Dos modelos de dietas para niños con problemas de obesidad

Es fundamental incluir recetas y presentaciones apetecibles en las dietas para los niños con problemas de obesidad. De lo contrario, corremos el riesgo de que se nieguen a los platos que preparemos

Durante los últimos años, la cantidad de niños con sobrepeso ha ido aumentando gravemente.

Muchos padres tratan de buscar soluciones para la alimentación de sus hijos, que les evite futuras complicaciones cardíacas, diabetes, asma e incluso problemas por discriminación social. Para contribuir a ello, os mostramos algunas dietas para niños con problemas de obesidad.

Ayudar a los niños con sobrepeso a adoptar hábitos saludables

Niños

Para obtener resultados de las dietas para niños con problemas de obesidad, es esencial equilibrar la ingesta de calorías mediante una alimentación adecuada. La base de esta dieta será fomentar el consumo de frutas, verduras y productos integrales, para evitar los refinados.

También será importante incluir en la dieta lácteos bajos en grasas y reducir el consumo de carnes rojas en beneficio de carnes magras de aves o pescados.

Las legumbres también deben ser un componente esencial de estas dietas para niños con problemas de obesidad, ya que serán una gran fuente de proteínas.

Las cantidades deben ser moderadas, para evitar ingestas excesivas de calorías y, por supuesto, limitar considerablemente el consumo de azúcar y las grasas saturadas. Una de las claves de estas dietas será evitar que los niños tomen muchas bebidas azucaradas o bollería industrial.

El problema que se debe tener en cuenta con todo esto es que estaremos tratando con niños, y las verduras y las legumbres no suelen tener éxito entre ellos.

Sin embargo, no será difícil encontrar métodos para hacer versiones más sanas de sus platos favoritos, así como información sobre cómo incorporar hábitos más saludables a su día a día.

Ver también: Alimentación saludable para niños

Modelos de dietas para niños con problemas de obesidad

3 recetas nutritivas y cautivadoras para niños

Para ofrecer algunas ideas sobre dietas adecuadas para niños con problemas de sobrepeso, os mostramos algunos ejemplos de menús diarios. En ellos, se incluyen alimentos que les aportarán los nutrientes que necesitan en su medida adecuada.

Menú 1

  • Desayuno: Para los lácteos del desayuno, será esencial introducir versiones desnatadas. Podemos acompañarlos de tostadas integrales con aceite de oliva y un zumo de frutas natural.
  • Comida: Una ensalada verde con semillas y alguna verdura le aportará energía y proteínas. También podemos preparar pasta con verduras o pescado a la plancha. En el postre será muy importante reducir el consumo de azúcar y darles fruta o un yogur desnatado.
  • Merienda: El aperitivo de media tarde no debe ser demasiado contundente. En este sentido, podemos dar a los niños algún plato basado en fruta o un tazón de cereales integrales con leche desnatada.
  • Cena: Para terminar el día, podemos incluir más verduras en la dieta, con un puré de patatas o un plato de pollo con verduras. De postre, un plátano o un melocotón pueden terminar de cubrir su consumo diario de fruta.

¿Quieres conocer más? Cereales integrales vs cereales refinados

Menú 2

Alimentos-niños

Para terminar, os mostramos otra alternativa para ampliar las posibilidades para la dieta:

  • Desayuno: Para comenzar el día, lo ideal puede ser un batido de frutas con leche desnatada, unos cereales integrales o unas tostadas con mermelada light.

Un yogur desnatado también puede ser un lácteo adecuado o, para añadir un posible toque salado, unas tostadas con aguacate, aceite de oliva y sal. De esta forma, podremos incorporar a la dieta de los niños una buena cantidad de grasas naturales saludables.

  • Comida: Un plato de arroz integral con verduras o setas, unos guisantes con patata o una crema de calabacín puede aportar a los niños una buena cantidad de las verduras diarias requeridas. Para la crema, un buen truco para agradar más a los niños podría ser añadir picatostes.
  • Merienda: De nuevo, a media tarde podemos dar a los niños un aperitivo basado en fruta o en lácteos desnatados. Para premiarles e incentivarles a seguir la dieta, otra opción es darles pan con chocolate negro o queso light con miel. Así podrán tomar algo dulce pero sin un consumo excesivo de azúcar.
  • Cena: Para terminar su dieta diaria con una ingesta suave, podemos preparar una ensalada de frutas con pasta, espárragos gratinados o unas brochetas de queso y mozzarella.

En definitiva, la clave de estas dietas para niños con problemas de obesidad es reducir el consumo de azúcar. También será importante evitar que los niños tomen comidas rápidas y sin mucha preparación, a menudo basadas en productos precocinados.

Debemos evitar que coman de manera distraída, como golosinas mientras ven la televisión y, por supuesto, incentivar el ejercicio físico habitual.