Disparadores «inusuales» del dolor de cabeza

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 28 abril, 2015
Si sueles padecer dolores de cabeza y no siempre les encuentras una explicación, puede que esta lista te ofrezca soluciones. Estas causas poco frecuentes también pueden conducir a la cefalea.

Todos sabemos lo que es un dolor de cabeza pero, ¿qué lo suele provocar? Lo primero que pensarás es en el cansancio, el estrés, la hipertensión o incluso una mala postura. No obstante, en ocasiones pueden ocasionarlo estímulos realmente curiosos que, probablemente, ni conocías.

Por eso, hoy queremos hablarte de esos disparadores «inusuales» del dolor de cabeza para que los tengas en cuenta y para que conozcas un poco más la sintomatología de esta clásica dolencia que nos afecta a todos.

Causas poco comunes del dolor de cabeza

1. Dolor de cabeza por esfuerzos físicos «inusuales»

Existe un tipo de cefalea primaria que los expertos llaman «tusígena», la cual es bastante frecuente entre la población, sobre todo en esos períodos en los que son habituales los resfriados o las alergias. Los detonantes son los siguientes:

  • Toser durante mucho tiempo.
  • Estornudar varias veces a lo largo de todo el día.
  • Sonarse frecuentemente.
  • Llorar durante unas horas.

Como ves, se trata de pequeños esfuerzos fisiológicos considerados como normales. El problema está en el tiempo que los suframos o repitamos.

Seguro que te habrá pasado alguna vez, esos días en los que estás muy resfriada, que estornudas y te suenas durante todo el día. En esos casos, es frecuente acabar con un terrible dolor de cabeza.

2. Dolor de cabeza por un estímulo frío

Los médicos llaman a esta dolencia «cefalea por crioestímulo» y se trata de un disparador inusual del dolor de cabeza que todos hemos sufrido alguna vez; sin embargo, pocos lo conocemos. ¿Por qué ocurre?

  • Por exponernos a temperaturas muy frías: Es frecuente, por ejemplo, sufrirlo en verano, cuando ponemos la refrigeración muy baja y acabamos helándonos.
  • Ducharnos con agua fría.
  • Mojarnos bajo la lluvia.
  • Beber refrescos muy fríos.

Cabe señalar también que este tipo de disparador, el asociado con el frío, es muy común en todas aquellas personas que sufren migrañas.

Mujer con dolor de cabeza

3. Dolor de cabeza por presión

Este es otro problema realmente común que mucha gente no suele tener en cuenta y que, al final del día, casi siempre deriva en ese dolor de cabeza que no sabemos de dónde viene. ¿Sabes de qué se trata? Puede estar ocasionado por las siguientes circunstancias:

  • Llevar un casco o un sombrero durante varias horas.
  • Las cintas del pelo también pueden ocasionar dolor de cabeza si las llevamos todo el día.
  • Las gafas de sol, las gafas de ver e, incluso, las gafas de buceo también pueden hacer de activadores.

Te puede interesar: El revolucionario “casco” que puede curar la depresión mayor

4. Dolor de cabeza durante el sueño o después de dormir

dolor-de-cabeza-al-despertar

Se las llama cefaleas hípnicas y pueden aparecer a cualquier edad. Estas conllevan despertarte en medio de la noche con un dolor de cabeza súbito que, aunque no es muy intenso, provoca que nos sintamos molestas al menos durante media hora.

Se trata de una afección que muchas personas han experimentado alguna vez; suele aparecer después de haber hecho una siesta a mediodía. En ese caso, nos despertamos como mareados, con una especie de «aura» alrededor de la cabeza realmente molesta.

La causa de este malestar no es conocida, pero es algo benigno y sin mayor importancia. Por lo general, no suele ser recurrente.

Lee también: Cefalea coital: tengo un dolor de cabeza durante el sexo

5. Dolor de cabeza por dispositivos electrónicos

Es uno de los dolores de cabeza más frecuentes en los últimos años. Tanto es así que los médicos ya nos han alertado sobre las consecuencias de hacer un uso excesivo de los móviles y los ordenadores para nuestra salud.

Por lo tanto, es importante que sepamos que las pantallas de todos estos dispositivos tienen un tipo de ondas electromagnéticas que hacen que la salud visual se resienta y que, finalmente, aparezca el dolor de cabeza.

En la actualidad, una persona pasa entre 5 y 6 horas diarias frente a un ordenador, dependiendo de su trabajo, y sin contar con las veces que revisa el teléfono móvil. Todo esto deriva en fatiga visual, ojos rojos, dolor de cuello y de espalda y, por supuesto, en cefaleas.

Para evitar este tipo de problemas, se recomienda bajar la intensidad del brillo de estos dispositivos. Asimismo, es mejor situar tanto el móvil como el ordenador por debajo de nuestra línea visual.

posición contracturas musculares trabajo

Otro dato importante es que no se debe mirar el teléfono cuando se está en un lugar donde hay mucho sol. La combinación de los rayos solares y la luz de las pantallas actúa como verdadero disparador del dolor de cabeza; siempre será mejor esperar a llegar a un lugar cerrado.

Por otro lado, es importante hacer pausas cada 20 minutos. Si trabajas con el ordenador, es fundamental que recuerdes establecer descansos de 3 minutos cada 20 de trabajo, desviando la vista hacia una ventana, una pared o algo que te permita relajarte.

Ten en cuenta también que debes parpadear muy a menudo para hidratar el ojo; generalmente, cuando estamos ante el móvil o portátil solemos parpadear mucho menos. Como ya sabes, la fatiga visual también genera dolor de cabeza.

Como puedes ver, existen disparadores poco frecuentes del dolor de cabeza que no son de conocimiento público. Afortunadamente, a partir de ahora podrás tenerlos en cuenta. ¡No los olvides!

  • Britton, T. C. (2017). Headache. In The Neurosciences and the Practice of Aviation Medicine (pp. 325–346). CRC Press. https://doi.org/10.1201/9781315238166
  • Olesen, J. (2008, May). The international classification of headache disorders. Headache. https://doi.org/10.1111/j.1526-4610.2008.01121.x
  • Murinova, N., & Krashin, D. (2015, May 1). Chronic Daily Headache. Physical Medicine and Rehabilitation Clinics of North America. W.B. Saunders. https://doi.org/10.1016/j.pmr.2015.01.001