Diferencia entre alergia e intolerancia a los alimentos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 25 noviembre, 2018
Todos hemos oído hablar de alergias e intolerancias alimentarias, muy comunes hoy en día y que parece van en aumento. Sin embargo, mucha gente no sabe cuál es la diferencia entre ambos términos y los confunden.

Todos hemos oído hablar de los conceptos de alergia e intolerancia alimentarias, ya que es un tema muy común hoy en día. Presentar reacciones adversas después de ingerir ciertos alimentos es algo común y muchas personas lo padecen. Sin embargo, mucha gente no conoce la diferencia entre alergia e intolerancia a ciertos alimentos.

Aunque algunos alimentos pueden provocar reacciones adversas, no todas las reacciones adversas son consideradas alergias. En realidad, aproximadamente solo el 10% de la población padece alergias alimenticias.

Alergias 

Alergias.

La alergia tiene lugar cuando el cuerpo identifica como algo extraño a una sustancia que, en principio, es inofensiva. En este caso, interviene el sistema inmune, que genera malestar y en casos más graves síntomas más severos.

Entre los síntomas provocados por una alergia se encuentran:

  • Producción de histamina y otras sustancias con acción inflamatoria.
  • Molestias cutáneas: picazón en la piel y sarpullidos.
  • Molestias digestivas: dolores, vómitos, diarrea, etc.
  • En los casos más graves se puede producir una grave reacción anafiláctica que provocaría la inflamación de las vías respiratorias. Esto puede provocar la asfixia o incluso la muerte de la persona que lo padece.

Debido a la peligrosidad de la alergia, es muy importante que se diagnostiquen adecuadamente y que se cumpla la normativa con respecto a los alimentos: el Anexo II del Reglamento 1169/2011 y Real Decreto 123/2015. Según esta normativa, se deben declarar la presencia de alguno de los 14 alérgenos presentes en los alimentos que consumimos.

Entre los alimentos que provocan más reacciones alérgicas se encuentran los cacahuetes, el pescado, las ostras, el trigo, la leche, los huevos y la soja.

Además, las personas que tengan diagnosticada una alergia grave puede que necesiten llevar siempre consigo una jeringuilla precargada de adrenalina. De esta forma, esta jeringuilla se usaría como una primera intervención en caso de una reacción anafiláctica.

Ser alérgico a un alimento es una condición poco común, sin embargo, es muy conocida debido a que se suelen intercambiar los términos de alergia e intolerancia o incluso se usan indistintamente.

Ver también: Remedios naturales para la alergia estacional

Intolerancia

Intolerancia a la lactosa.

 

Las intolerancias, por otro lado, se dan cuando el organismo es incapaz de digerir de forma correcta algún componente de un alimento. Un ejemplo muy común de intolerancia es la intolerancia a la lactosa.

Una intolerancia no supone un peligro para la vida de una persona. Sin embargo, puede provocar que la persona se encuentre mal y que los síntomas afecten, a su vez, al estado psicológico de la persona.

Además, debido a que la intolerancia a algunos alimentos puede no resultar clara desde el principio, diagnosticarla puede llevar algo de tiempo.

No se conoce la razón exacta por la que se produce una intolerancia. Sin embargo, se sabe que hay factores vinculados a su desarrollo, entre los que se encuentran:

  • Factores genéticos.
  • Consumo excesivo de alimentos refinados.
  • Una dieta baja en fibra.
  • Una dieta rica en grasa.

Básicamente, existen dos clases de intolerancias:

  • La enfermedad celíaca: es una intolerancia al gluten, una proteína presente en las harinas (trigo). El sistema inmune de la persona rechaza esta proteína, por lo que se produce una reacción exagerada contra ella. Es decir, esta intolerancia es de base inmunológica.                                                                                                           La celiaquía produce unos síntomas de tipo digestivo muy molestos. Esto se debe a que provoca que la mucosa del intestino se inflame y se produzca la destrucción de las vellosidades intestinales que se encargan de absorber los nutrientes.
  • Intolerancia a la lactosa: se trata de una patología leve, y en algunos casos incluso transitoria. Esto se debe a que esta intolerancia se produce cuando los niveles de una enzima bajan, por lo que no se pueden absorber los azúcares de la leche en el intestino.

Te recomendamos leer: La intolerancia a la lactosa, una lucha contra la propia genética

¿Cómo saber diferenciar entre el padecimiento de alergia e intolerancia?

Analítica de sangre.

Hay distintos métodos para diagnosticar ambas patologías, alergia e intolerancia alimentaria.  En el caso de las alergias,  los más comunes son:

  • Prueba cutánea o prick test: este es el método más común para diagnosticar una alergia. Consiste en colocar sobre la piel extractos de alimentos que se sospecha que causan la reacción alérgica para ver si se produce hinchazón o escozor en la piel.
  • Análisis de IgE: las inmunoglobulinas E (IgE) son componentes de nuestras defensas que se activan cuando se produce una alergia. debido a esto, el analisis de estos componentes son útiles a la hora de diagnosticar una alergia.

Por otro lado, a la hora de diagnosticar una intolerancia los métodos más utilizados son:

  • Test genéticos: se trata de una prueba que permite conocer si la persona tiene la capacidad de producir esas enzimas digestivas o no.
  • Dietas basadas en la eliminación del alimento “sospechoso” de provocar la reacción adversa. Este método consiste en eliminar de la dieta el alimento que se sospecha causa la intolerancia para ver si la condición mejora.
  • Kishikawa, R., & Sugiyama, A. (2017). Food allergy. In Evolution of Atopic Dermatitis in the 21st Century (pp. 355–366). Springer Singapore. https://doi.org/10.1007/978-981-10-5541-6_28
  • Carrard, A., Rizzuti, D., & Sokollik, C. (2015). Update on food allergy. Allergy: European Journal of Allergy and Clinical Immunology70(12), 1511–1520. https://doi.org/10.1111/all.12780
  • Sicherer, S. H., & Sampson, H. A. (2014, February). Food allergy: Epidemiology, pathogenesis, diagnosis, and treatment. Journal of Allergy and Clinical Immunology. https://doi.org/10.1016/j.jaci.2013.11.020
  • Lomer, M. C. E. (2015, February 1). Review article: The aetiology, diagnosis, mechanisms and clinical evidence for food intolerance. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. Blackwell Publishing Ltd. https://doi.org/10.1111/apt.13041
  • Turnbull, J. L., Adams, H. N., & Gorard, D. A. (2015, January 1). Review article: The diagnosis and management of food allergy and food intolerances. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. Blackwell Publishing Ltd. https://doi.org/10.1111/apt.12984