Dieta para paliar el dolor articular

Valeria Sabater · 28 octubre, 2014
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 30 octubre, 2019
La gelatina es rica en colágeno y vitamina C, por lo que es una forma deliciosa de ayudar a restaurar los cartílagos y aliviar el dolor muscular

¿Sientes dolor articular y no sabes qué hacer? Tu médico es el único capacitado para indicarte el tratamiento que deberías seguir, y una vez que los tengas, puedes consultarle también sobre la conveniencia de las siguientes claves nutricionales.

La importancia de tu alimentación en el dolor articular

Si eres de ese porcentaje de la población que sufre de dolor articular, sabes lo dura que es esta realidad. En ocasiones se recurre a los antinflamatorios, una medicación que no siempre nos ofrece los resultados esperados.

El dolor articular se puede deber a varios factores, como el desgaste, a la artritis o al reuma. Algunas son enfermedades que suelen ser de por vida y a las que hemos de acostumbrarnos.

Sin embargo, podemos paliar su incidencia y obtener una mejor calidad de vida mediante unos mejores hábitos de vida y una alimentación adecuada.

La alimentación puede ser básica para atenuar el dolor. Cabe la posibilidad de poder nutrir los huesos, cartílagos y tendones mediante unos minerales adecuados con los cuales fortalecer más las articulaciones.

Hemos de señalarte también que, si tú eres de ese afortunado porcentaje de la población que aún no padece de dolor articular, sería aconsejable que siguieras también las pautas que te reflejamos ahora, para prevenirlo.

Dieta para atenuar el dolor articular

Desde luego, la alimentación es un aspecto que debe tratarse con un nutricionista. Nunca realices cambios en tu dieta sin el consentimiento del profesional. Mucho menos recurras a estos alimentos como sustituto del tratamiento indicado por el médico; en todo caso, pueden ser complementos para ayudar a aliviar los síntomas.

1. Evita los alimentos químicos

Bebidas energeticas

Si lo piensas por un momento, ¿cuántos alimentos procesados consumes a la semana? Aquí entrarían también las bebidas gaseosas, e incluso esos jugos que aveces compramos y que tan poco saludables resultan, principalmente por su contenido de azúcar.

Sé más selectivo con lo que comes, tómate un poco de tiempo para hacer la compra y para elegir aquello que vas a poner en tus platos.

Es recomendable reducir el consumo de harinas refinadas, azúcares, sal y componentes similares que nuestros órganos no digieren bien y que resultan nocivos, causando sobrepeso y dañando aún más nuestras articulaciones.

2. Cuidado con los alimentos de acidez elevada

Leche

Uno de los alimentos que solemos consumir a diario y que resulta más pernicioso que saludable, es la leche. La leche es un alimento de origen animal con acción acidulante que altera el pH de nuestra sangre.

La leche vuelve la sangre más ácida, y esto, acaba produciendo dolor articular. Otra bebida con elevada acidez es el café. Por lo tanto, intenta no consumirlo en exceso.

3. Cuidado con el exceso de la proteína animal

Carnes rojas

La proteína animal eleva el nivel de ácido en nuestro cuerpo, al igual que la leche. Sabemos que las proteínas son necesarias para el ser humano, pero, las verduras y sus proteínas vegetales como las legumbres o los frutos secos pueden aportarnos también un equilibrio adecuado. Según estudios, estas tienen solo algunos aminoácidos esenciales menos que las proteínas animales.

Si consumes proteína animal, evita la carne roja, o al menos reduce su consumo, tal y como indican fuentes especializadas en medicina. Quédate con la pechuga de pollo o de pavo, por ejemplo, que son más saludables.

4. Alimentos que favorezcan el aporte de colágeno

Gelatina casera

El colágeno es básico para reforzar y restaurar el cartílago, lo que nos ayuda a rebajar el dolor articular. Un modo de conseguirlo es mediante la gelatina, que como ya sabes es rica en colágeno y vitamina C, algo esencial para la salud de nuestro cartílago.

Hay alimentos que, al ser ricos en azufre, aportan ese elemento que actúa como sostén y como refuerzo del cartílago, así que ideal si consumes a la semana un poco de cebolla, puerros, espárragos y coles de bruselas. Muy adecuadas y saludables.

5. Aporte adecuado de calcio y magnesio

Espinaca

Dos elementos esenciales para fortalecer los huesos y las articulaciones. Por ello, sería recomendable que no descuides tomar abundantes legumbres como lentejas o garbanzos.

También son ideales las semillas de calabaza, de chía, linaza, ricas en magnesio, un mineral que puedes encontrar también en todas esas verduras de hoja verde como las lechugas, las espinacas, los berros y el perejil. Las frutas desecadas y las algas también pueden aportarnos estos minerales.

6. Alimentos ricos en Omega-3

importantes-los-ácidos-omega-3

Puede que te sorprenda, porque el omega 3 no deja de ser un tipo de ácido graso. Sin embargo, es el más saludable y el que, como se probó científicamente, nos ayuda a reducir la inflamación y el dolor articular.

Puedes encontrarlo en el salmón, o en pescados como la caballa. Si lo deseas, también puedes recurrir a complementos alimenticios, pero consúltalo siempre antes con tu médico.

7. Para concluir: claves nutricionales básicas

Alimentos crudos

En primer lugar, intenta ante todo mantener un equilibrio y no cometer excesos. Lo ideal es comer cantidades pequeñas muchas veces al día, sin saltarse ninguna comida. Disminuir el sobrepeso está probado como un alivio efectivo para la inflamación y los dolores articulares.

Recuerda beber abundante agua y consumir también frutas y verduras. Es importante que depures tu organismo y que elimines todas esas toxinas.

Como dijimos previamente, el dolor articular no se resuelve fácilmente, pero podemos atenuarlo.  No te desanimes y no descuides tampoco tu salud emocional y ser optimista, así como también debes seguir al pie de la letra las indicaciones que te brinde tu médico de confianza.

  • Rayman MP. Diet, nutrition and osteoarthritis. BMC Musculoskelet Disord. 2015;16(Suppl 1):S7. Published 2015 Dec 1. doi:10.1186/1471-2474-16-S1-S7
  • Choi KW, Somers TJ, Babyak MA, Sikkema KJ, Blumenthal JA, Keefe FJ. The relationship between pain and eating among overweight and obese individuals with osteoarthritis: an ecological momentary study. Pain Res Manag. 2014;19(6):e159–e163. doi:10.1155/2014/598382
  • Kiecolt-Glaser JK. Stress, food, and inflammation: psychoneuroimmunology and nutrition at the cutting edge. Psychosom Med. 2010;72(4):365–369. doi:10.1097/PSY.0b013e3181dbf489
  • Li, S., & Micheletti, R. (2011). Role of Diet in Rheumatic Disease. Rheumatic Disease Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.rdc.2010.11.006