Dieta vegana cruda: Beneficios y riesgos

24 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
La dieta vegana cruda es también conocida como crudiveganismo, es muy sencilla de realizar y consiste en no cocinar los alimentos y comerlos en su estado natural.

¿Alguna vez has querido iniciar una dieta vegana cruda pero no sabes si tienes las costumbres suficientes para llevarla a cabo? En este artículo te contamos cómo puedes realizarla, pero antes tienes que conocer en qué consiste.

¡Sigue leyendo y entérate más!

¿Qué es el crudiveganismo?

Plato con diferentes vegetales
A diferencia del veganismo tradicional, esta opción no contempla el cocinado de los alimentos.

La dieta vegana cruda es también conocida como crudiveganismo, es muy sencilla de realizar y consiste en no cocinar los alimentos y comerlos en su estado natural. Estos principios tienen diferentes excepciones y condiciones que ya veremos más adelante.

Esta dieta se realiza porque es realmente nutritiva para el cuerpo y además porque los beneficios son grandiosos, una alimentación crudivegana es importante para el cuerpo de los veganos porque adquieren más nutrientes de los que usualmente se consumen en una dieta con alimentos cocidos.

La alimentación crudivegana se refiere a la comida viva o raw food, otros términos es raw vegan. Puedes alimentarte con vegetales naturales ecológicos y sin cocinar.

También puedes consumir, frutas, raíces, hortalizas, semillas, frutos secos, algunas algas y germinados. Puedes comer también alimentos deshidratados porque cuando se cocinan a menos de 42 °C no se pierden las propiedades de los alimentos.

Lee también: 4 cosas que te suceden cuando adoptas una dieta vegetariana

Menú de dieta vegana cruda

Para elegir tus menús debes saber hacer una buena combinación de alimentos, por eso debes conocer cuáles son las mejores combinaciones y reglas en este estilo de vida.

Existen muchos tipos de alimentos que puedes comer para llevar a cabo tu dieta vegana, mientras le das combinaciones sencillas a tu cuerpo, él logra hacer una digestión más sencilla y asimilas los nutrientes más fácilmente.

Por otro lado, hay que recordar que los seguidores de la dieta vegana cruda deben asegurarse de poder suplementar la vitamina B12, y no depender de fuentes naturales como algas o alimentos fermentados, ya que estos no constituyen una fuente efectiva de dicha vitamina.

Esta es una lista de alimentos ideales:

Frutos secos
Los frutos secos son una de las principales fuentes de grasas para el crudiveganismo.
  • Almidones: calabaza, patatas y remolacha
  • Grasas: frutos secos, coco, semillas y aguacates
  • Ácidos: tomates, pimientos y frutas ácidas
  • Dulces: frutas secas y frutas dulces

Si quieres hacer buenas combinaciones sigue estas sencillas reglas del crudiveganismo que no hay problema si saltas algunas veces:

  • Intentar no combinar grasas y dulces
  • Preferiblemente no combinar diferentes tipos de grasas
  • No combinar frutas ácidas y dulces
  • No combinar ácidos con almidón

La transición a una dieta cruda: Cómo hacerlo bien

Para hacerlo bien debes comenzar incluyendo alimentos no cocinados en tu comida. Recuerda que no es bueno hacer cambios drásticos, así que utiliza el vapor para cocinar o cocina en una temperatura menor a 45 °C.

Es muy sencillo comenzar la transición, solo necesitas tener ganas y motivación y llevar las cosas con calma.

Pros y contras

B12 escrito con pastillas
Debe valorarse el beneficio/riesgo por la falta considerable de otros nutrientes como la vitamina B12.

Previamente a adoptar el estilo de vida de una dieta vegana cruda debemos valorar todos los pros y contras, con sus ventajas e inconvenientes, antes de aplicarla. Por supuesto, la consulta a un especialista sería lo más recomendado.

Beneficios de la dieta crudivegana

Las personas que siguen una dieta de alimentos crudos creen que tiene numerosos beneficios de salud, incluyendo:

  • Aumento de la energía
  • Una piel más clara
  • Pérdida de peso
  • Reducción del riesgo de algunas enfermedades

La dieta de alimentos crudos contiene menos grasas trans y grasas saturadas que la típica dieta occidental. Es baja en sodio y azúcar, y aporta altos niveles de potasio, magnesio, ácido fólico, fibra, vitamina A y antioxidantes, todos ellos beneficiosos para la salud.

Lee también: Barritas de cereal veganas para calmar tus antojos

Riesgos de seguir este tipo de dieta

Una de las principales objeciones que se plantean es el posible riesgo de deficiencias nutricionales, principalmente por carencia de vitamina B12, hierro, zinc y ácidos grasos omega-3.

Un estudio encontró que las personas crudiveganas tienen niveles más altos de homocisteína y bajos niveles de colesterol HDL, debido a la deficiencia de vitamina B12.

Por otro lado, las personas con hipoglucemia o diabetes deben tener cuidado en la dieta de alimentos crudos. Aunque los antioxidantes, verduras y fibra pueden ser útiles, una cantidad excesiva de jugos podría empeorar su condición.

Del mismo modo es indispensable consultar a un médico o experto nutricionista antes de emprender una dieta crudivegana. Especialmente personas con antecedentes de trastornos de la alimentación o las que tienen bajo peso.

Por último, recuerda que el éxito que tengas en tu dieta dependerá de la motivación que tengas al realizarla. Además de las ganas que tengas de realizar un cambio en tu vida.

  • Kapoor, A., Zuberi, N. A., Rathore, M. I., & Baig, M. (2015). Serum homocysteine level in vegetarians in District Tharparker, Sindh. Pakistan journal of medical sciences31(1), 127-30.
  • Rogerson, D., Maçãs, D., Milner, M., Liu, Y., & Klonizakis, M. (2018). Contrasting Effects of Short-Term Mediterranean and Vegan Diets on Microvascular Function and Cholesterol in Younger Adults: A Comparative Pilot Study. Nutrients10(12), 1897. doi:10.3390/nu10121897
  • Bloomer, R. J., Gunnels, T. A., & Schriefer, J. M. (2015). Comparison of a Restricted and Unrestricted Vegan Diet Plan with a Restricted Omnivorous Diet Plan on Health-Specific Measures. Healthcare (Basel, Switzerland)3(3), 544-55. doi:10.3390/healthcare3030544