Disminuye tus niveles de azúcar con tés

En un estudio llevado a cabo en China se descubrió que el té rojo tiene los mismos efectos que un medicamento antidiabético para bajar los niveles de azúcar en la sangre.

Un elemento muy arraigado de la cultura oriental desde hace casi cinco milenios, el consumo de té es un recién llegado al mundo occidental, después de haber ganado popularidad con los europeos a finales de los siglos XVI y XVII.

Muchos de los amantes del consumen la bebida por su capacidad para calmar y estar tranquilo, pero la ciencia está descubriendo poco a poco que los tés e infusiones, en su infinita variedad, tienen una amplia gama de propiedades medicinales, incluyendo la capacidad de reducir los niveles de azúcar en la sangre. Por esta razón a continuación de mostramos cómo puedes disminuir tus niveles de azúcar con tés.

Té verde

Te verde (2)

El té verde elaborado a partir de las hojas secas, sin fermentar, del arbusto Camellia sinensis, mejora el metabolismo de la glucosa con base en pruebas realizadas por un equipo de investigadores japoneses y taiwaneses.

Los investigadores encontraron que el té verde promueve el metabolismo de la glucosa en los seres humanos sanos y disminuye los niveles de glucosa en sangre en ratones diabéticos. En un informe sobre sus hallazgos, publicados en la edición de 2004 de “BMC Farmacología”, los investigadores informaron que sus resultados ofrecen una prueba más de los efectos antidiabéticos del té verde y sirvieron de base para el estudio adicional sobre los mecanismos precisos de propiedades hipoglucemiantes de este té.

Té negro

Un pariente cercano del té verde, el té negro está hecho de hojas secas de Camellia sinensis y hojas que primero han sido fermentadas. En los resultados publicados en la edición de marzo de 1995 del “Diario de Etnofarmacología”, un equipo de investigadores del Instituto Indio de Biología Química en Calcuta informó que un estudio en animales demostró los efectos hipoglucemiantes del té negro.

Con el uso de estreptozotocina, los investigadores indujeron la diabetes en un grupo de ratas de laboratorio. Luego trataron a los animales con un extracto de agua caliente de té negro. Este extracto redujo significativamente los niveles de azúcar en la sangre y demostró efectos “preventivos y curativos” en los animales en los que se había inducido la diabetes.

Tés de arándano y salvia

Te de arandanos

Los tés de hierbas a base de las hojas secas de arándano y la planta de salvia también se utilizan en el control de la diabetes, según un artículo publicado en BattleDiabetes.com. El artículo atribuye propiedades hipoglucemiantes del arándano a una sustancia llamada glucoquinina, un compuesto reconocido por su capacidad para reducir los niveles de azúcar en la sangre. El arándano también parece tener propiedades curativas en casos de neuropatía diabética que afecta la visión en pacientes con diabetes tipo 2.

El té de salvia, por su parte, parece promover la actividad de la insulina en los diabéticos, según la misma fuente, y ha sido especialmente útil en el control glucémico en pacientes con diabéticos tipo 2. Otra ventaja del té de salvia es su capacidad para apoyar la función hepática. Los diabéticos y otras personas con hígado de bajo rendimiento experimentan comúnmente una reducción de la respuesta inmunológica, fatiga y dolores de cabeza.

Té rojo

Otro de los productos de la planta Camellia sinensis, el té rojo o té Pu’erh, se originó en la provincia sureña Pu’erh Yunnan, China. Elaborada a partir de las hojas y los brotes fermentados de una variedad de grandes hojas de Camellia sinensis originaria de Yunnan, el té parece ser tan efectivo como un medicamento antidiabético popular en bajar los niveles de azúcar en la sangre y la prevención de la diabetes, según un artículo publicado en mayo de 2009, en “China Daily”.

El periódico informó de los resultados de un estudio hecho en animales durante dos años llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Jilin y Changchun y la Universidad de Ciencia y Tecnología. Los científicos trataron a un grupo de ratas genéticamente obesas de laboratorio con té rojo, mientras que un grupo de control de tamaño idéntico recibió rosiglitazona, un fármaco reductor de la glucosa de la sangre. Al final de dos semanas, las ratas tratadas con té rojo mostraron una reducción en los niveles de azúcar en la sangre de un 42 por ciento, en comparación con el 36,5 por ciento logrado en los animales que recibieron la droga.

Te puede gustar