6 dietas para el control del síndrome del intestino irritable

Antonella Grandinetti · 2 septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 16 marzo, 2019
Modificar la dieta es fundamental para controlar los síntomas del síndrome del intestino irritable, una de las enfermedades más comunes de la actualidad y que más problemas causa.

¿Padeces el síndrome del intestino irritable? Entonces, necesitas modificar tus hábitos alimentarios para, de esa manera, controlar los  síntomas. En el presente artículo te presentaremos 6 tipos de dietas para el síndrome del intestino irritable.

Dicha enfermedad es un cuadro que predomina en mujeres menores de 45 años aunque, por supuesto, existen hombres y personas mayores de esa edad que lo padecen. Este problema, que afecta al intestino grueso, puede generar cólicos abdominales, gases, distensión, estreñimiento y diarrea. Como ya hemos dicho, se trata de una afección habitual en la actualidad, pero se desconocen las causas exactas que lo provocan. Si sospechas que puedes llegar a padecer de colon irritable, acércate a tu médico para que te evalúe.

Dietas para el síndrome del intestino irritable

Los síntomas pueden ser muy molestos, por lo que para su control los especialistas suelen sugerir cambios en la alimentación. Sin embargo, no existe consenso en cuanto a la mejor dieta para controlar síntomas. Como normal general, se suele sugerir:

  • No eliminar alimentos de la dieta, a menos que exista indicación médica.
  • Evitar bebidas gaseosas.
  • Limitar el consumo de comidas grasas.
  • Aumentar el consumo de fibra.
  • No realizar comidas abundantes.
  • Beber entre dos y tres litros de agua por día.
  • Evitar la ingesta de legumbres, crucíferas y otros alimentos que producen gases.
  • Eliminar el tabaco y el alcohol de la dieta.

Merece la pena destacar que la dieta para controlar los síntomas del colon irritable debe ser personalizada. Acude a un profesional antes de modificar la alimentación.

Quizá te interese: El Síndrome del intestino irritable y el papel de la dieta

1. Dieta baja en FODMAP

Dieta fodmap: dietas para el síndrome del intestino irritable
La dieta baja en FODMAP implica la reducción del consumo de hidratos de carbono simples que puedan desencadenar los síntomas.

Entre las dietas para el síndrome del intestino irritable encontramos la dieta baja en FODMAP. Es decir, una alimentación basada en la minimización del consumo de hidratos de carbono de cadena corta: oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables.

¿Cómo ayudaría a reducir el consumo de estos alimentos para controlar los síntomas del colon irritable? Muy sencillo: muchas personas no absorben estos componentes en su intestino delgado, por lo que continúan hasta el colon donde alimentan a las bacterias y se generan los síntomas.

Algunas investigaciones sostienen que si se evitan los carbohidratos mencionados, se reducirían las molestias al evitarse la fermentación de los alimentos por parte de las bacterias. Sin embargo, no existen estudios concluyentes al respecto.

A principios de este año, la Sociedad Española de Patología Digestiva ha anunciado que, tras una primera fase de restricción severa de FODMAP por entre 4 a 8 semanas, se aconseja reintroducir poco a poco los alimentos para comprobar la tolerancia y desarrollar una dieta lo menos restrictiva posible.

Nota: Esta dieta, por la restricción que hace de algunos alimentos importantes, debe realizarse bajo supervisión médica especializada. Debe valorarse el posible beneficio-riesgo según la persona.

2. Dieta sin lactosa

En el caso de que el médico sospeche de una intolerancia a la lactosa, se podría realizar una exclusión parcial de alimentos lácteos durante entre uno y dos meses, para luego reintroducir los alimentos y observar las reacciones del paciente.

En muchos casos, el síndrome de intestino irritable está asociado a problemas con el metabolismo de lácteos, según un estudio publicado en Neurogastroenterology and Motility.  Esta opción de consumir alimentos sin dicho azúcar puede mejorar la condición en el paciente.

3. Dieta sin gluten

Mujer rechazando trozos de pan
La exclusión del gluten podría ayudar a controlar los síntomas del colon irritable.

Según diferentes investigaciones, se estima que un 30 % de los celíacos fueron antes categorizados bajo el síndrome del intestino irritable. Por este motivo, en caso de sospecha de sensibilidad o alergia al gluten, el médico podría decidir excluir los alimentos con gluten para corroborar si fuese el desencadenante de los malestares.

Quizá te interese: Dieta sin gluten: las consecuencias para la salud

4. Dieta para el estreñimiento

Si padeces colon irritable con estreñimiento crónico, algunos especialistas podrían recomendarte que incluyas en la dieta alimentos ricos en fibra insoluble, que acelera el tránsito intestinal. La misma está presente en las verduras y los cereales integrales.

Cuando tu problema es alternar episodios de estreñimiento con diarrea, deberías incorporar a tus hábitos alimentarios la ingesta regular de fibra soluble, presente en alimentos como la avena y la cebada, las semillas, y las frutas.

5. Dieta para la diarrea

Persona sentada en el inodoro
Algunas personas pueden padecer periodos de estreñimiento seguidos de episodios de diarrea.

Entre las dietas para el síndrome del intestino irritable debemos mencionar una opción para controlar la diarrea. Se trata de un síntoma muy frecuente en algunos casos de colon irritable. Además, requiere de una gran atención debido a posibles problemas de malabsorción de nutrientes esenciales.

Si padeces diarrea de manera regular, deberías evitar el consumo de café y alcohol, ya que se trata de dos estimulantes intestinales. Lo mismo sucede con los lácteos. Sin embargo, es importante que incluyas otras fuentes de calcio a tu dieta como puede ser la leche de soja.

Además, la ingesta regular de probióticos podría ayudara a solucionar este problema, tal y como afirma una investigación publicada en la revista Food & FunctionSu consumo puede llevarse a cabo mediante alimentos fermentados o por medio de los suplementos.

6. Recomendaciones de instituciones sanitarias

Es imposible realizar una lista de alimentos recomendados para todas las personas que padecen colon irritable ya que, como hemos dicho al inicio del artículo, la dieta debe personalizarse en razón de la sintomatología y respuesta a los alimentos de cada paciente.

Sin embargo, a continuación te presentaremos una selección de alimentos cuyo consumo puede considerarse recomendado, restringido o prohibido realizada por el Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico Universitario de Valladolid (Castilla y León, España).

Alimentos recomendados:

  • Pan integral, salvado de trigo y cereales integrales.
  • Huevo entero.
  • Frutas y verduras.
  • Lácteos desnatados.
  • Carnes magras.
  • Frutos secos.
  • Pescado blanco.
  • Aceite de oliva en cantidades moderadas.
  • Agua.
  • Infusiones.

Alimentos restringidos

  • Pescados azules.
  • Fiambres.
  • Legumbres.

Alimentos prohibidos

  • Verduras flatulentas, como el coliflor o el brócoli.
  • Quesos grasos y lácteos enteros.
  • Carnes rojas y embutidos.
  • Pan de molde.
  • Mantequilla y margarina.
  • Picantes.
  • Salsas comerciales.
  • Café.
  • Alcohol.
  • Bebidas gaseosas.

Nota: Estas son recomendaciones en cuanto a alimentos, por lo que debe evaluarse la tolerancia previa del paciente. Es posible que alguno de los alimentos “seguros” te generen molestias. Recuerda que estos listados no son 100 % adecuados para todas las personas.

Optimiza la dieta para el síndrome del intestino irritable

Antes de realizar modificaciones en la alimentación, visita al médico. Un especialista en el síndrome del intestino irritable será la persona adecuada para diseñar tu dieta sobre la base de los síntomas y necesidades personales.

  • Altobelli E., Negro V., Angeletti PM., Latella G., Low FODMAP diet improves irritable bowel syndrome symptoms: a meta analysis. Nutrients, 2017.
  • Carmo MS., Santos CI., Araújo MC., Girón JA., et al., Probiotics, mechanisms of action and clinical perspestives for diarrhea management in childres. Food Funct, 2018. 9 (10): 5074-5095.
  • Varjú P., Gede N., Szakacs Z., Hegyi P., et al., Lactose intolerance but not lactose maldigestion is more frequent in patients with irritable bowel syndrome than in healthy controls: a meta analysis. Neurogastroenterol Motil, 2019.