Diverticulitis y diverticulosis: ¿Qué son y cómo se tratan?

Yamila Papa Pintor · 21 enero, 2019
La diverticulitis no presenta síntomas hasta que no se ha vuelto crónica. Se estima que puede aparecer por culpa de una mala alimentación prolongada en el tiempo

Los divertículos son una especie de bolsas que sobresalen del revestimiento del intestino grueso. Cuando se inflaman o infectan dan lugar a dos patologías: diverticulitis y diverticulosis. Conoce más sobre ellas en el siguiente artículo.

Qué debemos saber sobre la diverticulitis

Se produce cuando las bolsas intestinales se inflaman y “atrapan” la materia fecal. Suele afectar a personas de más de 60 años y no se conocen exactamente las razones de esta hinchazón.

Se estima que es debido a una mala alimentación durante mucho tiempo. Es decir, la falta de fibras, el estreñimiento excesivo y el consumo de comida procesada y refinada.

Uno de los problemas de la diverticulitis es que no suele tener síntomas hasta que la dolencia se ha vuelto crónica, más allá de un cólico o una distensión en la parte baja del abdomen. Si el cuadro ya es más grave, entonces los pacientes presentan:

  • Sangre en las heces
  • Distensión o gases
  • Fiebre o escalofríos
  • Sensibilidad en el lado inferior del abdomen
  • Vómitos o náuseas
  • Falta de apetito
  • Dolor en la espalda baja

No olvides leer: ¿Por qué la fibra previene las enfermedades cardiovasculares?

Datos sobre la diverticulosis

Colon con diverticulitis

En este caso, los divertículos no pueden realizar su trabajo de evacuación como corresponde y la materia fecal se va acumulando en el intestino.

Cuando el colon se satura de las heces que no elimina, se corre el riesgo de intoxicación a nivel general. Esto trae como consecuencia todo tipo de enfermedades. La infección puede extenderse a otros órganos, como el peritoneo.

Causas de la diverticulosis

  • Dieta desequilibrada y con muchas sustancias tóxicas o irritantes.
  • Músculo intestinal debilitado por sobrepeso, estreñimiento o no ir al baño apenas se desea.
  • Vida sedentaria, malos hábitos y falta de ejercicio.
  • Causas emocionales: negatividad, estrés, presiones, ansiedad.

Síntomas de la diverticulosis

  • Estreñimiento prolongado.
  • Dolor en el abdomen al ir al baño.
  • Vientre inflamado.
  • Heces duras.
  • Gases.

Remedios naturales para la diverticulosis y la diverticulitis

Imagen de un colon con diverticulosis

Además de cambiar los hábitos alimentarios y empezar a hacer deporte, puedes tomar productos naturales que ayudan tratar los problemas de los divertículos del intestino. Los mejores remedios caseros son estos:

1. Linaza

Las semillas o la harina de lino son muy buenas por su gran contenido de fibras. No olvides que, para consumirlas, primero las tienes que triturar y hidratar porque sino empeorarás la condición.

Puedes ingerir una cucharada de linaza en polvo en ayunas y otra antes de ir a dormir con una buena cantidad de agua. No se aconseja, sin embargo, en mujeres embarazadas o en personas que sufran trastornos en la sangre u obstrucciones intestinales.

2. Salvado de trigo

Otra de las grandes fuentes de fibra que podemos aprovechar. Ayuda a reducir el estreñimiento y mejorar la calidad de las heces. El pan de trigo es la mejor manera de ingerir esta semilla. Algunas personas también echan salvado de trigo en polvo o triturado a tartas, sopas, ensaladas o zumos.

3. Manzanilla

Manzanilla para la diverticulitis y la diverticulosis

Tiene la capacidad de reducir la inflamación y aliviar los síntomas de la diverticulitis y diverticulosis. Puedes consumirla en forma de infusión, echando una cucharada de flores de manzanilla (3 g) en una taza de agua (250 ml). Puedes endulzas con miel, que tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias.

4. Menta

Una planta con muchos efectos para los problemas digestivos e intestinales. Un té de menta después de las comidas ayuda a aliviar la hinchazón en el abdomen, los dolores en el vientre y las náuseas.

Se recomienda consumir hasta 3 tazas al día, poniendo una cucharada de hojas de menta (3 g) en una taza de agua  hirviendo (250 ml). Endulza con miel o stevia. No tomes este remedio casero si padeces de acidez.

5. Orégano

Esta planta aromática tiene la capacidad de reducir la infecciones en el colon. Además de usar en tus comidas (es de las especias más utilizadas en la gastronomía), algunas personas consumen un té de orégano.

6. Tomillo

Ramas de tomillo

Es una gran fuente de fibras, lo que nos demuestra que no solo las semillas contienen este nutriente. Además, tiene propiedades analgésicas, antiespasmódicas y antiinflamatorias. Por ello, es un gran remedio para personas con problemas de divertículos. Úsalo como condimento en ensaladas, sopas, cremas o salsas.

7. Cúrcuma

También conocido como azafrán de la India y principal ingrediente del curry, es un perfecto antiinflamatorio. Se consume en poca cantidad porque aumenta la temperatura corporal y tiene un sabor muy fuerte. Reduce la hinchazón del intestino causada por la diverticulitis.

8. Manzana

Es una fruta con muchas bondades. Cuenta con fibras solubles e insolubles y mantienen el buen funcionamiento de los sistemas digestivo e intestinal.

En las personas que sufren diverticulosis se aconseja consumir manzana sin piel, tanto cruda como cocida, y siempre en pequeños bocados para que sea más simple de digerir.

9. Ciruelas

Puede ser la fruta fresca o también las ciruelas pasas. Son un remedio para el estreñimiento muy conocido. Aportan una buena cantidad de fibras y se recomiendan a pacientes con diverticulitis. Regulan las evacuaciones y ayudan a que el agua de los intestinos forme heces más blandas.

¿Quieres conocer más? Lee: Las ciruelas, laxantes naturales

¿Qué evitar si se padece diverticulosis o diverticulitis?

Intestino con diverticulosis

Básicamente, se recomienda no consumir algunos alimentos. Entre ellos destacan los siguientes:

  • Semillas enteras, semillas de girasol, sésamo.
  • Fresas, frambuesas, moras y granadas.
  • Palomitas de maíz.
  • Café y chocolate.
  • Refrescos, comida procesada y harinas y azúcares refinados.

Diverticulosis y diverticulitis pueden ser muy molestas y condicionar la vida de quien la padece. Es importante acudir al médico en el momento de que aparezca algún síntoma que nos haga sospechar que padecemos cualquiera de estas enfermedades.

  • Poate, H. R. G. (1941). DIVERTICULOSIS AND DIVERTICULITIS. Australian and New Zealand Journal of Surgery. https://doi.org/10.1111/j.1445-2197.1941.tb02867.x
  • Touzios, J. G., & Dozois, E. J. (2009). Diverticulosis and Acute Diverticulitis. Gastroenterology Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.gtc.2009.06.004
  • Sheth, A. A., & Floch, M. H. (2012). Diverticular Disease of the Colon. In Textbook of Clinical Gastroenterology and Hepatology: Second Edition. https://doi.org/10.1109/OFC.1999.766354