Dieta para después de la colecistectomía o extracción de la vesícula

Lo más probable es que tu médico te dé una lista de recomendaciones pero aquí te daremos más pistas de qué debes comer.

¿Te han hecho una extracción de la vesícula o te la deben hacer pronto? Cuando esta situación se presenta, es común tener dudas sobre cómo será la dieta posterior. Lo más probable es que tu médico te dé una lista de recomendaciones pero siempre pueden surgir dudas con el paso de las semanas y los meses.

Justo para ayudarte en el proceso, te hemos preparado una lista de recomendaciones sobre la dieta que debes seguir. Descubrirás que aunque es una dieta algo restrictiva, no es imposible de seguir. Estamos seguros que si sigues estas recomendaciones, tu vida será bastante normal y sin sobresaltos. ¿Qué esperas? Toma nota y despreocúpate.

¿Por qué necesitas algunos cambios de alimentación después de la extracción de la vesícula?

Lo primero que debes saber es que la vesícula es un órgano pequeño que no es indispensable para tu vida diaria. Su función es almacenar la bilis que produce el hígado para digerir las grasas que consumes.

Vesícula del cuerpo humano.

Por este motivo, cuando no tienes vesícula, tu intestino tendrá problemas para absorber nutrientes de los alimentos altos en grasa. Además, puedes presentar dolor abdominal y diarrea con frecuencia.

Los alimentos permitidos

Para facilitar tu elección de alimentos comenzaremos con una lista de los alimentos permitidos. Esto te permitirá crear un plan alimenticio más eficiente que no te deje con hambre ni ocasione problemas de estómago.

Vegetales cocidos

Comer vegetales es importante en todo momento. Cuando no tienes vesícula, ayudar a tu intestino a estar limpio es aún más relevante. En este sentido, los vegetales cocidos son más fáciles de procesar y te ayudará a reducir la acidez causada por la bilis.

Te interesa leer: 3 formas de preparar el brócoli

El riesgo con los vegetales crudos es que son más complejos de digerir para tu estómago. Aunque aportan la misma cantidad de fibra, es mejor que no compliques el funcionamiento de tus intestinos. Los vegetales más recomendados son:

  • Pimientos
  • Vegetales de hoja verde
  • Brócoli
  • Repollo
  • Zanahorias
  • Coliflor

Alimentos altos en fibra soluble

Alimentos ricos en fibra.

Consumir fibra soluble reduce el impacto negativo de los ácidos en el estómago. Este nutriente ayuda a eliminar la bilis con mayor eficiencia y rapidez. Los mejores ejemplos son:

  • Manzana
  • Coles de Bruselas
  • Zanahorias
  • Moras azules
  • Plátano
  • Lentejas

Proteínas magras

Existe la creencia de que después de la extracción de la vesícula debes evitar las carnes. Sin embargo, esto es falso a medias. Claro que debes evitar las carnes que contengan grasa, ya sea natural o por ser fritas.

Dejando eso de lado, puedes consumir proteínas magras con frecuencias. Las recomendadas son: jamón de pavo, cortes magros de ternera, pollo y pavo, pescado y huevos.

Grasas sanas

Aunque tu cuerpo tendrá una disminución en su capacidad para procesar las grasas después de la extracción de la vesícula, estas son necesarias. Sin embargo, las grasas que requieres son las sanas y de buena calidad. Dos ejemplos muy claros son los ácidos grasos 3 y 6: aguacate, pescados como sardinas y salmón, nueces, almendras, aceitunas, semillas de linaza, chía.

Debes leer: Remedios con aguacate perfectos para el cuidado del cuerpo y la salud

Alimentos que es mejor evitar después de la extracción de la vesícula

Ahora que sabes qué puedes comer cuando has pasado por una extracción de la vesícula, es momento de tener claro qué debes evitar a toda costa. Aunque parezca excesivo, recuerda que respetar esta lista te evitará molestias innecesarias.

Patatas fritas.

  • Alimentos fritos. Estos alimentos son los primeros que deberías eliminar de tu vida diaria en todo momento, más aún si no tienes vesícula. Los alimentos fritos contienen grasas que resultan complejas de digerir, además de afectar tu salud cardiovascular.
  • Alimentos excesivamente grasos. Aunque debes consumir ciertas grasas, es importante que evites aquellas que lo son en exceso. Estos pueden ser naturales pero te ocasionarán problemas de acidez y reflujo. Algunos ejemplos son el tocino, quesos muy grasos, cortes de res y cerdo grasos y piel de pollo. Aceites vegetales: aunque algunos aceites vegetales aportan omegas 3 y 6, lo ideal es evitarlos debido a que al cocinarlos se hacen más pesados para el estómago. Es importante que evites los alimentos que los contengan, como mayonesa o aderezos.
  • Alimentos preparados. Los productos que venden listos para consumir pueden parecer una solución sencilla para matar el hambre. Sin embargo, también aportan azúcares, harinas refinadas y grasas poco sanas que te harán sentir mal rápidamente. En esta lista están las galletas, panes, sopas instantáneas, papas fritas, etc.
Te puede gustar