Diferencias entre la anestesia epidural y la anestesia raquídea

María Vijande 26 mayo, 2018
A pesar de que la anestesia raquídea y la epidural comparten el mismo objetivo, que es el de evitar el dolor, presentan varias diferencias que explicamos a continuación.

La anestesia epidural y la raquídea son dos técnicas diferentes de anestesia que se llevan a cabo dependiendo del tipo de intervención que necesite el paciente.

A pesar de que presentan diferencias, ambas técnicas tienen un principio farmacológico similar. Es por ello por lo que debemos entender primero cual es su mecanismo para luego comprender mejor las diferencias entre estos dos tipos.

¿Cuál es el mecanismo de acción de un anestésico local?

Tanto la anestesia epidural como la raquídea son dos tipos de técnicas de administración de anestésicos locales que tienen como objetivo bloquear temporalmente la capacidad del cerebro de reconocer un estímulo doloroso.

Cuando llega un estímulo a una célula, la membrana de esta sufre un cambio de potencial eléctrico por un movimiento de los iones de sodio (Na) y potasio (K). Este cambio de potencial eléctrico hace que se produzca lo que se llama una despolarización de la membrana haciendo que el impulso nervioso se propague por toda ella.

Los anestésicos interfieren con los receptores de sodio de la membrana del nervio, impidiendo así que se despolarice la membrana y por lo tanto bloqueando la transmisión del estímulo por la membrana. Al no transmitirse el estímulo, no sentimos el dolor. A continuación explicamos cada tipo de anestesia para saber cuáles son las diferencias entre ellas.

¿En qué consiste la anestesia epidural?

Esta anestesia es conocida como aquella que se administra a las mujeres cuando van a dar a luz para que el proceso del parto sea menos doloroso.

La técnica consiste en administrar un fármaco anestésico en el espacio epidural a través de un catéter. El espacio epidural es un espacio que está fuera de la duramadre (capa más superficial que envuelve la médula espinal) que tiene como función proteger a la médula de posibles daños.

La técnica se lleva a cabo mediante una punción en la espalda a la altura aproximadamente de las vértebras lumbares L3-L4 o L4-L5.

¿Y la anestesia raquídea?

La anestesia raquídea también se la conoce como anestesia intradural. En este caso, la administración del fármaco anestésico se introduce con una aguja de pequeño calibre en la espalda, concretamente en el espacio subaracnoideo.

Este espacio es el que se encuentra entre las capas aracnoides y piamadre, que son las que siguen a la capa duramadre, que como hemos dicho, es el nivel en el que se administra la epidural, siendo esta una de las principales diferencias entre ambas anestesias.

Por lo tanto, para llevar a cabo la anestesia raquídea, se hace una punción con el paciente sentado o tumbado en posición fetal. Cuando el paciente esta en la posición adecuada, se busca el espacio entre dos vértebras.

Normalmente, se suele realizar a nivel lumbar ya que hay menos riesgo de lesión. Sin embargo, también se puede llevar a cabo en la zona cervical, el la torácica o en la sacra, siendo esta última la más utilizada en niños pequeños.

Usos de la anestesia epidural

Como ya sabemos, la anestesia epidural se lleva a cabo cuando la mujer está dando a luz, en el momento del parto. La técnica de administración la debe realizar un médico especialista llamado anestesista.

Por lo tanto, el dolor producido por el parto es la razón por la cual se decide administrar el anestésico. Esta decisión la lleva a cabo el equipo médico, ya que hay a veces que la adminitración de la anesetesia epidural está contraindicada.

Recuperarse de una cesárea el “después” del parto

Sin embargo, es responsabilidad de la matrona indicar al anestesista cuando es el momento más adecuado para la admisión de la epidural. Cuando el estado de dilatación es avanzado es posible que no se administre esta anestesia ya que es cuando podría haber más riesgos que beneficios. Además de esta situación, existen una serie de contraindicaciones en las que está anestesia no puede ser administrada, y estás son:

  • Negación del paciente.
  • Infección en el punto de punción.
  • Hipotensión considerable.

Usos de la anestesia raquídea

La anestesia raquídea también se puede administrar en el parto en caso de cesárea. La raquídea es una anestesia que actúa más rápido que la epidural. La presencia del anestésico en la columna vertebral bloquea los nervios que pasan a través de la columna lumbar, bloqueando la transmisión de los estímulos dolorosos que vienen desde los miembros inferiores y del abdomen.

Por lo tanto, a parte de su uso en las cesáreas, se utiliza con frecuencia en procedimientos quirúrgicos que incluyen a los genitales, a las vías urinarias o a la parte inferior del cuerpo.

Generalmente, la anestesia raquídea no produce efectos negativos importantes en los pacientes. Sin embargo, si pueden darse ciertas complicaciones con este tipo de anestesia, de las cuáles señalamos algunas a continuación:

  • Disminución de la presión sanguínea.
  • Cuadros convulsivos.
  • Infecciones.
  • Daño en el nervio.
  • Reacción alérgica.

Bibliografía

María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar