Dieta depurativa para el hígado

Al igual que es importante incluir alimentos beneficiosos para el hígado también debemos evitar aquellos que puedan dificultar su trabajo o entorpecer sus funciones depurativas

El hígado es un órgano increíble que desempeña varias tareas en el cuerpo, por lo que es vital cuidarlo y mantenerlo saludable. Por lo regular, basta con comer sano pero, si no lo haces, prueba con la siguiente dieta depurativa para el hígado.   

¿Cuál es la función del hígado?

11 señales de toxicidad en el hígado

La principal función del hígado es la eliminación de sustancias potencialmente dañinas para el cuerpo, incluidos los oxidantes.

El hígado también se encarga de la eliminación del exceso de hormonas. Por ello, cuando el hígado tiene un funcionamiento deficiente puede derivar en acné y síndrome premenstrual doloroso.

Los niveles de azúcar en la sangre se equilibran gracias al hígado. Cuando esta función falla, el cuerpo comienza a sentirse cansado, se genera un aumento de peso y, en casos severos, puede resultar en diabetes.

La bilis es producida por el hígado. Sin ella los niveles de colesterol aumentan, causando trastornos digestivos y distensión estomacal, alergias a los alimentos y una absorción deficiente de las vitaminas, particularmente A, D, K y E.

Como puedes ver, seguir una dieta depurativa para el hígado puede ahorrarte varios problemas que resultan molestos para tu vida diaria.

Te recomendamos leer: Descubre cómo tratar el hígado graso naturalmente

¿Por qué hace falta depurar el hígado?

El cuerpo produce naturalmente grandes cantidades de toxinas simplemente procesando los alimentos que comemos.

Cuando el hígado está sobrecargado, se libera una mezcla de amoniaco en la sangre que puede causar daños en el cerebro, el sistema nervioso, los riñones y el hígado.  Otra toxina que se libera cuando el hígado está sobrecargado es el ácido láctico. Esta causa fatiga crónica y dolores musculares.

Una acumulación excesiva de ácido láctico puede provocar ansiedad, dolores de cabeza, presión arterial alta y ataques de pánico.

Otras fuentes de toxinas, además del procesamiento de los alimentos, son:

  • La cafeína
  • El alcohol
  • La sal
  • Los alimentos procesados
  • Las drogas
  • Los medicamentos

También existen toxinas ambientales, como el humo del cigarrillo, los pesticidas y los productos químicos.

Dieta depurativa para el hígado

comer-citricos

Esta dieta depurativa para el hígado trata de intensificar ciertos alimentos, a la vez que se moderan y se evitan otros. Lo ideal es mantener esta dieta durante una semana completa.

Alimentos verdes (se pueden consumir sin restricción)

Las frutas con mayor potencial de desintoxicación son parte importante de esta dieta depurativa para el hígado.

Las mejores son:

  • Cítricos
  • Papaya
  • Melocotones
  • Mangos
  • Melones
  • Uvas rojas
  • Bayas

El contenido de fibra en estas frutas acelera la eliminación de toxinas en el cuerpo y mejora el trabajo del tracto digestivo. Es recomendable consumirlas frescas y completas antes que en jugo.

Entre las verduras que son especialmente buenas para la desintoxicación se encuentran:

  • Alcachofas
  • Pimientos
  • Remolachas
  • Coles de Bruselas
  • Crucíferas (Brócoli, lombarda, coliflor, col rizada, berro, espinaca)
  • Zanahorias
  • Pepino
  • Calabaza
  • Batata
  • Tomate
  • Frijoles
  • Semillas germinadas

Estas verduras ayudan a neutralizar metales pesados, pesticidas y otros productos químicos que pueden afectar el organismo pero con los que entramos en contacto constantemente.

Las semillas crudas, sin sal, se pueden consumir todos los días. Pueden ser almendras, nueces de Brasil, avellanas, pacanas, semillas de calabaza, semillas de girasol, semillas de sésamo y semillas de lino.

Utiliza aceite de oliva virgen extra para cocinar y aceites de semillas para aderezar las ensaladas. Al igual que las semillas, estos aceites proporcionan una base lipídica que puede absorber toxinas dañinas.

Asegúrate de beber al menos ocho vasos de agua al día. Esto debería incluir agua purificada, filtrada o embotellada. También puedes tomar té o café descafeinado.  

Ver también: Qué semillas incorporar a la dieta

Alimentos amarillos (consumir con moderación)

arroz-integral

Limita el consumo de:

  • Granos: arroz integral, el maíz, la avena y la quinoa, a no más de dos porciones al día.
  • Pescado, como el salmón, la caballa, las anchoas y las sardinas, a no más de una porción diaria.
  • Plátanos y las papas a una porción cada dos días.

Alimentos rojos (evitar por completo)

  • La carne roja y los lácteos, incluidos los huevos, la leche, el queso y el yogur. Los lácteos son el alérgeno alimentario más común y la mayoría de las personas produce anticuerpos contra él, haciendo que el sistema inmunitario reaccione.
  • El trigo y otros granos con gluten como el centeno y la cebada que irritan el intestino.
  • La sal, los edulcorantes artificiales, aditivos y conservantes de alimentos, alimentos fritos, especias y frutas secas. Estos alimentos contienen conservantes, ingredientes sintéticos y productos químicos que pueden dificultar el correcto funcionamiento del hígado.
  • La cafeína y el alcohol hacen que el hígado tenga que trabajar mucho para desintoxicarla. Reemplaza estas bebidas con té verde.

Como puedes ver, esta dieta depurativa para el hígado es bastante sencilla y te da varias opciones para comer bien sin esfuerzos.