Cuál es la dieta ideal cuando se sufre de colon irritable

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 16 noviembre, 2018
Es importante ir probando alimentos hasta que demos con aquellos que le sientan bien a nuestro organismo, ya que cada cuerpo puede reaccionar de forma diferente

Alrededor del 10 y el 20 por ciento de nosotros sufrimos del síndrome de colon irritable. Este padecimiento es bastante incómodo e incluso doloroso. Sin embargo, con un correcto plan de alimentación puede mejorar el bienestar y la salud de los pacientes con esta enfermedad.

Descubre en este artículo cuál es la dieta ideal cuando se sufre de colon irritable. ¡Sigue leyendo!

Vivir con el síndrome del colon irritable

Para empezar, la típica carrera al baño por un malestar digestivo no es divertida. Además, si también le agregamos la hinchazón severa después de comer o dolores en el abdomen, es posible que puedas tener el síndrome del colon irritable.

De todos modos, la causa exacta se desconoce. No obstante, esta es sin duda exacerbada por factores de estilo de vida, como el estrés y la intolerancia alimentaria.

En síntesis, el plan de dieta para quien sufre del colon irritable excluye los alimentos más comunes que disparan el malestar. Estos son los productos lácteos y el trigo. De este modo le damos al cuerpo la oportunidad de recuperarse, mientras establecemos qué alimentos empeoran los síntomas.

Las reglas de la dieta

La importancia de masticar

Para empezar, comer poco y a menudo y masticar cada bocado al menos 20 veces. Además, las grandes comidas sobrecargan tu intestino, lo que aumenta la posibilidad de que los alimentos se fermenten.

Esto conlleva la creación de gas. Además, el exceso de gas es uno de los problemas que causa el dolor del colon irritable.

Colon irritable

Los alimentos adecuados

  • Conoce los diferentes tipos de fibra: La fibra viene en dos variedades: en primer lugar, la fibra soluble (en la avena y las legumbres). Esta es efectiva para ablandar las heces y ayuda así a los pacientes con el síndrome. Pero la fibra insoluble (del salvado y el pan de grano entero) actúa como un irritante en tu intestino.
  • Limita el consumo de fruta: Muchas personas que sufren del síndrome de colon irritable son intolerantes a la fructosa, un azúcar de la fruta.

Buenos hábitos

  • En primer lugar, mantener un diario de la ingesta de alimentos es una buena manera de identificar lo que desencadena el síndrome.
  • También ten en cuenta tu estado de ánimo y el horario de trabajo. De este modo podrás ver con facilidad cómo los factores de estilo de vida te están afectando.
  • Bebe mucha agua: Si estás deshidratado, tu cuerpo absorbe el agua de las heces. Por tanto, esto las hace más difíciles de pasar y puede agravar el dolor del colon irritable.
  • Haz ejercicio a diario: Caminar a paso ligero ayuda a aliviar el estrés. Además, estimula las contracciones sanas en los intestinos. De este modo se previene el estreñimiento.

Plan de alimentación de siete días para el colon irritable

Comida

Para empezar, ten cuenta que este plan de alimentación no sustituye a ningún consejo dado por un médico o nutricionista. Además, cada persona que sufre del síndrome de colon irritable es diferente. Por tanto, si por alguna razón los síntomas empeoran, deja la dieta hasta que hayas buscado asesoramiento adicional.

Día 1

  • Desayuno: gachas hechas de quinua, arroz o cebada con leche de soja, leche de arroz o agua. Por último, servir con un puñado de frambuesas frescas.
  • Comida: Sopa casera y 2-3 tortas de arroz cubierto con puré de aguacate.
  • Merienda: Un yogur de soja, 2 barras de sésamo.
  • Cena: Pollo frito con un poco de salsa de soja, jengibre, pimientos verdes y champiñones. Por último, servir con arroz basmati (50 a 75 g de peso seco).

Día 2

  • Desayuno: 2-3 tortas de arroz cubiertas con almendras o mantequilla de maní y puré de plátano. Copa de avena, arroz o leche de soja.
  • Comida: Sándwich hecho de pan integral de centeno con salmón ahumado y manzana en rodajas.
  • Merienda: Tazón de cualquier baya servido con crema de avena o yogur de soja.
  • Cena: Tortilla de 2 huevos de patatas salteadas, espinaca y pimiento rojo servido con brócoli al vapor y un toque de pesto rojo.

Día 3

  • Desayuno: Batido de proteína hecha de soja, leche de arroz o de avena con una bolsita de proteína de suero mezclado con unas fresas.
  • Comida: Sándwich hecho de dos rebanadas de pan integral de centeno o pan de centeno cubierto con rodajas de huevo cocido, espinacas y tomate en rodajas. Por último, un poco de mayonesa baja en grasa.
  • Merienda: 2 a 3 tortas de arroz cubiertas con mantequilla de nuez y puré de plátano.
  • Cena: Filete a la parrilla de cualquier pescado blanco servido con ratatouille y puré de patata dulce.

Día 4

  • Desayuno: Copos de maíz o copos de arroz con leche de soja, arroz o avena cubiertos con bayas.
  • Comida: Ensalada de estilo griego a base de lechuga picada, tomate, aceite de oliva y queso feta.
  • Merienda: Pedazo de pan tostado de centeno con mantequilla de nuez.
  • Cena: Pechuga de pollo servida con quinua y verduras asadas.

Día 5

  • Desayuno: Yogur de soja servido con plátano y bayas picadas.
  • Comida: Ensalada de arroz y vegetales, ensalada servida con atún o carne de cangrejo, en una cama de rúcula.
  • Merienda: 2-3 galletas de arroz cubiertas con puré de aguacate.
  • Cena: Chuleta de cordero servida con puré de guisantes y pimientos rojos asados y calabacín.

Día 6

  • Desayuno: Tostadas de centeno cubiertas con huevos escalfados o revueltos.
  • Almuerzo: Salmón o sardinas servidas con ensalada de patatas baja en grasa.
  • Merienda: Dos broches de sésamo y un plátano.
  • Cena: De 4 a 6 vieiras con pan frito y un poco de limón. Por último, se sirven con espárragos y puré de patata dulce.

Día 7

  • Desayuno: Quinua o arroz con leche cubiertos con una pizca de canela y unas cuantas pasas.
  • Comida: Sopa fresca servida con una rebanada de pan tostado de centeno cubierto con hummus y ensalada de rúcula, tomate y remolacha.
  • Merienda: Un plato de bayas servidas con yogur de soja o crema de avena.
  • Cena: Atún, salmón o trucha a la plancha. Servido sobre una cama de espinacas con puré rociados sobre la parte superior con arroz basmati.
  • El-Salhy, M., & Gundersen, D. (2015). Diet in irritable bowel syndrome. Nutrition Journal. https://doi.org/10.1186/s12937-015-0022-3
  • Portincasa, P., Bonfrate, L., De Bari, O., Lembo, A., & Ballou, S. (2017). Irritable bowel syndrome and diet. Gastroenterology Report. https://doi.org/10.1093/gastro/gow047
  • Halmos, E. P., Power, V. A., Shepherd, S. J., Gibson, P. R., & Muir, J. G. (2014). A diet low in FODMAPs reduces symptoms of irritable bowel syndrome. Gastroenterology. https://doi.org/10.1053/j.gastro.2013.09.046