Cómo disfrutar del tiempo libre sin pensar en el trabajo

Muchas personas no saben desconectarse del trabajo. La culpabilidad por centrar su atención en otros aspectos les abruma.

Aunque pueda parecer extraño, algunas personas sufren cuando están de vacaciones o durante los fines de semana por mantener la mente en el trabajo. Incluso si te gusta mucho lo que haces, deberías tomarte un descanso.

A continuación te contaremos cómo disfrutar del tiempo libre y despejar la mente de las obligaciones laborales.

¿Disfrutas de tu tiempo libre?

Si bien es cierto que debemos hacer lo que nos apasiona y estar agradados con nuestro trabajo, no debemos abusar de ello. Simplemente porque nos satura e impide, a mediano y largo plazo, que podamos centrar nuestra atención en otras cuestiones.

Cuando llega el momento de descansar y tener tiempo libre deberíamos disfrutarlo para poder recargarnos de energía y potenciar nuestras habilidades.

En la actualidad estamos tan absortos con los problemas y las obligaciones que, incluso cuando estamos en una isla paradisíaca, pensamos en la oficina, las cuentas, los trámites, las tareas por hacer, etcétera.

Disfrutar del tiempo libre no es un capricho. Se trata de algo normal y absolutamente necesario en la vida del ser humano. Más allá de dormir por las noches o de no trabajar durante el fin de semana es muy importante poder gozar de periodos de descanso.

Y por más de que nos encante lo que hacemos (laboral o profesionalmente hablando) el trabajo supone un desgaste mental o físico (o ambos) muy elevado que repercute en nuestro bienestar y salud.

Las responsabilidades, las obligaciones, las agendas repletas de tareas y las presiones hacen cada día más pesada la mochila que llevamos sobre la espalda. Ese estrés debe ser reducido con una buena dosis de descanso y relajación.

Debemos evitar exceder nuestras agendas con actividades adicionales relacionadas al trabajo ya que esto no nos beneficia en lo absoluto.

Debemos aprender cuándo y cómo detenernos. No siempre podemos estar activos. El descanso es necesario aún cuando creamos que no lo necesitamos.

Es verdad que queremos aprovecharlo todo al máximo y usar las horas libres para hacer de todo. Desde ejercicio, encontrarnos con amigos, ir de compras, hasta ir al médico. Pero necesitamos hacer una parada, por nuestra salud tanto física como mental.

El tiempo libre, como su nombre lo indica, debería ser “libre” de cualquier agente estresante y emplearse para:

  • Descansar.
  • Recrearnos.
  • Relajarnos.
  • Liberar estrés.

¿Quieres conocer más? Lee: Tips para relajarnos en momentos de estrés y nerviosismo

Señales de alerta

Señales de alerta

Si durante tu tiempo libre solo piensas en el trabajo, si te sientes culpable por descansar en vez de trabajar, si crees que deberías hacer algo más productivo con tu vida, en lugar de echarte unos minutos en el sofá para mirar televisión, entonces es posible que tengas un problema de adicción al trabajo.

Detente un momento y piensa en que es mejor un buen descanso para poder rendir mejor que no descansar y llegar a la exhaustión.

La desconexión temporal del empleo es un bálsamo para nuestro cerebro que nos aporta bienestar.

Consejos para disfrutar del tiempo libre

Nuestro trabajo suele ocupar una gran parte de nuestro tiempo y por ello muchas veces es difícil dejar de pensar en él.

Lograr la desconexión total puede ser una misión difícil pero no por ello debemos desistir. A continuación te damos algunos consejos para disfrutar el tiempo libre sin pensar en las obligaciones.

1. Realizar tareas diferentes en las hora de ocio

Realizar tareas diferentes en las hora de ocio

Esto quiere decir que si, por ejemplo, nuestro empleo incluye pasarse horas frente a un ordenador; en nuestro tiempo libre deberíamos realizar actividades que no tengan que ver con la informática. Dichas actividades pueden ser: ejercitarse, leer un libro o una revista, caminar al aire libre, etcétera.

2. Diferenciar los espacios de trabajo y ocio

Este consejo sirve especialmente para aquellos que trabajan desde casa. Trata de crear un rincón exclusivo para tu actividad laboral y evita pasar tiempo allí cuando no estés trabajando.

También puedes trabajar desde una cafetería o un lugar al aire libre algunas veces por semana e incluso rentar un espacio de coworking (lo cual está muy de moda). De esta manera realizarás divisiones físicas entre trabajo, descanso y esparcimiento.

Visita este artículo: 7 buenos hábitos para combatir el insomnio y descansar mejor

3. Elegir tareas que nos gusten para el tiempo libre

Elegir tareas que nos gusten para el tiempo libre

Si en las horas que no trabajamos solo cumplimos con actividades poco placenteras, nunca lo pasaremos verdaderamente bien.

Ciertamente debemos aprovechar para ir al dentista o hacer la compra pero también podríamos usar este tiempo para hacer las actividades que más nos satisfacen. Jugar con nuestros hijos, pintar un cuadro, cuidar las plantas, etcétera.

4. Dejar el móvil a un lado

¡Tan difícil pero tan necesario! Ciertamente no disfrutamos de aquello que nos rodea cuando tenemos la vista fija en una pantalla. Sobre todo si prestamos atención a cuestiones laborales.

Si vas al parque, a una cena o a la playa, guarda el móvil y disfruta el paisaje, la compañía o el momento.