Dieta para el hipotiroidismo

Sebastián Castaño · 21 septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 20 febrero, 2019
Aunque cada paciente deberá adaptar su dieta, es importante que incluya alimentos ricos en fibra, así como en selenio y yodo para que le aporten un extra de energía

El hipotiroidismo es una enfermedad bastante común. Algunos síntomas que hacen sospechar que se está padeciendo esta enfermedad pueden ser un aumento de peso exagerado, metabolismo lento, caída del cabello en forma abundante, pérdida de energía o fatiga crónica y desequilibrio hormonal.

Generalmente el diagnóstico se realiza mediante una prueba de hormonas en una analítica sanguínea. Hay algunos cuidados que el paciente debe tener en cuanta en cuanto a la alimentación, pues existen algunos alimentos que pueden empeorar esta condición.

Alimentos aptos para personas con hipotiroidismo

La verdad es que no hay una dieta que sea única para estas personas. Cada caso es especial y tiene un tratamiento diferente de acuerdo a las condiciones y al estado del paciente. Además, hay que tener en cuenta la opinión del especialista, que sabe muy bien cómo se debe tratar cada caso.

¿Qué se puede comer en el caso de padecer hipotiroidismo?

Aún así, hay que tener en cuenta que se debe tener una dieta bastante sana y equilibrada. Esta debe permitirnos mantener un peso estable, pero que proporcione altos niveles de energía.

Mujer que padece de hipotiroidismo

Alimentos que aporten fibra

En primer lugar, el consumir alimentos que aporten abundante fibra al organismo puede ayudar a mantener el peso estable. Además, mantienen controlados los niveles de insulina en la sangre y mejoran notablemente la digestión, permitiendo que se mantenga una sensación de saciedad,

Estos alimentos pueden ser frutas, legumbres, granos enteros y verduras. El siguiente artículo evidencia las propiedades del consumo de fibra procedente de granos enteros sobre la percepción de saciedad.

Alimentos ricos en selenio

Una de las propiedades del selenio es que ayuda a mejorar el desarrollo hormonal. Algunos de los alimentos que aportan selenio a nuestro organismo son el pollo, las nueces, el salmón, la cebolla y el ajo. También lo podemos encontrar en la melaza.

De hecho existen artículos que relacionan la suplementación con selenio con el desarrollo sano y funcional de la tiroides. Es interesante combinar esta suplementación con una ingesta óptima de yodo y hierro.

Alimentos que contengan yodo

Dentro de los alimentos que pueden ayudar a mejorar y mantener la enfermedad bajo control está el yodo. Este regula la hormona tiroxina y ayuda al buen funcionamiento de la tiroides.

Para esto, puede ser de gran beneficio consumir las algas, la sal de mar, los mariscos y la sal yodada.

Sin embargo el consumo de este mineral debe de mantenerse dentro de las recomendaciones. Una ingesta excesiva crónica de yogo puede aumentar el riesgo de padecer tiroiditis autoinmune según algunos artículos.

Sucede algo similar con el hierro. Los pacientes deficientes en hierro, por ejemplo aquellos que padecen una gastritis autoinmune, son más propensos a desarrollar hipotiroidismo o enfermedades de la tiroides asociadas.

Salud

¿Qué alimentos NO se pueden comer?

Igualmente, no debes olvidar que existen algunos alimentos que no deberías comer. Se trata aquellos que interfieren o no dejan que tu organismo asimile el yodo. Entre ellos: la mostaza, los duraznos, los rábanos, los cacahuates y las fresas.

Otros alimentos que tienes que evitar son aquellos que contienen flúor y cloro. El siguiente artículo correlaciona la deficiencia de yodo y la elevada exposición al flúor con un aumento del riesgo de padecer enfermedades relacionadas con la tiroides.

Además hay que tener especial cuidado con el consumo de crucíferas. Estos vegetales contienen goitrógenos que pueden interferir con la función tiroidea. De hecho estas sustancias suprimen la liberación de la hormona tiroidea interfiriendo con la absorción de yodo. Además este tipo de alimentos presentan capacidad bociógena ya que producen un aumento del tamaño de la glándula tiroidea para contrarrestar la disminución en la producción de la hormona.

Según la literatura científica los alimentos de este grupo que más riesgo presentan sobre la salud tiroidea son las acelgas y las coles de Bruselas. El brócoli y la col rizada presentan un riesgo menor por lo que se puede permitir su consumo con moderación en este tipo de patologías.

Finalmente, si padeces hipotiroidismo, tienes que saber que esta enfermedad no es curable y la tendrás que tratar durante toda tu vida. Debes ser muy cuidadoso con la alimentación y además ser muy disciplinado con el tratamiento que te indique tu especialista.

Imagen cortesía de PhotoPin

  • Rebello CJ., O'Neil CE., Greenway FL., Dietary fiber and satiety: the effects of oats on satiety. Nutr Rev, 2016. 74 (2): 131-47.
  • Kohrle J., Selenium and the thyroid. Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes, 2015. 22 (5): 392-401.
  • Rayman MP., Multiple nutritional factors and thyroid disease, with particular reference to autoinmune thyroid disease. Proc Nutr Soc, 2019. 78 (1): 34-44.
  • Malin AJ., Riddell J., McCague H., Till C., Fluoride exposure and thyroid function among adults living in Canada: effect modification by iodine status. Environ Int, 2018. 121: 667-674.
  • Felker P., Bunch P., Leung AM., Concentrations of thiocyanate and goitrin in human plasma, their precursor concentrations in brassica vegetables, and associated potential risk for hypothyroidism. Nutr Rev, 2016. 74 (4): 248-58.