Cómo diferenciar los distintos tipos de acné en la cara

Sea cual sea el tipo de acné que nos afecte, es fundamental que cuidemos de la higiene de la zona y que bajo ningún concepto manipulemos con las manos los granos.

Los granitos en el rostro suelen ser asociados con la adolescencia o pubertad. Sin embargo, son muchos los tipos de acné. De ahí que pueda aparecer, en realidad, en cualquier momento de la vida. Sus causas también son diversas.

En este artículo, te contamos cómo diferenciar los distintos tipos de acné que existen.

Tipos de acné

acné

Según el Diccionario de la lengua española, el acné es la “enfermedad de la piel caracterizada por una inflamación crónica de las glándulas sebáceas, especialmente en la cara y en la espalda”.

Contrariamente a la creencia de que todos los granitos son iguales, es necesario saber que existen diferentes tipos de acné. Cada uno de ellos tiene características propias y suele aparecer en situaciones específicas.

Acné vulgar o común

Son puntos blancos, espinillas y granos pequeños que pueden aparecer en el cutis. También podría presentarse en otras zonas del cuerpo, como la espalda, los hombros y el pecho.

El acné vulgar es leve, debería ser tratado por un dermatólogo.

Te puede interesar leer también los 5 tratamientos caseros para combatir las espinillas del rostro.

Acné premenstrual

Los granos son pequeños. Aparecen en los días previos al periodo menstrual, debido a los cambios hormonales que tienen lugar en el cuerpo.

Si, además, se sufre de acné vulgar, las espinillas en esta etapa se hacen más visibles. Sin embargo, lo normal es que desaparezcan en menos de una semana.

Acné del bebé

Algunos recién nacidos tienen granitos durante las primeras 72 horas de vida. Guardan relación con las hormonas que la madre le traslada a la criatura a través del cordón umbilical. Desaparece con el correr de los días.

Acné queloideo

Es común en los hombres, tanto adolescentes como adultos. Es causado por un mal afeitado, una cuchilla en mal estado o por una reacción alérgica a la espuma. Dicha irritación acarrea el acné queloideo, que aparece en la barbilla y el cuello.

Acné latrogénico

Acné latrogénico

Es uno de los efectos secundarios de muchos fármacos, tales como:

  • Androgénicos
  • Anabolizantes
  • Anticonceptivos orales
  • Corticosteroides
  • Isoniacidas
  • Yoduros

Para poder tratar este tipo de acné, es imprescindible cambiar el tipo de medicación. Por supuesto, esto habrá que hacerse siempre siguiendo las indicaciones de un médico.

Comedón

Es una lesión simple provocada por el acné común. Se trata de un folículo piloso obstruido grasa o bien, por células cutáneas muertas.

Un comedón es una protuberancia de color rojizo, que, a diferencia de los granos, no presenta “punta”.

Entre sus causas más comunes, están el uso de ciertos productos de maquillaje y la falta de una limpieza adecuada. Para evitar la aparición de los comedones, se recomienda cambiar el producto de belleza. También se aconseja lavar con frecuencia la zona afectada para que los poros no se obstruyan.

Punto negro

Es un comedón abierto en la superficie de la dermis. Aparece cuando el exceso de oleosidad o de células muertas taponan el poro.

Lejos de lo que pudiera parecer, su color negro obedece a la reacción de la grasa en contacto con el aire. No se debe a la suciedad.

Los puntos negros deben extraerse con las manos bien limpias. Así, evitaremos infecciones que  muchas veces están detrás de las cicatrices o rojeces.

Punto blanco

Cuando el comedón permanece cerrado, podrían formarse en el cutis los puntos blancos.

Aparecen cuando la grasa y las células muertas impiden que el folículo piloso se abra. Por ello, la glándula sebácea no puede drenar correctamente.

Existen tratamientos dermatológicos que aseguran un buen drenaje.

Pápula

Pápula

Ocurre cuando un comedón, punto blanco o negro se inflama y provoca una protuberancia de color rosado o rojo. Puede doler si le toca y ser causa de mucha sensibilidad en la zona afectada.

Si nos rascamos, pellizcamos o apretamos la pápula, la situación podría empeorar. Incluso, podría dar lugar a la aparición de una cicatriz.

Cuando el rostro presenta muchas pápulas, se puede afirmar que se sufre de acné moderado a severo.

Pústula

Este es otro tipo de grano inflamado. Es similar al punto blanco, pero con una aureola o círculo rojo alrededor de la protuberancia. Generalmente, alberga en el interior una buena cantidad de pus.

Se aconseja no pellizcarlos ni apretarlos para evitar que queden cicatrices o marcas en la piel.

Acné rosácea

Acné rosácea

Si bien es más frecuente en las mujeres, la rosácea afecta a millones de personas en todo el mundo, sobre todo a las que tienen más de 30 años.

Son marcas de color rosa o rojo. Su aspecto es parecido al de una erupción. Algunas veces, pueden hasta verse los vasos sanguíneos que se encuentran en la superficie de la piel.

Suele aparecer en las mejillas, la barbilla, la nariz y, con menos incidencia, en la frente. Puede estar acompañado, además, por manchas, granos y protuberancias.

Si no se trata cuando aún es moderada, la rosácea puede llegar a ensanchar o a inflamar los tejidos. Ello podría provocar, incluso, el engrosamiento de la nariz.

Acné severo

Son lesiones o protuberancias de mayor consideración. Por lo general, muy dolorosas.

El acné severo no es fácil de tratar. Y, es probable que un tratamiento no adecuado deje marcas y cicatrices para toda la vida.

Si tienes un familiar cercano aquejado de acné severo, leer 6 soluciones naturales para disminuir el aspecto de las cicatrices puede serte de mucha utilidad.

Nódulo

Es una protuberancia que al tocarla se siente firme. El nódulo se desarrolla en las capas más profundas de la piel y suele ser muy doloroso.

Siempre debe ser tratado por un dermatólogo. Recuérdalo: sin excepción. Solo bajo la supervisión médica, se consigue reducir la inflamación de a poco y hacer que los síntomas desaparezcan.

Quiste

Es una lesión grave y muy visible. Suele tener el aspecto como de burbujas llenas de pus.

Un quiste es bastante doloroso y ha de ser tratado siempre por un médico. En la mayoría de casos, requiere ser eliminado por medio de cirugía menor, con anestesia local.

Las personas que desarrollan quistes están dentro del grupo de pacientes con acné muy severo.

Acné conglobota

Acné conglobota

Es uno de los tipos de acné más graves que existe. Es particularmente peligroso cuando no se ha realizado ningún tratamiento previo. De ahí que sea más fácil que se infecte o duela.

El acné conglobota es más común en los hombres. Además de en el cutis, podría aparecer en los muslos, en el pecho, en el cuello y en los brazos.

Su padecimiento está relacionado con problemas del sistema inmunitario.

Foliculitis profunda o diseminada

De todos los tipos que existen, este es el acné más grave. Su origen es una infección bacteriana, debido a un mal tratamiento o manipulación de las pústulas y quistes. Debe ser tratado con antibióticos.

Buxton, P. (1998).  ABC de la dermatología. 2ª ed. México DF: BJM. Dreno B., Bagatin E., Blume-Peytavi U., Rocha M., Gollnick H. “Tipo femenino de acné adulto: consideraciones y manejo fisiológicos y psicológicos”, J Dtsch Dermatol Ges, 16: 10 (2018), pp. 1185-1194. doi: 10.1111 / ddg.13664. Epub 2018 24 de septiembre. Real Academia Nacional de Medicina. (21012). Diccionario de términos médicos. Madrid: Panamericana.