Digoxina: qué es y sus aplicaciones terapéuticas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 11 enero, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 11 junio, 2018
Si alguna vez has visto esta palabra en algún lugar, tal vez te has preguntado qué es la digoxina. En este artículo profundizaremos sobre ello.

Quizás te has preguntando alguna vez qué es la digoxina. Hoy descubrirás que este fármaco pertenece a los glucósidos cardíacos, debido a una sustancia que se obtiene de la planta Digitalis purpurea. Esta se utiliza en medicina para tratar los problemas del corazón.

Pero, aunque la digoxina está destinada a solucionar los trastornos cardíacos, no debería ser utilizada en todos los casos. La fibrilación auricular, por ejemplo, a menos que sea estrictamente necesario, no se debería tratar con este medicamento.

¿Qué es la digoxina?

Desde el ámbito científico descubriremos que este fármaco inhibe una proteína de membrana que regula los flujos de sodio y potasio en las células cardíacas.

Esto aumenta la fuerza de contracción del músculo cardíaco y, como consecuencia, la presión arterial disminuye. De esta manera se reduce el riesgo de sufrir un infarto.

Aplicaciones terapéuticas de la digoxina

La digoxina se obtiene de la planta Digitalis purpurea

Ahora que ya sabemos qué es la digoxina, vamos a ver sus aplicaciones terapéuticas. Como bien hemos mencionado, este fármaco está destinado a tratar los trastornos del corazón, específicamente, la insuficiencia cardíaca. 

A continuación, vamos a ver en qué casos está recomendado su uso y cuándo se debe optar por otro tipo de tratamiento. Descubriremos que la digoxina no suele ser una primera opción.

Fibrilación Auricular (FA)

La fibrilación auricular es una enfermedad que se caracteriza por latidos auriculares descoordinados que provocan un ritmo cardíaco rápido e irregular. Esto también se conoce por el nombre de arritmia cardíaca.

Lo que hace el tratamiento con digoxina es regular la respuesta ventricular actuando sobre el nódulo auroventricular. Las arritmias se reducen hasta el punto de ser completamente interrumpidas. Sin embargo, la digoxina solo está indicada en estos casos si otros métodos no funcionan:

  • IECA y ARA II: tratan la hipertensión arterial y otras patologías cardiovasculares como la insuficiencia cardíaca. Si existe intolerancia a la IECA, por ejemplo, se utilizaría ARA II y viceversa.
  • Beta bloqueantes: ayudan a disminuir el ritmo cardíaco y aliviar la presión del corazón.
  • Diuréticos: ayuda a drenar los líquidos acumulados en el cuerpo debido a la arritmia cardíaca. Su uso suele combinarse con alguno de los fármacos anteriores.

Insuficiencia cardíaca (ICC)

La insuficiencia cardíaca se puede tratar con la digoxina

La insuficiencia cardíaca es la incapacidad del corazón para bombear sangre de manera adecuada para satisfacer las demandas del metabolismo. En ocasiones, esto provoca que se acumulen líquidos en diferentes partes del cuerpo. En estos casos la insuficiencia cardíaca se conoce como congestiva.

Cuando la insuficiencia cardíaca es congestiva los líquidos pueden acumularse en los pulmones, en el abdomen o en las extremidades inferiores.

Para resolverlo es necesario hacer uso de los diuréticos. Existen tres tipos de insuficiencia cardíaca que se distribuyen en clase I, clase II y clase III y IV. Para cada uno de ellos se requieren tratamientos muy diferentes:

  • Clase I: se utiliza el IECA o el ARA II más beta bloqueantes.
  • II: antes de optar por la dioxina, se prueba las opciones que ya mencionamos en la fibrilación auricular.
  • Clase III y IV: se incluirá, además de la digoxina, fármacos antagonistas de la aldosterona.

Riesgos de intoxicación por digoxina

Náuseas por intoxicación con digoxina

La digoxina es considerada siempre una última opción está en su alto riesgo de intoxicación. Aunque la dosis recomendada es de 0,25 mg al día, su estrecho rango terapéutico la hace susceptible de causar un envenenamiento.

El estrecho rango terapéutico hace referencia a aquellos fármacos que pueden tener pequeñas variaciones en sus niveles plasmáticos. Esto puede provocar concentraciones subterapéuticas o supraterapéuticas.

Por lo tanto, nunca se sabe si la dosis de 0,25 mg lleva un alto o bajo grado de digoxina. La manera en la que podemos identificar si nos hemos intoxicado con este medicamento es atender a las señales de alerta.

Entre ellas visión amarillenta, cefaleas, náuseas, bradicardia exagerada. Ante estos síntomas se recomienda acudir al centro de salud más cercano lo antes posible.

La digoxina es un fármaco muy potente, pero existen otras opciones para tratar la insuficiencia cardíaca antes de tener que recurrir a él. ¿Alguna vez te la han recetado o han estudiado hacerlo? 

  • Bigger, J. T. (1985). Digitalis Toxicity. The Journal of Clinical Pharmacology. https://doi.org/10.1177/009127008502500707
  • Dec, G. W. (2003). Digoxin remains useful in the management of chronic heart failure. Medical Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/S0025-7125(02)00172-4
  • Figueiredo, E. L., & Machado, F. P. (2010). Los roles de digoxina en pacientes con insuficiencia cardíaca una revisión. Insuficiencia Cardiaca.
  • Gnocchi, C. A., Mazzocchi, O., Yaryour, C., Khoury, M. C., Noel, M. E., Torn, A., & Risso, J. A. (1998). Digoxina: Tratamiento continuo o discontinuo Medicina.
  • Hollman (1996). «Digoxin comes from Digitalis lanata»(letter). British Medical Journal312 (7035): 912.
  • Katzung, Bertram G. (2007). Basic & Clinical Pharmacology (9 edición). McGraw-HillISBN 0071451536.
  • Pincus, M. (2016). Management of digoxin toxicity. Australian Prescriber. https://doi.org/10.18773/austprescr.2016.006