Dislocación de la rótula

5 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La dislocación de la rótula ocurre, con frecuencia, como consecuencia de un cambio súbito de dirección de la pierna al pisar el suelo. Aprende más en este artículo.

La dislocación de rótula ocurre cuando el hueso de la rodilla es forzado fuera de su lugar. Puede tener lugar por una caída, un golpe directo en la rodilla o un giro o torsión de la misma.

Con frecuencia, la dislocación de rotúla se presenta hacia la parte externa de la pierna. Es más probable que ocurra durante la práctica de una actividad deportiva.

La rótula es un pequeño hueso recubierto de cartílago y de forma triangular. Está situado en la parte frontal de la rodilla y sobre él se insertan el tendón del cuádriceps y el ligamento rotuliano.

¿Cuáles son las causas de la dislocación de rótula?

dislocación de la rótula

La dislocación de la rótula ocurre, con frecuencia, como consecuencia de un cambio súbito de dirección de la pierna al pisar el suelo. No obstante, también puede ocurrir cuando se produce una lesión directa sobre la rodilla.

Casi siempre es debido a alguna anomalía o característica biomecánica que predispone a la persona a que esto ocurra en condiciones de mínima energía.

Cuando tiene lugar la dislocación de la rótula, la articulación pierde estabilidad y puedes caerte. Además, sentirás un intenso dolor y no podrás doblar la rodilla. El desplazamiento se aprecia a simple vista y la rodilla parece deformada.

Sin embargo, si la dislocación de rótula se produce a causa de un traumatismo directo, se pueden romper todos los elementos de sujeción, incluida la cápsula articular.

Factores que aumentan el riesgo de sufrir una dislocación de rótula

Hay una serie de factores que incrementan el riesgo de poder sufrir una dislocación de rótula. Entre ellos, se incluyen la estatura elevada, el sobrepeso o haber sufrido con anterioridad otra dislocación de rótula u otra lesión en la rodilla.

Además, hay que tener en cuenta las características físicas que incrementan el riesgo de sufrir una dislocación de rótula, como:

  • Rótula alta: tener la inserción demasiado alta del tendón rotuliano en la tibia puede hacer que el cuádriceps luxe la rótula.
  • Valgo de rodillas: tener las piernas en forma de X aumenta el ángulo que forma el cuádriceps con el tendón rotuliano, favoreciendo el desplazamiento de la rótula.
  • Inserción del tendón rotuliano lateralizada.
  • Rotura del ligamento patelo-femoral medial: este ligamento une la rótula al fémur por la parte interna. Impide que la rótula se salga hacia fuera cuando la rodilla está extendida, que es cuando se produce la dislocación en la mayoría de los casos.

Descubre: Tendinitis rotuliana: causas, síntomas y tratamiento

Diagnóstico y síntomas

Para el diagnóstico de una dislocación de rótula el médico palpará la rótula y doblará la rodilla, moviéndola en diferentes direcciones. Mediante el empleo de radiografías, resonancia magnética (RM) o una tomografía computarizada (TC) se pueden ver imágenes de una rótula dislocada y de cualquier otra lesión de la rodilla.

Por otra parte, cuando sufres una dislocación de rótula, suelen aparecer los siguientes síntomas:

  • Hinchazón y rodilla deformada.
  • Incapacidad para doblar la rodilla o aguantar peso sobre la pierna.
  • Rótula desplazada hacia la parte exterior de la rodilla.
  • Sensibilidad y dolor.
  • Hipermovilidad rotuliana.
  • Lesiones en el cartílago, aumentando el riesgo de desarrollar osteoartritis.

También te puede interesar: ¿Por qué la osteoartritis causa dolor de rodilla?

¿Cómo aliviar los síntomas?

aplicar hielo para aliviar los síntomas de la dislocación de rótula

Para aliviar los síntomas producidos por una dislocación de rótula es recomendable:

  • Antiinflamatorios no esteroides: el uso de estos medicamentos ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. Se deben tomar siempre según la pauta indicada por tu médico.
  • Aplica hielo: el hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor así como a prevenir el daño al tejido. Colócalo sobre la rodilla siguiendo la pauta dada por el especialista.
  • Mantén la pierna elevada: procura elevar la rodilla por encima del nivel del corazón tan a menudo como puedas. De esta forma, contribuyes a disminuir el dolor y la inflamación.
  • Fisioterapia: el fisioterapeuta te enseñará ejercicios para mejorar el movimiento de la rodilla. Mediante los ejercicios fortaleces la rodilla, aumentas la estabilidad y alivias el dolor.

Conclusión

En algunos casos, la dislocación de rótula no se puede prevenir, especialmente si los factores físicos te hacen más susceptible de padecerla. No obstante, practica ejercicio con técnicas adecuadas y procura mantener tu rodilla fuerte y flexible.

  • http://guiasdnl.com/rodilla/sindrome-patelofemoral/downloads/Guia-Sindrome-Patelofemoral-Grunethal.pdf
  • Andrish, J. (2006). Luxación rotuliana recidivante. Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología. https://doi.org/10.1016/s1888-4415(06)76377-9

  • Segura, F., Soler Heredia, A., Fernández, R., & Gascó Gómez, J. (2001). Luxación congénita de rótula. Revista Española de Cirugía Osteoarticular.