Disfruta del camino, pero elige el camino adecuado

No permitas que el miedo a lo desconocido o las opiniones externas te impidan tomar el camino que deseas. No olvides que el único dueño de tu vida y tus decisiones eres tú

¿Tienes el trabajo que te gusta o, al menos, lo disfrutas? ¿Vives la vida tal y como te la hubieses imaginado? Si no es así, ¿por qué no cambias tu camino?

Elige el camino adecuado y verás cómo empiezas a disfrutar de todo lo que te rodea.

Lee: ¿Te sientes infeliz? Da un giro a tu vida

En ocasiones, vamos por la vida como en piloto automático. Nos cuesta tomar decisiones, así que nos dejamos ir, como si fuésemos una hoja arrastrada por el viento.

Sin embargo, nuestras decisiones marcan un rumbo. Sin ellas, nos encontraremos perdidos.

Lo desconocido, aterra

lagartija-dentro-de-una-botella

Sé que da un gran miedo romper con lo conocido y salir de esa zona de confort en la que tan a gusto te encuentras. No obstante, ahí reside el disfrute o no de tu camino.

¿Deseas seguir sumido en un halo de infelicidad a pesar de tenerlo todo o deseas empezar a cambiar esto? Si has escogido esta última opción, entonces es el momento de que conozcas la historia de la lagartija y la botella.

Erase una vez una lagartija que alguien metió en una botella cuando era muy pequeña. La lagartija no vivía mal. A diario le era suministrado todo lo que necesitaba para vivir.

Sin embargo, llegó un día en que la lagartija se hizo grande, por lo que no necesitaba tantos cuidados y protección. Así que la botella se abrió, pero la lagartija no se movió.

La lagartija estaba tan acostumbrada a la botella (¡era lo único que conocía, su casa!) que permaneció impasible si desear adentrarse en una realidad diferente.

Después de un tiempo con la botella abierta, la lagartija intentó salir, pero no cabía por el agujero de la botella. Era su primer obstáculo y lo tomó como un “salir es el camino equivocado”, así que desistió rápidamente.

Tras un periodo de tiempo aún más largo, la lagartija se hartó. Veía verde a su alrededor, oía cantar a los pájaros y sentía un olor que le instaba a salir.

Descubre: Las mentiras que te mantienen atrapado en tu zona de confort

cartel de salida

Dejó de preocuparse tanto, dio paso a su instinto y poco a poco fue arañando y mordisqueando la botella hasta que hubo un hueco y pudo salir.

En cuanto lo hizo se dio cuenta de que esa realidad era en la que debería de haber vivido siempre y no en esa botella que la protegía, pero que evitaba que pudiese experimentar, sentir, vivir…

Ahora la lagartija era plenamente feliz.

Elige el camino adecuado, elige ser feliz

mujer-subiendo-escaleras

Desde que has nacido, tu entorno y las personas entre las que has crecido te han enseñado todo lo que has conocido hasta el momento. Te han inculcado unos valores y una forma de ver las cosas.

No obstante, ¿eso es lo único que hay? Al igual que la lagartija, poco a poco puede que te vayas sintiendo aprisionado, como que no estás cómodo en esa situación en la que te encuentras.

Eso es porque cuesta salir de esa zona conocida y adentrarte en lo desconocido, lo que te hará sentir extraño, quizás inseguro y con muchos miedos.

Irte a vivir a otro lugar, dedicarte a lo que siempre has querido (aunque tu familia lo considere una locura), llevar esa idea hacia adelante cuando muchas personas te han dicho que fracasarás…

Elige el camino adecuado para ti, no para los demás, y el éxito te estará esperando.

Lee: No dejes de ser tú para gustarle a alguien más

No permitas que el hecho de no caber por la boca de la botella sea un impedimento para que sigas tus sueños y llegues a vivir de forma plena, de la manera que quieras.

No siempre hay que seguir los pasos de los padres, ni de lo que otros te dicen que es lo correcto.

Tu camino es solo tuyo y para disfrutarlo tienes que sacudirte muchos consejos, miedos ajenos y otras palabras que te harán dudar.

La incertidumbre asusta, pero es necesaria

elegir-un-camino

Elige el camino adecuado teniendo a la incertidumbre como tu amiga. Ella no es una enemiga a la que haya que temer, pues puede traer cosas buenas, aunque también menos buenas.

Lo positivo es ese “no saber”. Porque, ¿verdad que no sabes cuándo vas a morir? Sin embargo, eso no te impide vivir, esa incertidumbre ¡la aceptas!

No te frenes, porque tu felicidad está ahí, delante de ti. Abre bien los ojos, libérate del miedo, deja de creer que la incertidumbre es algo negativo, escúchate y confía en ti.

En tu interior sabes bien hacia dónde debes dirigirte. Elige el camino adecuado, el tuyo propio. No dudes, no temas, sigue hacia adelante pase lo que pase.

Antes de irte no te olvides de: Sigue caminando, pase lo que pase

No pasa nada si te equivocas, no ocurrirá nada si cometes un error. Esto te permitirá redirigir tus pasos y conducirte a lo que en verdad te mereces.

Toda experiencia es un aprendizaje.

 

 

 

 

 

Te puede gustar