Disfruta estas 8 mascarillas frutales para relajar tu rostro

La aplicación de una mascarilla casera brinda la excusa perfecta para tomarnos unos minutos para relajarnos y liberar tensión emocional acumulada.

Dentro del cuidado de la piel es conveniente incluir, con cierta frecuencia, tratamientos complementarios naturales, como las mascarillas frutales para relajar y nutrir la piel a profundidad.

Las frutas aportan una gran cantidad de antioxidantes y nutrientes esenciales para la piel. Y, al aprovecharse de forma tópica, se obtienen los beneficios limpiadores, exfoliantes y rejuvenecedores que brindan.

Por ende, con las siguientes mascarillas frutales no solo podrás relajarte un rato, sino brindar al cutis los nutrientes que necesita para lucir radiante, de una forma segura.

Mascarillas frutales para relajar

Al finalizar la jornada, es bueno tomarse un tiempo para prestar mayor atención a la salud dermatológica. En este sentido, ¿qué mejor que un buen mimo natural?

1. Pepino y manzana verde

Mascarilla de pepino

La primera de las mascarillas frutales para relajar combina las propiedades astringentes, depurativas y antiinflamatorias del pepino y la manzana.

Para prepararla solo hace falta tomar una manzana y medio pepino y procesarlos con todo y su cáscara con muy poca cantidad de agua. Luego, debe aplicarse por todo el rostro y dejar actuar unos 20 o 30 minutos aproximadamente.

2. Fresas con yogur natural

La siguiente de las mascarillas frutales para relajar el rostro es sumamente refrescante y, gracias al yogur, tiene excelentes propiedades astringentes que ayudan a controlar y reducir la cantidad de impurezas. Debe aplicarse siempre sobre el rostro limpio, por lo menos, 3 veces a la semana. 

Para elaborarla solo se necesita mezclar un bote de yogur natural, sin azúcar con unas cuantas fresas orgánicas previamente trituradas. Luego, se aplica y se deja actuar sobre la piel, un mínimo de 15 minutos.

3. Kiwi y miel

Mascarilla de vitamina C

Dentro de los nutrientes que la piel más necesita para mantenerse sana y joven se encuentra la vitamina C. En concreto, este nutriente tiene un gran efecto antioxidante que brinda protección frente a los radicales libres. Además, aporta luminosidad al rostro y ayuda a disimular las marcas más claras.

Por otra parte la vitamina C es reafirmante; es decir, aumenta la síntesis de colágeno. Esto se traduce en una piel con una buena elasticidad.

Dos de las frutas más ricas en este nutriente son la naranja y el kiwi. Por ello, al combinarse en una mascarilla junto con la miel de abejas y sus excelentes propiedades hidratantes y antibacterianas, se obtiene una mascarilla frutal muy potente.

Para prepararla solo es necesario mezclar un poco de zumo de naranja recién exprimido con un kiwi y unas cuantas cucharadas de miel. Una vez aplicada, se deja actuar 30 minutos y luego se enjuaga con agua y jabón neutro.

Te puede interesar: Consejos para dar masajes relajantes

4. Frutos rojos

Gracias a su contenido de antioxidantes y vitamina C, los frutos rojos también son excelentes aliados para cuidar la piel del rostro y mantenerla lejos de signos de los envejecimiento prematuros.

Para preparar esta mascarilla, solo debemos combinar en un recipiente: frambuesas, fresas y arándanos con un poco de miel y yogur natural sin azúcar. A diferencia de la mascarilla anterior, solo hace falta dejarla actuar unos 20 minutos.

5. Uva

Mascarilla de uva

La mascarilla de uva también contiene una gran cantidad de antioxidantes. Es ideal para devolverle la hidratación al rostro en los meses de invierno y prevenir los signos de la edad.

Para prepararla, solo hace falta mezclar unas cuantas uvas verdes (con todo y su peladura) y un par de cápsulas de vitamina E. Una vez aplicada debe dejarse actuar 30 minutos.

6. Papaya

La papaya es una fruta rica en vitaminas A y C, calcio, magnesio y potasio. También tiene un excelente efecto antioxidante y, dado que esta fruta contiene papaína, favorece la cicatrización de heridas.

Esta mascarilla frutal es ideal para combatir el acné y, a la vez, relajarse. Para prepararla, solo es necesario mezclar una papaya con unas cuantas gotas de zumo de limón (no demasiado ya que puede causar sensibilidad). Se debe dejar actuar solamente 5 minutos.

Descubre: Usa esta rutina básica para el cuidado de la piel

7. Avena y limón

Mascarilla de avena y limón para piel mixta

La avena es un excelente ingrediente natural para exfoliar y limpiar suavemente la piel a profundidad. Al combinarse con el limón en una mascarilla, se obtiene un tratamiento natural para eliminar las células muertas de la piel, las impurezas y regular la acumulación de grasa.

Esta mascarilla es ideal para pieles mixtas. Solo debe dejarse actuar 5 minutos y luego, enjuagarse bien. Se recomienda aplicar solamente durante la noche.

8. Aguacate, miel y yogur

El aguacate o palta es una fruta rica en grasas buenas que nutren e hidratan la piel a profundidad. Por ello, al mezclarse con ingredientes como la miel y el yogur se obtiene un tratamiento estupendo para la piel seca.

Para elaborarla solo se debe tomar un aguacate muy maduro y mezclar con unas cuantas cucharadas de miel y yogur natural, sin azúcar. Se deja actuar 15 minutos sobre la piel y luego se enjuaga bien el rostro.

Completa tu ritual de belleza

Nunca está de más que te apliques alguna de estas mascarillas frutales para relajar el rostro y liberar toda la tensión emocional acumulada a lo largo del día. 

A pesar de que la mayoría de estas mascarillas pueden ser utilizadas por todos los tipos de piel, aquellas personas con piel atópica o simplemente sensible, deberán consultar con su dermatólogo acerca de su aplicación.

  • Kapoor, V. P. (2005). Herbal cosmetics for skin and hair care. Nat Prod Radiance.
  • Draelos, Z. D. (2014). Facial skin care products and cosmetics. Clinics in Dermatology. https://doi.org/10.1016/j.clindermatol.2014.02.020
  • Nohynek, G. J., Antignac, E., Re, T., & Toutain, H. (2010). Safety assessment of personal care products/cosmetics and their ingredients. Toxicology and Applied Pharmacology. https://doi.org/10.1016/j.taap.2009.12.001