Displasia de cadera: causas y tratamientos

7 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
El objetivo de los diferentes tratamientos de la displasia de cadera es conseguir, de una forma rápida y precoz, una cadera reducida de un modo estable y seguro.

La displasia de cadera es un trastorno congénito, es decir, que aparece en el nacimiento. Este trastorno afecta a la articulación de la cadera. Presenta una incidencia de una de cada 1000 nacimientos con vida.

En situaciones normales, la cadera se forma como una articulación de bola y cotilo. Cuando una persona nace con displasia de cadera, el cotilo suele ser poco profundo. De esta forma, permite que la zona en forma de bola del fémur, se deslice hacia adentro y hacia fuera del cotilo. Así, la «bola» puede salirse de forma parcial o total del cotilo.

Por otra parte, mencionar que la mayoría de las personas que padecen este trastorno congénito suelen ser bebés primogénitos y de sexo femenino. Los antecedentes familiares con displasia de cadera favorecen el desarrollo de este problema.

Causas de la displasia de cadera

La displasia de cadera, por lo tanto, es una situación en la que existe una alteración del crecimiento a nivel de las estructuras anatómicas, incluidas las partes blandas de la articulación.

Hoy en día, se considera que este trastorno es la consecuencia de las presiones excéntricas de la cabeza femoral durante el último mes de embarazo.

No obstante, la displasia de cadera es un trastorno considerado de «herencia multifactorial». Con este término, los expertos se refieren a que el defecto congénito está determinado por varios factores, tanto genéticos como ambientales.

Por ejemplo, uno de los factores ambientales que se cree que contribuye a la displasia de la cadera es la respuesta del bebé a las hormonas de la madre durante el embarazo.

Un útero estrecho que no permite un movimiento fetal o un parto de nalgas también puede causar displasia de cadera. Además, otro dato a tener en cuenta es que la cadera izquierda suele ser la peor parada. Esto es debido a la posición del feto dentro del útero.

Tratamiento para la displasia de cadera

Qué es y cómo tratar una luxación de cadera.

El objetivo de los diferentes tratamientos de la displasia de cadera es conseguir, de una forma rápida y precoz, una cadera reducida de un modo estable y seguro.

Después de haber conseguido una reducción y restauración de la presión concéntrica de la cabeza femoral dentro del acetábulo, el techo de este se osifica y se vuelve a desarrollar, especialmente dentro de los dos primeros años de vida, tiempo en el cual la displasia es reversible en gran medida.

El tratamiento indicado dependerá de varios factores, tales como si la luxación es típica o teratogénica, la edad o la duración de la luxación, entre otros.

Tratamiento desde el nacimiento hasta los seis meses

Tras la reducción, la segunda etapa tiene como objetivo conservar la posición fisiológica. Para ello, se suelen utilizar diferentes dispositivos, siendo el más utilizado el arnés de Pawlik.

Este arnés es un dispositivo dinámico que permite el movimiento activo de la cadera dentro de la zona de seguridad. Así, permite el desarrollo normal del acetábulo y de la cabeza femoral, conforme se mueve la cadera en su posición reducida.

La duración del tratamiento varía en función del niño. Una vez finalice el tratamiento, hay que realizar radiografías para comprobar si la articulación se está desarrollando correctamente.

Lee también: Dislocación congénita de cadera en el bebé

Tratamiento de los seis a los dieciocho meses

Atresia tricuspídea bebé

Se utiliza este tratamiento cuando el anterior ha fracasado y en loscasos en que el diagnóstico ha sido más tardío. Normalmente, el tratamiento en este periodo de tiempo es una cirugía. El factor fundamental en el tratamiento de la displasia de cadera es conseguir una reducción concéntrica de la cabeza femoral.

Una vez logrado esto, el segundo paso es mantener la reducción y mejorar la estabilidad de la cadera, pudiendo llegar a ser necesario para ello la realización de osteotomías (sección o corte quirúrgico de un hueso). Entre ellas se pueden diferenciar varios tipos:

  • Ilíaca de Salter.
  • Femorales.
  • Acetabulares.
  • Ilíaca de Sutherland.
  • Ilíaca triple Steel.
  • Acetabuloplastias.

Quizás también te interese leer: Enfermedades del recién nacido que se tratan con cirugía

Conclusión

La displasia de cadera es un trastorno que se desencadena más en bebés de género femenino que masculino. Aparece en el momento del nacimiento, por eso se dice que es un trastorno congénito y afecta a 1 de cada 1000 bebés nacidos vivos.

Este trastorno hoy en día se puede revertir, normalmente, de una manera bastante sencilla. No obstante, cuando se diagnostica de forma tardía, los profesionales se suelen decantar por someter al paciente a una intervención quirúrgica.

Ante cualquier duda que te surja sobre este trastorno, no dudes en comentárselo a un profesional para que te indique cual es el tratamiento más apropiado para tu situación.

  • Delgadillo Avendaño, J. M., Macías Avilés, H. A., & Hernández Yáñez, R. (2006). Desarrollo displásico de cadera. Revista Mexicana de Pediatría.
  • Moraleda, L., Albiñana, J., Salcedo, M., & Gonzaléz-Morán, G. (2013). Dysplasia in the development of the hip. Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (English Edition). https://doi.org/10.1016/j.recote.2013.01.009
  • Isunza-Ramírez, A., & Isunza-Alonso, O. D. (2015). Displasia de la cadera. Acta Pediátrica de México. https://doi.org/10.18233/apm36no3pp205-207