Dismenorrea durante el embarazo: ¿qué debo hacer?

Edith Sánchez·
25 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
25 Agosto, 2020
La dismenorrea durante el embarazo no debe causar preocupación, al menos en principio. Lo usual es que este síntoma desaparezca después del primer trimestre. Si el dolor persiste o es muy severo, lo mejor es acudir al médico.

La dismenorrea durante el embarazo es difícil de entender, ya que el término se refiere a un dolor asociado a las menstruaciones. Puede manifestarse durante el primer día del período y también dos o tres jornadas después de este.

Se trata de una molestia uterina que transcurre en forma de cólico. En la gestación, estas incomodidades son habituales, pues se vinculan a los cambios hormonales que atraviesa la mujer.

La dismenorrea implica dolores intensos, similares a los calambres, que a veces son intermitentes y otras, agudos y continuos. Puede irradiarse hacia las piernas o bien hacia la espalda, así como acompañarse de náuseas, cefaleas, estreñimiento y diarrea.

Tipos de dismenorrea

Existen dos tipos de dismenorrea: primaria y secundaria. La primera es la afección que aparece en mujeres jóvenes, acompañando los ciclos menstruales iniciales; tiende a desaparecer con el paso del tiempo. Secundaria es aquella ligada a malformaciones genitales; su intensidad, en cambio, aumenta con la edad.

El porcentaje de mujeres en edad fértil que sufren dismenorrea va desde el 25 % hasta el 60 % de la población. Si bien en muchos casos es solo una molestia o un dolor controlable, se estima que puede ser incapacitante cuando se torna más intenso y duradero. De hecho, la dismenorrea es una de las principales causas de ausentismo laboral femenino.

Embarazada con dolor abdominal.
La dismenorrea en el embarazo puede ser habitual y hasta esperable, pero hay signos de alarma para consultar.

Sigue leyendo: ¿Cuáles son las funciones de las hormonas sexuales?

La dismenorrea durante el embarazo

El período de gravidez de una mujer es un momento de cambios hormonales. El cuerpo femenino experimenta modificaciones influidas por las variaciones de la concentración sanguínea de las sustancias.

Es por ello que resulta habitual sufrir de dismenorrea en el embarazo, en especial durante el primer trimestre. De todas maneras, puede persistir a lo largo de toda la gestación.

Se trata de un dolor similar al menstrual, aunque no haya sangrado. Es una sensación originada en los cambios que está sufriendo el útero, en vías a prepararse para el parto. Esos dolores, en condiciones normales, disminuyan a medida que el embarazo siga su curso.

Estos cólicos o calambres son más frecuentes durante el primer trimestre por el acelerado desarrollo del bebé en esa etapa. Se sienten como estiramientos a los lados del vientre y se dan porque el útero se está expandiendo. A medida que el órgano crece, obliga a los músculos a incrementar su elasticidad, así como a los ligamentos.

En el segundo trimestre también pueden sentirse estos dolores. En esta etapa, se debe a que el músculo llamado redondo, que es el que soporta el peso del útero, se estira. La molestia tiende a sentirse punzante en la parte baja del abdomen. También es frecuente que aparezcan los calambres luego de realizar algún esfuerzo.

Consejos a seguir en caso de dismenorrea

Si la dismenorrea durante el embarazo es persistente, puede que interfiera con el goce de este período de la vida. Debes atender a los síntomas y, si no son preocupantes, basta con seguir algunos consejos para sentirte aliviada.

Una de las recomendaciones es hacer pequeñas modificaciones en la dieta, siempre consultando con tu obstetra, como dejar de lado la cafeína, que es estimulante. Tu médico puede indicarte suplementos adecuados para tu caso, en base a las recomendaciones generales de ácido fólico y hierro.

Otras sugerencias saludables son las siguientes:

  • Darte una ducha o baño de inmersión, con agua tibia o caliente, para relajarte.
  • Hacer uso de almohadillas térmicas sobre el abdomen, a una temperatura adecuada.
  • Pedir que te den masajes relajantes en la cintura y alrededores.
  • Dormir de lado, con las piernas flexionadas.

También es aconsejable que, si aparecen estos dolores en el bajo vientre, busques moverte de forma moderada. Hay rutinas de movimientos para acompañar el embarazo que pueden ser muy beneficiosas en estos casos. Y siempre debes mantenerte bien hidratada.

Ejercicios durante la gestación.
Las rutinas de movimientos benefician la elasticidad de los músculos y de los ligamentos del cuerpo de la mujer.

Lee también: Cómo calmar la dismenorrea con 5 remedios de origen natural

Cuándo debes preocuparte en la dismenorrea de la gestación

Cuando la dismenorrea durante el embarazo no cede de forma natural o poniendo en práctica algunas de las medidas ya sugeridas, estás frente a una señal de alarma. Si los dolores se vuelven muy intensos debes consultar a tu obstetra para que te revise y pueda diagnosticarte.

¿Cuándo acudir a consulta en concreto? Cuando experimentes un dolor severo que no se va o un dolor en el bajo vientre que está acompañado de contracciones. Así mismo, si sientes calambres vaginales, tienes sangrado o secreción, síntomas gastrointestinales y mareos, también debes acudir al médico.

El sangrado que acompaña a la molestia o cólico es siempre una alerta. Cada trimestre tiene sus propios trastornos más habituales y saber identificarlos a tiempo reduce el riesgo para el feto y para la madre. Por ello, los obstetras suelen brindar números de teléfono de contacto inmediato para las gestantes.

  • Galindo, M. A. (2011). Efectos de la albahaca-Ocimum basilicum-sobre dolor pélvico en dismenorrea primaria-menstruación dolorosa-en mujeres en edad fértil. Revista Colombiana de Enfermería, 6, 47-60.
  • Castro, Magdalena, and Claudia Galleguillos. "Dismenorrea primaria en adolescentes: Revisión de la literatura." Rev. Soc. Chil. Obstet. Ginecol. Infant. Adolesc 16.2 (2009): 24-36.
  • Scarella, A., Chamy, V., Badilla, D., Escobar, A., & Michea, K. (2008). Rotura uterina espontánea en el primer trimestre del embarazo. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 73(6), 393-396.
  • Fournier, M. M. (2013). El dolor pélvico durante el embarazo. Ginecología y Obstetricia de México, 81(09), 558-572.
  • Munjin, Milan, and Juan Rojas. "Dolor lumbar relacionado al embarazo." Revista chilena de obstetricia y ginecología 72.4 (2007): 258-265.
  • Castillo Ortiz, Natalia del. "Modificación y efectos del consumo de cafeina durante el embarazo." (2016).
  • Ezcurra, R., N. Lamberto, and V. Peñas. "Dolor abdomino-pélvico en ginecología." Anales del Sistema Sanitario de Navarra. Vol. 32. Gobierno de Navarra. Departamento de Salud, 2009.
  • Fox, Nathan S. "Qué hacer y qué no hacer durante el embarazo." Obstet Gynecol 131 (2018): 713-21.
  • Santos, Fernanda, et al. "Adhesión de las mujeres embarazadas a los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico." Evidentia 15 (2018): e10427.