¿Cómo diferenciar correctamente las cefaleas?

8 mayo, 2018
Existen varias particularidades de las cefaleas que nos permitirán diferenciarlas de las migrañas, enfermedad crónica mucho más incapacitante.

Diferenciar correctamente las cefaleas, a veces, no es una tarea fácil. Aunque en ocasiones tratemos a las cefaleas y migrañas como si fueran lo mismo, la verdad es que sus desencadenantes son bastante distintos. Ser conscientes de esto, nos ayudará a resolver estos dolores de cabeza lo antes posible.

Lo que sí debe estar claro es lo que es una cefalea. Una cefalea la podemos definir como un dolor de cabeza intenso que suelen tener un origen emocional o tensional. Esto es muy importante, porque aquí radica la gran diferencia con respecto al resto de dolores.

Las cefaleas son emocionales o tensionales

Una manera de diferenciar correctamente las cefaleas es saber que su origen siempre tiene que ver con una emoción o con una situación de tensión. Por eso, si sufrimos dolores de cabeza recurrentes, es importante que nos fijemos y reflexionemos sobre qué ha ocurrido antes de que se produjera.

Mujer con dolor de cabeza.

No solemos percatarnos de muchas cosas que suceden y que pueden desencadenar una cefalea. Un elevado grado de presión en el trabajo que nos hace sentir estrés o sentirnos cansados debido a que hemos dormido mal o no hemos descansado lo suficiente puede ser el detonante.

En el caso de que la cefalea tenga un origen emocional, podemos pensar en aquellas personas que tienen pensamientos obsesivos. Si les ha dejado su pareja o han pasado por una experiencia en la que su inseguridad se ha disparado, quizás le estén dando vueltas a un mismo pensamiento sin posible salida aparente.

Cuando le damos vueltas a un pensamiento que nos genera una emoción negativa, esto puede conducirnos a un estado de estrés y ansiedad. Por lo tanto, se puede decir que realmente es el estrés el que origina las cefaleas.

Ver también: Los 5 mejores remedios herbales para las cefaleas

Los problemas de salud pueden provocar cefaleas

Aunque la gran parte de las personas que sufren cefaleas pueden registrar su origen en una causa emocional o tensional, lo cierto es que estas pueden aparecer debido a otros factores. Por ejemplo, debido a una serie de problemas de salud.  Imaginemos que hemos pasado por algún tipo de infección y nuestras defensas, de manera inevitable, están bajas. Esto que nos puede parecer tan irrelevante puede desencadenar una cefalea.

Subida de tensión puede provocar dolor de cabeza.

De igual manera, si por el motivo que sea sufrimos de una tensión arterial alta, en el momento en que suframos una subida de tensión se puede dar una cefalea. Si somos conscientes de lo que nos sucede, una cefalea puede alertarnos de que, por ejemplo en este caso, nuestra tensión se ha elevado por encima de lo normal.

Cuidar lo que comemos para prevenir cefaleas

Con todo lo anterior, podemos diferenciar correctamente las cefaleas, no obstante para poder prevenirlas debemos cuidar lo que comemos o nuestros hábitos. Por ejemplo, consumir demasiado café, fumar o beber pueden causar cefaleas que nada tengan que ver con los motivos anteriores.

Las cefaleas pueden ocurrir a cualquier edad, aunque son más propensas a sufrirlas adolescentes, ya que se encuentran en una etapa de su vida muy estresante. No obstante, una manera de diferenciar correctamente las cefaleas es atender a su duración y su grado de dolor.

Quizá te interese: ¿Qué es lo bueno y lo malo de tomar café?

Por lo general, una migraña suele durar unos 3 días y el dolor puede llegar a ser tan intenso que puede impedir a la persona llevar a cabo sus responsabilidades diarias. La persona puede que llegue a faltar al trabajo debido a una migraña.

Esto no sucede con las cefaleas. El hecho de que nos duela no nos impide llevar a cabo nuestras responsabilidades. Esto no quiere decir que el dolor no se prolongue en el tiempo, sino que no resulta incapacitante para nosotros. Aunque nos duela la cabeza, podemos seguir trabajando, por ejemplo.

Dolor de cabeza.

No obstante, es muy raro que una cefalea dure unos 3 días. Su duración es mucho menor y se resuelve de manera efectiva si solucionamos el motivo del detonante. Si ha sido el estrés, relajarnos aliviará nuestro dolor de cabeza hasta que dentro de unos minutos termine desapareciendo.

¿Alguna vez te ha resultado difícil diferenciar correctamente las cefaleas? Ahora, con estas indicaciones, sabrás cómo prevenirlas y el motivo por el que pueden surgir. Tal vez, con esto, también te hayas dado cuenta de que, en realidad, no sufres cefaleas, sino migrañas…

Te puede gustar