Diferentes antibióticos para la infección de orina

Julia Sedano · 26 junio, 2018
Las infecciones de orina son realmente frecuentes. Generalmente se tratan con antibióticos, pero ¿cuáles se usan y por qué?

Como en cualquier infección, a día de hoy es posible utilizar distintos antibióticos para la infección de orina. Esto depende de cómo de efectivo sea un antibiótico frente a cada uno de los posibles microorganismos causantes de la enfermedad.

Para conocer la sensibilidad de un microorganismo a un antibiótico es necesario tomar muestras de la zona infectada, cultivarlas y observar cómo responden. Supone un proceso costoso, pero sobre todo largo.

Pero las infecciones de orina son muy frecuentes y muy molestas. Por esto, para agilizar el proceso a la hora de escoger un tratamiento, se ha estudiado la relación entre las circunstancias en las que se desarrolla la infección y los microorganismos causantes y su sensibilidad al antibiótico. A lo largo de esta entrada explicaremos los distintos antibióticos que se utilizan en las distintas infecciones de orina.

Tipos de infecciones de orina

Es posible clasificar las infecciones de orina en función de diversos parámetros. En este caso, nos centraremos en sólo algunos de ellos. A grandes rasgos, podemos dividir las infecciones de orina en:

  • Pielonefritis: infección del riñón.
  • Infección de orina complicada: cistitis o pielonefritis que se desarrollan con una patología de base.
infeccion-orina

Algunas de las circunstancias que califican una infección de orina como “complicada” son el embarazo o la diabetes mal controlada. También influye el que exista un daño renal previo a la infección, o cualquier dispositivo colocado en las vías urinarias (por ejemplo, un catéter). Se incluyen asimismo anomalías funcionales o anatómicas del tracto urinario.

Lee también: ¿Por qué siempre tengo ganas de orinar?

Gérmenes causantes de infección de orina

Las infecciones de orina suelen estar causadas por bacterias gram negativas. Una bacteria es gram negativa cuando en ella no funciona la tinción de Gram (influyen ciertas características de la pared de la bacteria). Las bacterias gram negativas se caracterizan por ser muy propensas a hacerse resistentes a los antibióticos (aclararemos más adelante lo que significa esto).

La bacteria que más frecuentemente se encuentra en todos los tipos de infecciones de orina antes descritos es Escherichia coli. Se trata de un bacilo (tienen forma de bastón) anaerobio (no utiliza oxígeno). Le siguen en frecuencia Proteus (sobre todo en infecciones por catéteres) y Klebsiella.

Klebsiella, a diferencia de E. coli, es anaerobio facultativo (no necesita oxígeno pero puede utilizarlo), y se encuentra predominantemente en infecciones complicadas. 

También se encuentran, aunque con relativa poca frecuencia, los estafilococos (S. aureus, S. epidermidis). Son cocos (esféricos) y al reproducirse, las colonias toman forma de racimo de uvas. En muchas ocasiones (sobre todo en infecciones complicadas) están involucrados varios microorganismos distintos.

Bacteria

 

Algunos aspectos acerca del efecto de los antibióticos

Un concepto de especial importancia es el de resistencia. Un microorganismo es resistente a un antibiótico cuando ha desarrollado variaciones en sus genes que le confieren inmunidad a ese fármaco.

Los gérmenes transmiten esta variación genética a medida que se reproducen. Por esto, un individuo puede infectarse de un germen resistente, o puede suceder que la resistencia se desarrolle dentro del individuo. Independientemente a lo anterior, se encuentran variaciones en la efectividad de un antibiótico frente a distintos microorganismos de la misma especie.

En cuanto al mecanismo de acción de un antibiótico, a grandes rasgos existen dos tipos:

  • Bacteriostáticos: inhiben el crecimiento de la colonia (conjunto de microorganismos).
  • Bactericidas: exterminan los microorganismos.

Ver también: Leucocitos en la orina: ¿Qué significa?

Distintos antibióticos para las infecciones de orina

Existen muchos tipos de tratamiento, pero nos centraremos en cuatro antibióticos.

El primero será trimetoprima/sulfametoxazol. Es bactericida, interviene en la síntesis de ácido fólico, con lo que no ya no pueden sintetizar ácidos nucleicos ni proteínas. Es efectivo sobre todo ante estafilococos. Se utiliza también la fosfomicina. Es bacteriostático, inhibe la síntesis de la pared celular. Es efectivo sobre todo ante Escherichia coli y Proteus.

También inhibe la síntesis de la pared celular la nitrofurantoína. Sin embargo, es bacteriostática o bactericida dependiendo de la dosis y del microorganismo. Impide el metabolismo de glúcidos y la síntesis de la pared bacteriana. Es efectiva sobre todo frente a E. coli y estafilococos.

Puede utilizarse asimismo la ceftriaxona, que es bactericida, y también inhibe la síntesis de pared celular. Es efectiva sobre todo frente a pseudomonas.

  • Andrés Wurgaft, K. (2010). Infecciones del tracto urinario. Revista Médica Clínica Las Condes. https://doi.org/10.1016/S0716-8640(10)70579-4
  • Calderón-Jaimes, E. (2013). Diagnóstico y tratamiento de las infecciones en vías urinarias: un enfoque multidisciplinario para casos no complicados.
  • Sociedad Española de Quimioterapia, Sociedad Española de Medicina Interna, & Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación. (2013). Guía de Tratamiento antimicrobiano de la infección por Staphylococcus aures.