Dieta para evitar quistes en los senos

Es de vital importancia realizarse cada mes el autoexamen de mamas tras la menstruación. Ante cualquier irregularidad detectada, acude al médico sin dilación. Cualquier problema detectado a tiempo suele tener más fácil solución.

La presencia de quistes en las mamas es una afección muy común, especialmente entre mujeres mayores de 40 años. Muchos de esos nódulos y quistes son benignos. No obstante, para diferenciarlos del cáncer de mama, es necesario consultar al médico tan pronto como detectemos el bultito.

Una dieta balanceada podría ayudar a evitar los malestares que suelen traer consigo los nódulos y quistes no cancerosos. En este artículo, te damos algunos consejos que deberás tener en cuenta a la hora de diseñar tu propia dieta.

Evitar las grasas saturadas y  el exceso de carbohidratos ayuda a reducir los quistes en las mamas

La presencia de quistes fibrosos en las mamas está relacionada, por un lado, con el exceso en el consumo de carbohidratos y grasas saturadas. Por otro, con el bajo aporte de fibra.

En este sentido, según algunos estudios las mujeres que evacuan tres veces por semana o menos, tienen mayores probabilidades de desarrollar quistes en las mamas.

Por eso, lo ideal es aumentar la cantidad de frutas y verduras frescas de tu dieta. En esa misma medida, se recomienda disminuir el consumo alimentos ricos en carbohidratos. Hablamos de alimentos como el pan, el arroz, la papa y las pastas.

ensalada de frutas

También deberías evitar el consumo frecuente de embutidos y carnes roja. Esta es una forma eficaz de reducir el consumo de grasas saturadas. Está demostrado que una ingesta baja de grasas, reduce la producción de hormonas responsables de la formación de quistes mamarios. El estrógeno es una de ellas.

Por otra parte, los alimentos ricos en metilxantinas como el té negro, el café, las bebidas de cola y el chocolate, podrían influir en la formación de quistes mamarios. En ocasiones, podrían hacer que que estos se inflamaran incluso.

Dieta rica en vitaminas

Existen evidencias de que la vitamina A y E, que poseen gran poder antioxidante, pueden ayudar a evitar la formación de quistes en las mamas. Esta es otra razón para incluir en tu dieta abundantes frutas y verduras, que son los alimentos más ricos en vitaminas.

Grupo de distintas vitaminas.

Las almendras, el aceite de oliva, las avellanas, las semillas de girasol y las semillas de sésamo son alimentos especialmente ricos en vitamina E. La vitamina A, por su parte, está presente en la zanahoria, la espinaca, el melón y los huevos.

Lo deseable es consumir estas vitaminas como parte de la dieta diaria. No obstante, podrías complementar tu alimentación con un suplemento multivitamínico. Su venta es libre y encuentras infinidad de ellos en cualquier farmacia, incluso en la mayoría de los mercados.

Otros alimentos que contribuyen a prevenir los quites en las mamas

Algunos estudios indican que el consumo de aceite de onagra (o prímula) y aceite de borraja reduce la sensibilidad mamaria. También, las molestias que causan los quistes. Estos aceites ricos en ácidos grasos omega-6, actúan sobre el músculo liso de las mamas aliviando calambres y dolores.

Una buena taza de té verde al día puede resultar muy beneficiosa para nuestra salud

El extracto de té verde es también un potente antioxidante. Consumir unos 200 ml al día de este extracto puede ayudar a evitar la formación de quistes en las mamas.

Para finalizar, no olvides que siempre lo mejor es prevenir. Recuerda realizarte, pues, el autoexamen mamario cada mes tras la menstruación. Esta es la forma más efectiva de detectar cualquier irregularidad en los senos.

Asimismo, conviene destacar que, ante cualquier bultito que encuentres en las mamas, te provoque malestar o no, debes acudir al médico. Él o ella se encargará de hacer el diagnóstico y te dirá qué conducta deberás seguir.

Grant, B.; Bloch, A. S.; Hamilton, K. K., and Thomson, C. A. (2010). American Cancer Society Complete Guide to Nutrition for Cancer Survivors: Eating Well, Staying Well During and After Cancer. Atlanta (GA): American Cancer Society. Hollander, A. (1993). Seeing through Clothes. Berkeley: University of California Press. Yalom, M. (1998). A History of the Breast. London: Pandora.