.

Lee también: 5 beneficios de seguir una dieta cetogénica

Problemas al seguir la dieta cetogénica

A nivel general, entidades como Canadian Family Physician advierten que modelos de alimentación como la dieta cetogénica puede causar efectos secundarios como estreñimiento, halitosis, calambres musculares, dolor de cabeza, diarrea, debilidad y erupción cutánea. A continuación lo detallamos.

1. Reducción del consumo de frutas y verduras

frutas y verduras
La reducción de vegetales y frutas pone en riesgo el consumo de vitaminas y minerales indispensables para el organismo.

Debido a que la mayoría de las dietas cetogénicas reducen al máximo el consumo de verduras y de frutas, el organismo recibe un menor aporte de vitaminas, minerales y fibra que tan abundantes son en esos alimentos. Esto se podría solucionar tomando un suplemento vitamínico si se realiza este tipo de dieta.

2. Reducción de la ingesta de fibra

Al tomar tan poca fibra, otra de las consecuencias es que suele aparecer es el estreñimiento, por lo que es recomendable tomar algún tipo de infusión que tenga efectos laxantes, como podría ser la malva.

3. Mal aliento

Hombre con mal aliento
Los cuerpos cetónicos son volátiles y se desprenden por los pulmones dando como resultado la halitosis.

Entre otras cosas, también es frecuente sufrir de mal aliento o halitosis dada la elevada producción de cuerpos cetónicos. Además, algunos estudios sugieren que este tipo de dieta aumentaría la sensación de cansancio o fatiga debido a la escasez de hidratos en la dieta.

4. Podría reducir el nivel cognitivo

Como el cerebro debe emplear cuerpos cetónicos en reemplazo de glucosa, su combustible predilecto, el rendimiento cognitivo puede afectarse, como lo han demostrado científicos estadounidenses.

5. Es más dificil de seguir

Asimismo, si bien muchos consideran que las dietas cetogénicas son más fáciles de seguir, los estudios muestran lo contrario, ya que la imposibilidad de consumir alimentos muy populares como cereales, pan, legumbres, frutas o vegetales, reduce notablemente la adherencia a la misma.

6. Podría producir cetoacidosis

En casos extremos, puede producir cetoacidosis si los cuerpos cetónicos se incrementan de manera masiva en la sangre, que puede producir daño en algunos órganos o incluso el coma.

Por ello, para someterse a este tipo de dietas es imprescindible tener un buen estado de salud previo y realizar consultas periódicas con un profesional de la salud, ya que si se tiene insuficiencia renal o hepática podemos tener serios problemas al realizarla.

Lee también: 9 dietas no recomendadas por los nutricionistas

¡Precaución!

Además de los inconvenientes propios que se suman a este tipo de dietas, algunos grupos de riesgo con mayor vulnerabilidad son:

  • Personas con problemas hepáticos o cardíacos, ya que en algunos casos ha propiciado el desarrollo de arritmias.
  • Mujeres embarazadas o en período de lactancia
  • Personas con insuficiencia renal

La dieta cetogénica no es una dieta que podamos realizar toda la vida o que promueva hábitos de vida sanos. No constituye una alimentación equilibrada, sino que propone una alternativa ocasional y temporal para perder peso y grasa.

Finalmente, recuerda que para cualquier régimen nutricional que vayas a seguir es importante la visita a un especialista que revise tu estado actual de salud, así como tu progreso.

  • Krilanovich, N. J. (2007). Benefits of ketogenic diets [1]. American Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/10.1093/ajcn/85.1.238
  • Kanikarla-Marie P, Jain SK. Hyperketonemia and ketosis increase the risk of complications in type 1 diabetes. Free Radic Biol Med. 2016;95:268–77
  • Shilpa J, Mohan V. Ketogenic diets: Boon or bane?. Indian J Med Res. 2018;148(3):251–253. doi:10.4103/ijmr.IJMR_1666_18
  • Gupta, L., Khandelwal, D., Kalra, S., Gupta, P., Dutta, D., & Aggarwal, S. (2017). Ketogenic diet in endocrine disorders: Current perspectives. Journal of postgraduate medicine63(4), 242-251.
  • Nutrición clínica y Dietética Hospitalaria. Dietas cetogénicas en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad. Nutr. clín. diet. hosp. 2013; 33(2):98-111 DOI: 10.12873/332cetogenicas
  • Dashti HM, Mathew TC, Hussein T, Asfar SK, Behbahani A, Khoursheed MA, et al. Long-term effects of a ketogenic diet in obese patients. Exp Clin Cardiol. 2004; 9(3): 200–205.
  • Ting R, Dugré N, Allan GM, Lindblad AJ. Ketogenic diet for weight loss. Can Fam Physician. 2018;64(12):906.