Grasa acumulada: causas y zonas del cuerpo

La grasa acumulada en varias partes del cuerpo se debe a muchos factores. ¿En qué zona de tu cuerpo tiendes a acumular más? Descubre la razón.

Todos tienen más o menos grasa acumulada en diferentes partes del cuerpo. Si bien esto puede deberse a la genética o incluso al sexo (por ejemplo, a las mujeres se le acumula en las caderas y a los hombres, en el vientre) también nuestros hábitos o lo que comemos pueden estar modificando la forma del cuerpo.

Cada zona del cuerpo almacena la grasa de una manera distinta. Por ello, en este artículo te contaremos a qué se debe la grasa acumulada dependiendo de la zona del cuerpo en la que está.

¿Por qué se acumula la grasa?

Cuando se sube de peso ocurren dos mecanismos diferentes: por un lado, de la cadera hacia abajo aumenta la cantidad de las células de grasa y, por el otro, de la cintura para arriba lo que incrementa es el tamaño de las células de grasa.

Esto tiene, sin dudas, un impacto diferente en cada región. La grasa es la manera que tiene el cuerpo para guardar energía, pero no toda se guarda en el mismo lugar.

Tipos de grasa acumulada

Tipos de grasa acumulada

Grasa subcutánea

Esta grasa acumulada es la que está más cerca de la piel. Es la que primero se pierde al hacer ejercicio. La genética y las hormonas tienen mucho que ver para que esta grasa se aloje en una zona y no en otra.

Grasa visceral

Está más interiorizada en el cuerpo y se acumula alrededor de los órganos. Por supuesto, supone un peligro cuando la cantidad es excesiva.

Generalmente el exceso de la grasa visceral está precedido de un exceso de grasa subcutánea. Por ello se recomienda no tener un vientre muy prominente.

Grasa intramuscular

Esta grasa acumulada se mantiene entre las fibras musculares. No se da mucho en comparación con los otros dos tipos. Aparece en las personas con mucho sobrepeso y obesidad, y puede causar una resistencia a la insulina, principal causa de la diabetes.

4 zonas donde tenemos grasa acumulada

El cuerpo está gobernado por las hormonas. Según sus niveles pueden ayudar a tu salud o todo lo contrario. La cantidad determina tu estado de ánimo, la forma de tu cuerpo, la energía que tienes, etc.

Hay estudios que han demostrado que estas pueden determinar en qué lugar se depositará la grasa. Por ello, debes prestar atención a los desequilibrios hormonales más frecuentes y sus consecuencias para la forma del cuerpo:

Grasa en pecho y brazos: testosterona

Cuando esta hormona está por debajo de lo normal se nota en unos bíceps más gordos y pecho “inflado”, pero no precisamente por el ejercicio y la musculación. Los andrógenos son otra de las hormonas masculinas que provocan esto.

La solución es comer grasas saludables no hidrogenadas, vitamina B y proteínas, además de realizar ejercicios de pesas y fuerza.

Grasa en hombros y caderas: insulina

La grasa acumulada en hombros y caderas se debe a la insulina

Los desequilibrios de esta hormona en la sangre causa acumulación de azúcares que posteriormente se convierten en grasa. Es la típica gordura de aquellos que aman los dulces.

La solución para esta grasa acumulada es reducir el consumo de postres, golosinas e hidratos de carbono de alto índice glucémico.

Grasa en abdomen: cortisol

También conocida como la hormona del estrés, es la culpable de que se acumule la grasa en el vientre, tanto en las mujeres como en los hombres. Esta hormona hace que comamos en excesoEs preciso llevar una vida más relajada, reducir la ingesta de azúcar y aumentar las vitaminas B5 y C.

Grasa en caderas: estrógenos

Son las hormonas femeninas y por ello determinan que las mujeres acumulen grasa en los muslos y las caderas, lo que se conoce como “cuerpo de pera”.

El metabolismo es el responsable de que haya muchos estrógenos, y el hígado debería eliminarlos. Para ello come brócoli y alimentos con ácido fólico y vitaminas B6 y B12.

Ejercicios para cada tipo de grasa acumulada

En este caso hablaremos de diferentes rutinas de ejercicios. Las mismas están pensadas para 5 perfiles o tipos de cuerpos que acumulan la grasa en una zona diferente.

1. Delgado con vientre abultado

Grasa acumulada en el vientre

Este tipo de silueta aparece cuando se come por ansiedad y se está siempre nervioso. Aunque se haga dieta no se baja la panza. La grasa acumulada en esta área puede llevar a padecer enfermedades cardio-metabólicas como la hipertensión o la diabetes. Debido a esas características, los mejores ejercicios en este caso son:

  • Aeróbicos moderados, entre 3 y 4 veces a la semana.
  • Abdominales.
  • Posturales.
  • También yoga o meditación.

2. En forma de campana o de pera

Grasa acumulada en los muslos

Cuando el tronco es pequeño en relación a las caderas, cuesta mucho adelgazar y se acumula grasa en los muslos, piernas y caderas. Es el de un gran porcentaje de mujeres y eso tiene una respuesta biológica y evolutiva: deja listo al organismo para el embarazo.

Esta morfología es más vulnerable a la celulitis y la retención de líquidos. La buena noticia es que las posibilidades de sufrir problemas cardíacos o metabólicos son menores. Los ejercicios recomendados son:

  • Aeróbicos.
  • Deportes de resistencia (spinning, natación, ciclismo).
  • Danza.
  • Además yoga y taichí.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo practicar yoga en casa

3. Forma de cilindro

No hay diferencia de proporciones entre la cintura, las caderas y el tronco y la grasa se distribuye en el abdomen y la cadera. Es el que más rápido puede perder peso.

Los riesgos asociados a esta morfología son los cambios metabóicos bruscos. En cuanto a la rutina de ejercicios se recomiendan:

  • Entrenamiento integral (aeróbico, localizado y de musculación).
  • También puedes hacer tonificantes (correr, saltar, andar en bicicleta).
  • Abdominales.

4. De gran contextura

Rutinas de ejercicios para la grasa acumulada

Al engordar, esta persona lo hace de manera proporcional y no hay ningún lugar que acapare más cantidad de grasa. Los riesgos tienen que ver con la salud en general y el autoestima. Los ejercicios que mejores resultados otorgarán son:

  • Deportes de resistencia (natación, bicicleta, caminata).
  • De igual manera expresión corporal y baile.
  • Posturales.

5. Forma de reloj de arena

En este caso las curvas típicas de la mujer están bien definidas, la cintura es estrecha en relación al tronco y a las caderas. Por ello, la grasa se acumula en pechos y muslos en la misma proporción.

Puede engordar con facilidad y, en consecuencia, es difícil que fortalezca sus músculos. Tiene menos riesgo cardiovascular y una mayor esperanza de vida. La rutina de ejercicios debe incluir:

  • Actividad aeróbica (carrera, bicicleta, elíptica).
  • Además puedes ejercitar la musculación.

Ahora que sabes más sobre la grasa acumulada en el cuerpo, puedes hacer cambios en tu dieta y comenzar una rutina de ejercicios adecuada a tu cuerpo y tus necesidades.