Disminuye el dolor de hombro con estos remedios caseros

¿Tienes dolor en los hombros con frecuencia? Si este es tu caso, descubre estos remedios caseros muy fáciles de llevar a cabo.

El dolor de hombro puede surgir debido a una mala postura, tensión, artrosis o tendinitis, entre muchas otras causas que provocan inflamación y malestar. Esto puede volverse crónico si no se le encuentra una solución.

Además de intentar corregir la postura, si ese es el caso del dolor de hombros, o relajarse, si es por estrés, es necesario conocer algunos remedios naturales que pueden aliviar la incomodidad que provoca.

En algunos casos más graves, ese dolor e inflamación en los hombros puede llegar a incapacitar a la persona que lo sufre, impidiéndole levantar los brazos, por ejemplo. Para evitar esto, en lugar de recurrir a fármacos que nos puede recetar un médico o que podemos coger en nuestra farmacia más cercana, ¿por qué no optar por métodos más caseros y saludables?

Remedios caseros para el dolor de hombro

Los remedios caseros que vamos a recomendar para el dolor de hombro son muy fáciles de llevar a cabo y, en la mayoría de las ocasiones, no tendremos que desplazarnos ni salir del hogar para encontrar los ingredientes necesarios.

A pesar de esto, queremos recordar que al ser remedios caseros sus efectos pueden no ser inmediatos. Por este motivo, aplicarlos con cierta frecuencia será importante para empezar a ver resultados.

1. Vinagre de manzana

Remedio con vinagre de manzana para el dolor de hombro

El vinagre de manzana tiene múltiples propiedades, tantas que también puede ser útil ante el dolor articular. De hecho, está recomendado para aquellas personas que tienen problemas de artritis. La manera de aplicarlo para reducir el dolor de hombro es la siguiente:

  • Mezclar una cucharada de vinagre con otra de aceite de oliva y dar un masaje en los hombros. Hacer esto, al menos, una vez al día.
  • Mezclar 2 cucharadas de vinagre con algo de miel en un vaso de agua caliente. Beber esta solución entre 2 y 3 veces al día.

Las propiedades antiinflamatorias del vinagre de manzana unidas a la mejora de la circulación sanguínea que ofrece el aceite de oliva hacen que el masaje realizado sea mucho más efectivo. Si, además, combinamos esto con la solución que debemos tomar por vía oral, las posibilidades de mejora se incrementan.

2. Omega 3

El omega 3 es muy necesario en nuestra dieta, pero si sufrimos dolor en los hombros resulta indispensable. Consumiéndolo en sus cantidades adecuadas, es capaz de reducir la inflamación de manera notable.

Para empezar a ver resultados, debemos tomar pescado tal como se recomienda, 2 o 3 veces a la semana. Podemos variar entre salmón, atún o caballa, que son los que más omega 3 contienen. También, incluiremos otros alimentos como las nueces, las semillas de chia o el aceite de linaza.

Sin embargo, la manera más sencilla de consumir este ácido graso es mediante suplementos. En cualquier tienda natural podemos encontrarlos. Aunque su precio suele ser algo elevado, no solo reducen el dolor articular, sino también la sensación de rigidez.

3. Baños de sal

Alimentos que contienen Omega 3.

Lo mejor cuando sufrimos dolor articular o muscular es relajarnos. Para ello, no solo nos puede ayudar un masaje, que en ocasiones no tenemos quien nos lo dé, sino tomar un baño caliente. Para ello, utilizaremos la sal de epsom, también conocida como sal inglesa.

  • Llenaremos la bañera de agua caliente y añadiremos 2 o 3 vasos de sal.
  • Nos sumergiremos durante, al menos, 15 minutos.

Este proceso debería llevarse a cabo un mínimo de 2 veces a la semana. Si no nos es posible, con uno podría ser suficiente. El motivo por el que se utiliza la sal de epsom es que esta ayuda al cuerpo a absorber magnesio a través de la piel. Sus niveles bajos en el cuerpo suelen ser la causa del dolor articular.

4. Cúrcuma

La cúrcuma es muy utilizada en ayurveda para tratar el dolor articular. Sus propiedades antiinflamatorias lo convierten en un excelente remedio natural para aliviar el dolor de hombro. La manera de consumirla es la siguiente:

  • Cúrcuma en polvo: mezclar una cucharada en un vaso con zumo o leche.
  • Cúrcuma en cápsulas: se pueden tomar hasta 3 veces al día.

Tanto la cúrcuma como las cápsulas de omega 3 es necesario que antes de tomarlas lo consultemos con el médico. De esta manera, nos quedaremos tranquilos y nos sentiremos seguros de que no interferirán con otros medicamentos o agravarán algún problema que ya tengamos.

¿Alguna vez has sufrido dolor de hombro? ¿Se te ha cronificado? Te animamos a que pruebes estos remedios caseros y naturales que te podrán ayudar a sentirte mejor en tu día a día.