Una dieta equilibrada para una vida saludable

Una dieta equilibrada debe adaptarse a nuestras necesidades particulares y suplir todas aquellas posibles carencias. Debemos considerarla como un elemento más de nuestra vida, no algo pasajero

Mantener una dieta equilibrada, a veces, es difícil. Sin embargo, ahí radica la importancia de si estamos llevando o no una vida saludable. Así, tenemos que tener en cuenta determinados factores: nuestro estilo de vida, aquellos nutrientes que necesitamos más que otros…

Pensemos en una persona que tiene un déficit de vitamina B6. Esta persona tendría que incluir en su dieta más proteínas para que fuese equilibrada, en su caso.

De igual manera sucede si somos deportistas profesionales. Nuestra dieta equilibrada diferirá de muchas otras.

Los 4 pilares de una dieta equilibrada

Una vez hemos analizado qué es aquello que debemos incorporar a nuestra dieta de manera urgente, es el momento de ser conscientes de en qué consiste una dieta equilibrada. Muchas personas confunden el término con hacer dieta, es decir, comer menor cantidad de comida.

No obstante, una dieta equilibrada es una forma de comer de manera saludable, de acuerdo a nuestras necesidades.

Así pues, debemos desechar la idea de que estamos haciendo una dieta estricta o con supresión de determinados grupos de alimentos. Para arrojar luz sobre esto, vamos a ver qué 4 pilares conforman una dieta equilibrada:

1. Diversa

Dieta variada

Este es el primer pilar de toda dieta equilibrada y es que debe ser variada. ¿Esto qué quiere decir? Que debe incluir la mayor variedad de nutrientes. Por ejemplo, en ocasiones, hay personas a las que no les gusta la fruta y esto no lo incluyen en su dieta.

Este hecho ya demuestra que su dieta no es diversa, hay una parte de la que cojea. ¿Qué se debe hacer en esos casos? Probar diferentes frutas.

Hay una amplia variedad y seguro que no las hemos probado todas. Quizás encontremos una fruta que sí nos guste y no lo sabemos. Generalizar es un error. Tenemos que probar.

2. Suficiente

Otro de los pilares de una dieta equilibrada es que tiene que ser suficiente a todos los niveles. Debe satisfacer nuestras necesidades nutricionales, aunque también debe satisfacernos a nosotros mismos. ¿Esto que quiere decir? Que no podemos quedarnos con hambre.

  • Mantener una dieta equilibrada no implica quedarnos con hambre, porque esto hará que picoteemos cualquier cosa poco saludable.
  • Además, como bien hemos dicho, debe suplir aquellas carencias o necesidades que tengamos. Un deportista tendrá que comer más o una persona con falta de hierro debería incluir más alimentos con esta vitamina.

3. Adaptada

La dieta equilibrada que deseemos llevar a cabo debe adaptarse a nosotros. Por ejemplo, se recomienda hacer 5 comidas al día ¿pero y si por nuestro trabajo no podemos hacer las 5? No pasa nada. Simplemente, tenemos que adaptarla, sin agobiarnos, a nuestra forma de vida.

De igual manera, también depende de la etapa de vida en la que nos encontremos la dieta será de una manera u otra. Por ejemplo, una persona mayor tendrá unas necesidades nutricionales diferentes a alguien más joven.

4. Proporcionada

Pirámide alimentaria

Este último pilar hace referencia a la pirámide alimentaria que será necesario que tengamos muy presente. Porque cuando tenemos queremos iniciar una dieta equilibrada ¿esto significa que no podré comer pastel en un cumpleaños?

No, no se trata de esto. En la dieta equilibrada se incluye todo a menos que tengamos alguna intolerancia (lactosa) y se tengan que buscar otro tipo de alimentos.

Con todo esto, tenemos que darle a cada alimento su importancia. Hay alimentos que debemos consumir todos los días, otros solo algunos días a la semana, algunos de manera mensual y muy ocasionalmente aquellos que muchas personas consideran alimentos prohibidos.

Una dieta adecuada perdura en el tiempo

Cuando hablamos de una dieta equilibrada que cumple con esos 4 pilares básicos lo normal es que perdure en el tiempo. Es decir, que no será una dieta de paso como ocurre con aquellas para perder peso, sino que se convertirá en nuestra forma de vida.

Al darle a nuestro cuerpo lo que necesita no caeremos en viejos patrones de dietas desequilibradas y poco saludables. Por eso, tenemos que analizar muy bien qué es lo que necesitamos y adaptar esa dieta a nosotros.

Antes de irte no te pierdas: Alimentos que producen mal humor

Pedir ayuda a un nutricionista puede ayudarnos a poner todo esto en orden. Pues puede que nos resulte algo tedioso reflexionar e investigar sobre qué alimentos necesitamos, cuáles serán suficientes, cómo adaptar la dieta a nuestro estilo de vida…

¿Llevas ya una dieta equilibrada o aún estás en proceso de conseguirlo?